Prólogo

183 7 4
                                    

Nota a Darrell Blake:

Aún recuerdo perfectamente cómo nos conocimos, fue durante el baile de bienvenida para los de nuevo ingreso. Regresaba de un viaje inesperado y fue cuando me reencontré con viejos amigos que me pidieron que suba al escenario como apoyo. Sin dudarlo un segundo lo hice, después de unos segundos te vi bailando con ella, con mi mejor amiga; admito que me encantaba aquella chica desde el primer día en que me establecí en la preparatoria pero realmente no percaté de tu sonrisa, si lo hubiera hecho en ese momento estarías junto a mí llenándome de aquellos besos, haciéndome reír pero sobretodo sacándome de este infierno en que me encuentro, lamentablemente no fue así, estas con ella y yo solo en la habitación de la colegio llorando, recordando absolutamente todo sobre ti.

Recuerdo que nuestro segundo encuentro fue en la sala común de la preparatoria. Me encontraba tocando mi guitarra, escribiendo una canción como es de costumbre hasta que tú presencia con un sigilo llegó ; te encontrabas en el umbral de la puerta escuchando que cante aquella canción que marco nuestro romance. Un romance que nos trajo al borde de nuestros sentimientos, nuestras emociones pero sobretodo nuestra perdición.

Nuestra separación fue demasiado tormentoso, te traje problemas pero tú realmente no aceptabas que yo te los creé. ¿Por qué no dices que yo los traje a tu vida? Fue un secreto que se salió de control y a pesar de que me decías que me amabas de una manera intensa, que me preferías a mí en vez de ella porque podías ser tú mismo conmigo aunque tras esas frases sabías que no podías escogerme al igual que yo, tuve la esperanza de que te quedarías conmigo pero había un futuro hijo de por medio. Lo nuestro se supo y se creó un tornado para los tres. Ahora solo nos vemos ocasionalmente, nos convertimos en dos perfectos desconocidos que se conocen a la perfección.

Me duele verte en brazos de ella y  no en los míos, por más que intente no puedo dejar de hacer llorar a mi corazón. Siento tus miradas sobre mí cuando camino por los fríos pasillos y no puedo evitar corresponderte aunque por dentro duela verte a los ojos. Tu presencia en los pasillos nocturnos me pone realmente nervioso imagino que en cualquier comento me abrazaras pero se queda solo en mi mente junto con los recuerdos.

¿Podrá mi corazón dejar de llorar algún día? Eres mi amor platónico, sabes a la perfección que me sacaste por un instante de este abismo en que me encuentro nuevamente. Tranquilo realmente no eres el culpable de esté dolor que siento, desde hace tiempo me encontraba en este infierno. Mi alma está atada a la soledad y lentamente se desvaneciendo. Te amo y eso jamás podré dejar de sentirlo Darrell, me haz hechizado en cuerpo y alma, desde el fondo de mí corazón espero que seas feliz con Isabella; desde que supo lo nuestro me ha abandonado y estoy solo, decidí dejar el colegio para dejar de sentirte dentro de mí.

Realmente deseo que mi corazón deje de llorar por este amor no correspondido.

Hace poco hablamos nuevamente y confirmé que aún estás tatuado en mi piel, me dices con convicción que me amas todavía, deseas estar junto a mí pero que no puedes por ella y tu hijo; no puedo apartarte de eso realmente, espero que aquel hijo tuyo tenga tus ojos, tu sonrisa y no sufra está historia que te hice pasar.

¿Por qué me ilusionas Darrell, pero a la vez me matas nuevamente?

Me iré con este dolor y con los recuerdos que me siguen invadiendo; el mundo está distorsionado pero contigo empeora.

¿Acaso haz nacido para destruirme? Sí tu respuesta es positiva, lo haz hecho de maravilla, me haz dejado atrás y desechado mi alma.

Esto es un adiós Darrell... no seguiré en tú vida y dejaré de ver tu presencia que tanto me lastima, se feliz con Isabella te dio lo que siempre me habias dicho que deseabas y que yo jamás podré darte.

             Se feliz

                                                                                                                                              Atte: Adrián Bellamy

WdhK

Haz que mi corazón deje de llorarDonde viven las historias. Descúbrelo ahora