Capítulo 33

Podria comparar pelear con una coreografia, golpes vienen golpes van, y los aplausos llegan en forma de sangre. Nunca me imagine comparar algo tan maligno con arte.

Cuando di el primer paso y un hombre lobo llegó a enfrentarme, deje de ser yo misma.

Mi cuerpo reaccionó tan naturalmente que parecía que llevara haciendo esto toda mi vida.

Estaba empapada de sudor una vez que había acabado con mi tercer hombre lobo.

Anthony a mi lado se encuentra en las mismas condiciones que yo. Nuestras miradas se encuentran y veo profunda admiración en sus ojos.

Observe el perímetro y divise a muchos de mis hermanos peleando y trate profundamente de evitar los cuerpos convalecientes en la distancia.

Prepare mi arco y lancé a dos de los enemigos que se acercaban a mi campo de visión.

Rei internamente al saber que algún dia me sentí rara por mi visión privilegiada, ahora lo agradecia enteramente, esta habilidad era una ventaja enorme contra ellos.

Me apoyé contra un árbol, tomando un respiro. Anthony había cambiado su posición y no lo tenía a la vista.

"¿Dónde estas?"

Pregunte haciendo uso de la telepatía.

"Cerca del lago, quédate allí"

Observe a mi alrededor y de arriba abajo, necesitaba una mejor periferia, entonces al saberme lejos de todo peligro, trepé un alto árbol llegando tan arriba como era posible, me aferre bien con las piernas al tronco y agudice tanto como pude la vista.

Pude llegar a divisar hasta el lago, poco a poco había menos hombres lobos, los que llegaban caian al lago y otros eran hábilmente derrotados por nuestros guerreros.

Me bajé del árbol y me dirigí a donde en verdad me necesitaban, esta vez tome una pistola de mi cinto llena de armas. Aun no la había utilizado por mi inconfundible amor por mi carcaj y mis flechas.

Apunté a todo enemigo que se cruzó por mi frente, sin temor; ya no tenia temor, sino poder.

Un cañon sonó lejano por mi ardiente adrenalina. Era la señal de que la primera fase ha terminado.

Cai de rodillas al césped sintiendo mis pulmones arder y mi corazón palpitar a mil por hora, levante la vista al ver a Anthony aproximarse, me tendió la mano y me ayudo a ponerme en pie.

—Vamos, llevemos a los heridos a que los auxilien.

A salvo significa de vuelta al palacio, donde las mujeres y algunas brujas se hacen cargo de las lesiones. Ellas no hacen milagros con las contunsiones más serias pero evidentemente notable el poder físico y mágico que tienen sus curaciones.

En esta primera fase ganamos, pero aun asi fallecieron unos cinco hombres. Pocos para lo inesperado que fue el ataque pero vidas son vidas.

Cuando supe ese dato toda adrenalina en mi cuerpo desapareció, fue como sumirme en la oscuridad luego de estar en el resplandor más fulgoroso de mi vida.

Esos hombres merecían vivir, tenían familia; padre, madre, hijos, esposa.

Lloré en silencio mientras que todos vitoreaban con alegría.

Nuevamente mi mente dominó mi cuerpo.

Anthony llegó poco después a mi lado, borrando su sonrisa, noté compasión en su inquisitiva mirada. No quise decir nada y el no lo preguntó.

Alma Guerrera - Sin Editar¡Lee esta historia GRATIS!