Capítulo 3.

3.4K 185 19

   Hacia media hora que Kane estaba reunido con Aden y algunos de sus guardias en el bunker principal. Abby, también había entrado en la reunión por orden del canciller, que la quería a su lado. Clarke y los demás esperaban sentados en un tronco caído por una tormenta fuera del bunker, deseando que alguien saliese para explicarse a que se debía aquella visita y sobre todo, aquella reunión de la que nadie tenía idea. 

    Si Kane se había reunido a solas con Aden era sin duda, para tratar algún tema importante. De hecho, Clarke sabía que si la visita del Comandante no hubiese sido por un motivo importante, éste no habría ido hasta allí. Sabía por Kane, que Aden tenía mucha más protección desde que uno de los suyos matase a Lexa, y a eso no ayudaba que fuese un crío de quince años, aunque por lo que Lexa le contaba sobre él antes de su muerte, era uno de lo más hábiles en combate. 

    Octavia se levantó del tronco en el que estaba sentada junto a su hermano y comenzó a caminar en frente de ellos de un lado al otro, dejando claro su nerviosismo ante la nueva visita. Sus amigos sabían que si la muchacha tenía que elegir, se posicionaba más a favor de los terrestres. Pero la paz era algo que Octavia quería desde el principio. Odiaba que los suyos muriesen y que los terrestres también y todo aquello que se estaba formando no le traía buena espina. Algo le hacía pensar que el tratado de paz se había rasgado de alguna forma y que por eso mismo, Aden había ido hasta allí. Y no podía quedarse sentada esperando. 

   - O, tranquilízate- la calmó Bellamy. Octavia miró a su hermano y luego, apartando la mirada, continuó caminando de un lado al otro. 

     Clarke se limitó a mirar la puerta del bunker, esperando que de una vez, se abriese para que su madre, o alguien, pudiese salir y explicarle lo que había ocurrido. Era la primera vez en cuatro meses que veía a alguien de Polis y eso le hacía caer en una sensación extraña. Una sensación, que por supuesto tenía que ver con Lexa. Se imaginaba una y otra vez desde que vio aparecer a Aden con los suyos que era la Ex Comandante la que estaba montada sobre su caballo con su media sonrisa lista para Clarke, con su habitual coraza de frialdad. Cerró los ojos durante unos segundos, intentando que las imágenes desapareciesen de su cabeza y luego, volvió a abrirlos. 

    - No me puedo creer que Kane nos deje al margen- comentó Octavia de repente, mirando a sus amigos, dejando clara su frustración ante lo que estaba pasando. - Al menos debería de haberte comentado algo a ti- se dirigió a Clarke, ya que era la que más tiempo pasó en Polis intentando imponer la paz en los trece clanes. 

    - Todos sabemos que desde lo de Lexa, Kane quiere a Clarke lo más lejos posible de estos temas- respondió Jasper, ganándose un codazo por parte de Bellamy, que estaba a su lado. Sabía que había hecho mal en mencionar a Lexa, pero a la rubia no pareció importarle nada de lo que había dicho, porque seguía con su mirada fija en el bunker, como si no hubiese escuchado la mención que había hecho a Lexa.

    Clarke sabía que Jasper tenía razón. De hecho, el mismo Kane le dijo hace tiempo que prefería que se mantuviese al margen en cuanto a decisiones con los terrestres. Que se dedicase a ayudar a su madre en la enfermería y que él se ocuparía de todo. Por supuesto, Clarke estuvo cabreada con él varias semanas, de hecho, aun se lo sigue reprochando en muchas ocasiones. Desde que aterrizaron en la tierra, ella había sido la encargada de lidiar con los terrestres y de ayudar a su gente a sobrevivir, y ahora, por la muerte de Lexa y por sobreprotección por parte de Kane y de su madre, simplemente la quedaban fuera, cuando sabían perfectamente que era posiblemente la persona que más sabía cómo tratar con los terrestres y con la gente de Polis. 

   Fue entonces cuando Raven, con su habitual chaqueta de cuero roja desgastada, hizo su aparición, sentándose al lado de sus amigos y descansando la pierna, la cual hacía tiempo había recibido un balazo y nunca podría recuperarse del todo. 

May we meet again. ¡Lee esta historia GRATIS!