Capítulo 56-¿Ya acabó?

2.5K 178 1


Todo queda en silencio, sin saber que decir. Sólo escuchaban cada palabra que salia de aquella voz “desconocida”.

—Quiero mas información. —comentó Avan mas que preocupado.

—Calle catorce, la esquina. Propiedad de Philip Dackson. —se escucha un pitido y luego la llamada es colgada.

—¿Y a-ahora que hacemos? —preguntó Luca con las manos sobre su cabeza.

—Idear un plan —habló el encargado. Dibujó en la pizarra unas calles —, sé donde queda. Esto que haremos tiene que hacerse bien, tenemos que tenerlo en secreto..mi gente vigilara la casa día y noche hasta saber quienes salen, entran y viven —puso las manos sobre sus caderas. El hombre parecía saber lo que hacia y tenía todo claro.

—Ya es hora de que me vaya. Mi padre está llamándome —Jean comenzó a despedirse de sus colegas, uno a uno.

Su padre, Ronald, aun no sabia nada de Jay, ni de nadie. Estaba desconcertado, Jean lo había alejado de todo y aunque supiera que Ian Dackson podría ser un posible cuervo lo alejaron de ahí.

—Vayamos a ver como están los chicos. —dijo Luca a Avan, éste asintió y caminaron hacia sus autos para poner en marcha hacia el hospital.

Dentro de las paredes rosa, estaba Elizabeth. La pequeña rubia tenia sus brazos cruzados sobre su cuerpo mientras se negaba a comer lo que Abigail le daba.

—¡Alejate de mi! —cruzó sus cejas.

—Vamos nena, come algo —la chica muestra la bandeja con la comida —Mira lo delicioso que se ve, mmmm. —saboreó con su lengua.

—¡Quiero irme a casa! ¡no quiero estar aquí contigo! —la apunta molesta, mirar a la niña brava era lo mas raro del mundo —¡Tú eres mala!

En el momento que la chica quiere abrir la boca aparece él, con su traje recién planchado de color negro, con unos lentes que ocultaban sus ojos. Él era su verdadero padre, Michael era su hermano y no solo por padre, también era hijo de su madre.

—¿Acaso no quiere comer? —pregunta Anthony metiendo una de sus manos en el bolsillo. No paraba de mirar a la niña que estaba sentada en la cama, era tan parecida a su madre, a la mujer que amó durante mucho y que quizás, aun amaba.

—No, Thony. —respondió Abigail dando un suspiro. Ella y Anthony eran como hermanos y ambos se adoraban y habían pasado por mucho juntos.

—¿Puedes ir a ver como va la trasportación de la mercancía? Por favor —pidió amablemente. Era sólo una escusa para quedarse a solas con su hija. Abigail asintió y salio del lugar no sin antes mirar al hombre bien vestido que no dejaba de mirar a la niña. —Te pareces tanto a tu madre... —habló él acercándose poco a poco hasta quedar frente a ella.

—¿Conoces a mamá? —preguntó la inocente niña. Mira al hombre confundida —, ¿tío Anthony? —una sonrisa se forma en los labios de ella pero la que estaba en los labios de él desaparece.

—Soy yo, cielo —tragó en seco. Él amaba a su hija y el saber que ella creía que su tío era su padre le dolía en el alma —¿por qué no quieres comer? ¿acaso no te gusta el sándwich de pavo?

—Sí tío, pero quiero ir a casa —volvió a reprochar.

—Pronto estarás en casa,nena —toca su mejilla suavemente —Te amo tanto pequeña mía —sonríe de lado. La pequeña lo mira y abre sus brazos para abrazar a su verdadero padre, Anthony se sintió tan bien, como si no hubiera maldad dentro de él... Despertó a la realidad y se dio cuenta que nunca seria bueno, se aparta de la niña y sin mas, sale de la habitación rosa.

My little sunshine.¡Lee esta historia GRATIS!