DÍA 2 - Capítulo 3

3.2K 279 0

Era la primera vez que Anahí veía el sol brillar con tanta intensidad en el purgatorio. Los cálidos rayos atravesaban el ventanal de su nueva habitación, acariciándole la piel. La ciudad se camuflaba con el cielo en la distancia; solo algunos edificios se recortaban en el horizonte apenas como sombras azules.

Todo allí parecía ser perfecto. Una habitación enorme y elegante, el ventanal que ocupaba casi toda la pared lateral, una cama cómoda, empleados que le traerían lo que ella quisiera y comida casera. Sin embargo, en su corazón quedaba un vacío que ningún lujo llenaría. El vacío que alguna vez fue su libertad.

Las emociones se arremolinaban en Anahí. No deseaba estar allí, pero tampoco en El Refugio. Extrañaba a sus amigos, pero no deseaba volver a ver a Irina.

Y estaba don Lucio. Un hombre extravagante que le había salvado la vida, pero que también la había condenado al encierro. Le debía mucho, aunque estaba enfadada con él.

Al fin y al cabo, estaba enojada con todo el mundo. Con ella misma, con su vida, con su ex novio, con el criminal que la asesinó y con todos los habitantes del maldito purgatorio.

Necesitaba relajarse y meditar sobre los hechos más recientes. Quién era su aliado y quién su enemigo —si es que había alguno—. Quería hacer un balance entre las ventajas y las desventajas de quedarse allí, con su captor. Podría escapar y vagar por la ruta un par de días hasta llegar a la ciudad, pero no serviría de nada. Además, seguramente don Lucio la capturaría apenas notara su ausencia.

¿Qué quería hacer?

Por el momento, solamente deseaba estar sola.


Purgatorio¡Lee esta historia GRATIS!