-Ya pero mi hermano no está. -Repite. -Como salga yo solo ahí me matan.

-Venga ya, que no es para tanto cagao.

-¿Qué no? -Dice. -Escucha.

Escucho como abre una ventana y las niñas que estaban cantando grandes empiezan a gritar dejándome sorda.

-¡Vale Dani ya! -Grito para que me escuche. -Me he quedado sorda.

-Ves. -Dice riéndose.

-¿Seguro que son diez y no cien? -Pregunto. -Porque parecerían más.

-A ver, espera. -Hace una pausa. -En total hay 17 niñas y 3 madres.

-Dani tienes que salir, no las puedes dejar así.

Tras unos segundos de súplica acepta por enfrentarse a ellas, por Dios que no es para tanto.

-Escúchame, recuerda que te quiero mucho. -Dice mandando muchos besos seguidos.

-Cariño, vas a la puerta de tu casa, no a una guerra.

-Bueno, luego te llamo.

-Hasta luego guerrero. -Me despido de el sonriendo, es de lo que no hay.

~~~

Bajó al salón de mi casa donde estaba ni madre con una gran botella de agua y varios vasos.

-Mamá, ¿qué haces? -Le pregunto.

-Llevarle algo de beber a las pobres chiquillas, que se tienen que morir de calor.

-Da igual, voy a salir ahora.

Mi madre me mira de arriba a abajo seria.

-¿Así? -Pregunta.

-¿Así como?

-Cariño vas en calzoncillos. Yo te quiero mucho, pero no quiero ver una foto de mi hijo en calzoncillos por las redes sociales.

-Ostias. -Digo y vuelvo a subir a cambiarme.

A mis cinco minutos bajo de nuevo, me paro antes de abrir la puerta de mi casa y suspiro cerrando los ojos.

Mi madre me guiña un ojo y salgo cerrando la puerta detrás de mí para que las fans no puedan ver la casa por dentro, cosas de mis padres.

-Hola chicas, ¿qué tal? -Pregunto amablemente y empiezan todas a gritar.

-¡Niñas que les vais a dejar sordo al pobre! -Grita una madre y se lo agradezco.

-¿Y tu hermano? -Pregunta una chica y me rasco la nuca nervioso.

-¿Mi hermano? Pues... -Hago una pausa y las miro a todas, venga Dani piensa. -Ha ido a ayudar a una compañera con biología, ya sabéis se lo pidió y bueno... Eso.

Alzó la ceja viendo la expresión de cada una, vale no ha colado una mierda.

-Dani, confía en nosotras, no nos puedes mentir.

-Bueno que yo me voy eh... -Digo cambiando de tema e intentando abrir la puerta.

-¡No, no, no! -Gritan a la vez y una me agarra del brazo haciendo que me de la vuelta.

-Que no me iba a ir. -Respondo riéndome. -Venga va, ¿foto? -Pregunto sacando mi IPhone, se lo doy a una de las madres y me coloco junto a las chicas lo más cariñoso posible.

La madre nos hace varias fotos y luego me hago una con cada una de ellas.

-Venga chicas, tenemos que irnos. -Dice una madre. -Bueno Dani muchísimas gracias y... Discúlpanos si te hemos molestado, ya sabes las chicas.

-Ah no te preocupes, si no me importa.

-Y dale recuerdos a tu hermano.

-Vale. ¡Hasta otra chicas, me ha encantado veros!

-¡Adiós!

Entro en casa ante la mirada de mis padres y me encojo de hombros sonriendo.

-Yo sin ellas no soy nada. -Digo y subo a mi habitación.

Abro la foto y la verdad es que me gusta. La edito un poco y la subo a instagram.

"Lo más bonito que tengo sois vosotras y eso no me lo va a quitar nadie 👑"

Ni un minuto más {Gemeliers}¡Lee esta historia GRATIS!