DÍA 2 - Capítulo 4

3K 270 25


La noche llegó y con ella don Lucio. Las luces de su coche destellaban como estrellas fugaces que se movían al avanzar por la ruta en dirección a su hogar.

Anahí lo observó por la ventana desde que las primeras señales del vehículo asomaron en la distancia. Observó y siguió observando. A medida que su captor se acercaba, el sonido del motor se oía rugiendo con más fuerza en el silencio del campo.

Cuando supuso que él también podría verla, cerró las cortinas y prestó atención. Escuchó la puerta de la casa abrirse y la del auto cerrarse. Las voces eran lejanas, lo que le impedía comprender las palabras que Olga intercambiaba con su empleador.

Silencio. Varios minutos de nada, y luego pasos acercándose a su habitación.

Golpes en la puerta.

—Señorita —dijo la mucama—. La cena estará servida en unos minutos. Por favor, baje al comedor.

—No.

—Son órdenes de su anfitrión.

—Dígale que no tengo hambre —mintió Anahí.

Los pasos se alejaron nuevamente.

Le avergonzaba que la viesen vestida así, con ropa antigua que le quedaba mal. Los vestidos eran demasiado largos y hacían que su ropa interior se trasluciera bajo la tela. Y no pensaba dejar que Lucio la viera en camisón.

Más pasos. Y golpes.

—Disculpe, pero el señor dice que si no baja a cenar, él vendrá en persona, tirará la puerta abajo y la arrastrará de los pelos hasta la mesa, atándola a la silla y obligándola a comer.

¿Cómo se atreve?

—Deme un par de minutos. Tengo que vestirme —contestó resignada.

Los pasos se alejaron una vez más.

Anahí suspiró y decidió hacer algo insólito y un tanto ridículo. Se colocó el camisón por debajo del vestido blanco. Al tener dos capas de tela superpuestas, su ropa interior oscura no se vería.

Le molestaba no tener los ojos delineados, pero nada podía hacer al respecto. Resignada, salió de su habitación. Temía perderse en los pasillos de la casa, pero vio a Olga esperándola unos cuantos metros más adelante.

 Temía perderse en los pasillos de la casa, pero vio a Olga esperándola unos cuantos metros más adelante

Purgatorio¡Lee esta historia GRATIS!