Capítulo Uno

5.4K 445 212



Byun Baekhyun no es para nada el tiempo ideal de nadie. Él lo sabe. Es consciente de lo que es y lo que siempre será. Puede que sea un chico intelectual, carismático y muy apreciadamente gentil. Es una persona buena. Nadie lo quiere.

Cada vez que lo piensa, puede lograr darse cuenta que no importa lo bueno que sea, seguirá siendo gordo, feo, desgarbado y apestosamente estúpido.

Sus ojos cafés se desvían hacia donde se abuelo descansa. El viejo hombre está dormido y no cree que despertará en buen rato. Suspira, es una suerte que su abuelo no esté despierto o le habría dado largas horas sobre 'la belleza interna'

Chorradas.

La belleza interna no existe. La belleza exterior hace que tengas amigos, que te inviten a fiestas, hacen que te quieran y hacen que el chico que te gusta te dé más que una mueca incomoda.

Baekhyun se derrite en su asiento pensando en alto, atlético, musculoso, capitán del equipo de basquetbol, Park Chanyeol.

El hombre es excitamente sexy. Una sonrisa y un chasqueo de sus dedos y Baekhyun estará sobre sus manos y rodillas haciendo lo que él quiera. Es estúpido, dice una parte de su mente. Sabe que es un idiota por creer que alguna vez tendrá algo más que respirar el mismo aire con Chanyeol. Soñar es gratis.

Sin embargo, tiene esta loca idea de que alguna vez podrá estar con él. Vuelas malditamente alto, pensó Baekhyun. Cerrando los ojos por un breve segundo, se alistó silenciosamente. Vistió el uniforme y tomó su mochila para ir a la escuela.

Cuando sus pies se detuvieron delante del espejo de cuerpo completo, se examinó desesperantemente lento. Baekhyun tiene diecisiete años, con sobrepeso, grasiento, feo y desgarbado. Cada vez que se mira en el espejo no encuentra nada que le gustara, eso era patético. Baekhyun trató de no entrar en depresión, ajustó sus anteojos, subiéndolos por el puente de su nariz. Alisó su camisa y resopló. Es lo que hay, es con lo que se tiene que vivir.

Su hermana mayor, Taeyeon, lo miró desde la cocina. Sus ojos tristes y demacrados mientras bebía café de una taza que sus manos abrazaban.

—Chico, ya es tarde —El viejo Byun dijo. Baekhyun giró la parte superior de su cuerpo y asintió en silencio.

—Vamos, no pongas esa cara. Deja ya eso de la belleza exterior, te hace mal. Tanto tú como yo, sabemos que eres lindo, un sabelotodo lindo —bromeó su hermana. Baekhyun rió.

—Lo sé, lo sé —Sonrió. —Sólo que a veces preferiría ser más lindo.

—¿Es por ese chico que tanto te gusta hablar? —Sí, su abuelo y su hermana mayor, Taeyeon, sabían perfectamente que además de ser malditamente feo, era gay. Pobre hombre. Pensó. Igualmente, su abuelo seguía amándolo sin importar qué y su hermana lo mimaba aún más.

Asintió cuidadosamente. Su abuelo rodó los ojos y peinó sus hebras grises. —Ya te he dicho que si alguien te ama, te amará tal y como eres. Sin excepciones o cambios. —El viejo Byun se acercó hasta él con las manos en las caderas —No te pedirá que cambies nada de ti, porque eso te hace único, eso te hace Byun Baekhyun. Recuerda esto, Baek. El amor no es algo físico, es algo espiritual, cuando te enamoras, lo que importa es lo de adentro, lo creas o no.

—¿Cómo puedo siquiera creer en eso? Suena a una historia aburrida de Disney —se quejó.

—No importa lo hermoso que seas si tu interior está podrido ¿no? —preguntó —Yo no me enamoré de tu abuela por su apariencia, fue por su encanto y esa sonrisa —canturreó, recordando a su fallecida esposa. —Ella tenía un carácter que me hacía suspirar. Cómo sea. Lo que trato de decirte es que, siempre sé una buena persona, al final hallarás a ese alguien especial para ti.

Cisne Negro » BaekYeol¡Lee esta historia GRATIS!