Sasuke e Itachi comenzaron a pelear contra Kabuto, pero por desgracias salieron de mi vista por culpa de un golpe que les llevó a otra parte de la cueva de la cual no podía oir ni ver nada, solo oía la espada de Sasuke chocar contra el metal.

-Akari tienes que soltarte- sonó la voz en mi cabeza

-Es como si tubiera mi chakra sellado, además las serpientes me tienen paralizada, si pudiera salir creeme que lo habría hecho ya-respondí en voz alta con fastidio

-Solo te avisaba, viene un renacido y no te va a gustar quien es

-Si es Danzo me encantaría matarle de nuevo- respondí con media sonrisa pero con voz jadeante intentando soltarme

-Creeme que no vas a tener tanta suerte

No respondí e intenté canalizar la energía para soltarme. Al fin lo logré y caí de pie en el suelo

-Y bien? Quien viene?-pregunté en voz alta

-Creía que tenias más intuicion, Akari-habló una voz desconocida pero a la vez muy familiar

Unos pasos se oyeron y una silueta se fue formando, sospechaba quien era pero me parecia imposible

-Papá?-pregunté dudosa y con miedo

No hizo falta que respondiera ya que al fin pude verle la cara y era él, pero sus glosbos oculares eran negros con sus pupilas marrones de siempre

No hizo falta que respondiera ya que al fin pude verle la cara y era él, pero sus glosbos oculares eran negros con sus pupilas marrones de siempre

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

-Este es el mayor cliché de la historia- hablé en voz alta tras recuperarme de la impresión

-Veo que sigues igual de impertinente, hija-habló serio pero con una nota de humor- Ves a tu padre muerto y lo primero que haces es soltar eso

-Pero es verdad, hay millones de ninjas muertos que han resucitado pero entre todos ellos aparece mi padre- expliqué, decia tantas tonterias por el nerviosismo que tenía de ver a mi padre, estaba muy contenta pero no sabía que decir en ese momento

-Estas nerviosa, si vas a seguir diciendo tonterias callate- ordenó

-Vaya, ya lo echaba de menos- repliqué con ironía

-Akari Takeshi!- me reprendió- Explicame ahora mismo qué sucede y porqué no puedo controlar mi propio cuerpo

-Vale vale- me rasqué la nuca con nerviosismo para después mirarle con cara seria- En resumen, hay una guerra ninja en la que están resucitando muertos para usarles de soldados, tú eres uno de ellos y supongo que te habrá enviado el Señor Serpiente a que te enfrentes a mi en una especie de "metáfora del destino"

-Siento chakras muy poderosos- miró en otra dirección pensativo- Pero uno en particular...

-Uchiha Madara- le expliqué

Se giró bruscamente hacia mí y puso cara de terror absoluto

-Ma-Madara?

-Si-afirmé- Papá, sobre mi destino...

Esos malditos ojos¡Lee esta historia GRATIS!