Capítulo 53- Él.

2.2K 163 22

Escaneaba cada palabra que salia de la boca de Jean, cada palabra era una estaca en mi corazón.
No supe que decir, o como reaccionar.
Trague en seco y me aleje de Jean para sentarme en una de las sillas. Todo pasa en cámara lenta, los padres y el hermano menor de Nick lloran abrazando a Wendy, su abrazo me hace bajar la cabeza dolido, si la pelea es entre el Cuervo y yo no tiene por que agregar a mas personas y hacer sufrir a mas familias.
Mi dos grandes amigos debatiéndose por su vida.

-Wendy está destrozado -una voz a mi lado se hizo presente. Lily.

-¿Qué haces tú aquí? -de un golpe me levante viéndola fijamente.

-Jay y Nick también son mis amigos, Nathan. No entiendo porque no puedo estar aquí -respondió tranquila metiendo sus manos en los bolsillos de su chaqueta oscura.

-Lo sé. Lo siento.

-No importa.

-¿Desde cuando estas aquí?

-Desde que Avan me llamo, vine enseguida.

No dije nada mas y me senté a su lado, un imán me atraía hasta ella pero sabia que necesitaba olvidarla, sacarla de mi mente y de mi corazón.

-¿Has visto a Clarisa o a Mattias? -atreví en fijarme en ella, en su rostro cansado.

-Sólo a Clarisa, ese hijo de puta merece mas que la cárcel.

Las palabras ofensivas de Lily me sorprendieron bastante.

-¿Qué sabes de él?

-Al recuperarse lo pasarán a un tribunal donde decidirán su futuro.

-Espero que dure mucho adentro, ya ha hecho mucho daño -comente sin dejar de ver a una desconsolada Wendy -Necesito salir de éste lugar, no creo poder aguantar mas ver como mi amiga se derrumba. ¿Me acompañas a ver al niño? -estoy parado y extiendo mi mano para que ella se levante.

-Sí, vayamos a verlo.

Me acerco a Wendy y la abrazo con mis fuerzas no sin antes prometerle que todo estará bien. Lily también la abraza y seguimos caminando hasta la habitación de Mattias.

Al llegar dos grandes hombres ocupan toda la puerta. Los saludo y ellos al verme me dejan entrar, espero a que Lily pase para hacerlo yo. La habitación blanca está en silencio a excepción de un ruido que son los latidos del corazón del pequeño castaño. Luca esta con los ojos cerrados sentado en uno de los sofás de la habitación.
La chica se acerca al niño y toca su mano, busca una silla en la que se sienta quedando cerca del pequeño.

-Lamento tanto que hayas tenido un padrastro tan malo como él, ojalá pudiera hacer algo para que ni tú ni ningún niño sufriera violencia mi cielo -besa lentamente su mejilla. Siento como mi corazón se enamora mucho mas de ella -Todo estará bien, mamá está bien y papá se recuperara, campeón.

-¿Te gustan los niños cierto? -atrevo a preguntarle.

-Sí, Nathan. Siempre me han gustado.

Estoy por decir algo cuando mi celular comienza a hacerse presente. Saco el celular de mi bolsillo antes de que despierte al rubio o al pequeño y miro confundida al ver que es de Natalia.

-Papi tengo miedo -murmuró.

Abro mis ojos de golpe y siento como mis manos comienzan a tenblarme.

-¿Mi amor? ¿Elizabeth? -mi voz comienza a salir lenta. La llamada empieza a entre cortarse y mis latidos van por millón.

-Papá unos hombres están aquí -un golpe se hace presente y luego un sollozo de Liz me rompe el corazón -¡Ayudame papá! Por favor por favor -empieza a decir en sollozos. Mas golpes comienzan a escucharme y mi cuerpo se estremece al saber que algo le puede pasar a mi hija.

My little sunshine.¡Lee esta historia GRATIS!