NUEVO: Tap - Historias en forma de chat para tu 📲 . Disponibles en español
Obtenlo ya

Delirios. Capítulo único.

165 10 20

N/A:

¡Hola!, ahora traigo una reedición de un cuento algo viejito, creo que es del 2009 o 2010. Ya había sido publicado en Amor Yaoi pero lo borré. Es 100% propio.

Advertencia: Contiene violencia extrema, violación homosexual (hombrexhombre) y eso. Lean bajo su propio riesgo.

--------------------------------

Delirios


By V. Bokthersa

Llevaba más de tres meses observándolo, investigándolo. Siempre lo había visto en la escuela, allí lo vigilaba, aunque algunas veces incluso se había atrevido a seguirlo a su casa. Sabía todo sobre su familia, aunque no había demasiado que saber de allí. El reporte escolar decía que su madre había muerto, vivía sólo con su padre y un hermano pequeño, pero su padre era un desobligado y eso se notaba a primera vista pues desde que él se había cambiado a esa escuela no había llegado ni una vez a preguntar cómo iba, ni a él ni a su hermano.

Él decía ser hetero, como la mayoría de sus alumnos. Odiaba estudiar y más de una vez le había observado parodiarlo y burlarse de él por ser gay, porque él odiaba a los homosexuales, toda la escuela lo sabía. Desde entonces había comenzado a vigilarlo ya que como profesor odiaba que alguien se burlara de otras personas. No. Específicamente odiaba que los que presumían de heterosexuales se burlaran de los gays, porque siempre ellos terminaban siendo los que le arruinaban la existencia a los demás únicamente por su falta de valor para salir del armario.

Él estaba inscrito en su clase de física, pero rara vez se pasaba por el aula, eso le hacía un poco más difícil mantenerlo bajo control, aunque no le era imposible ya que tenía «ojos y orejas» por toda la escuela. Sabía a la hora que se iba siempre, él podía controlar su hora de salida; sabía absolutamente todo sobre él.

Por eso lo había planeado. Había planeado lo que estaba a punto de hacer, desde que comenzó el año escolar. Pensó detenidamente cuál sería el mejor método para espiarlo, para investigarlo. Calculó cada uno de sus movimientos con la exactitud de un reloj atómico. Cuidó que nada se saliera de su control. Y así sucedió, no fue descubierto mientras lo espiaba, nadie sospechó jamás de él, había hecho todo aquello para «ese momento» y «ese momento» había llegado finalmente.

-Estás confundido ¿no?, ignoras por qué estás allí sentado, atado y con los ojos tapados ¿verdad? -preguntó el adulto con un ligero tono histérico.

El chico estaba aterrado. Se revolvió un poco en la silla, sintiendo las ataduras lastimar su piel en varios puntos. Trató de concentrar todo su valor en contestar a su captor, y aunque le tomó algún tiempo, finalmente respondió, logrando que su voz no se quebrara demasiado.

-Y-yo no sé qué es lo que quiere de mí -dijo, tratando de mostrar entereza-, pero mi familia no tiene mucho dinero, así que no creo que secuestrarme haya valido la pena, tampoco creo que ese hombre se esfuerce en juntar el rescate, así que déjeme ir por favor. -lo último le salió como un murmullo, suplicante.

-Deja de hablar, no estas aquí por dinero, es por venganza -el chico mostró una cara de confusión-, voy a vengarme por lo que me hicieron los de tu tipo y por lo que tú mismo le has hecho a los chicos que no comparten tus preferencias. -Sacó una navaja de su bolsa y la puso en el cuello de su alumno-. Te haré pagar por lo que ustedes han hecho, te mataré aquí mismo. -deslizó la navaja por todo el pecho del menor, rasgando así sus ropas.

Delirios (+18)¡Lee esta historia GRATIS!