22. "¿Caso perdido?".

9.1K 641 22

                  

22. "¿Caso perdido?".

Un mes exacto después. Tercera audiencia.

-Sr. Heyer, ¿en qué clínica dice usted que nació Nicholas?

-Willshire State, al norte de california. –La jueza alzó las cejas y ojeó los archivos que se encontraban en su estrado-.

Esta tercera audiencia se acercaba más a lo que sería el juicio final. Era con todos, era prácticamente un juicio. Sala de juicio, tan formal como un juicio, todos juntos poniendo más puntos y más datos, pero no determinaba nada, solo le daba a la jueza algo más para la más correctamente legal decisión.

-Ethan. Esta clínica cerró hace dos años por problemas de sanidad y doctores ilegales. –Sin saber a lo que se refería no contesté nada, porque no me lo pidió-. ¿Sabes lo que esto significa? –Negué una sola vez con la cabeza-.

-No, señora jueza.

-Significa que a Sarah pudieron haberle hecho una cesárea para que sobreviviera. –Mi respiración iba tomando velocidad. Vi de reojo a Gina y ella me miraba fijo a mí. Inculpándome con la mirada de la muerte de Sarah-. Sé que esto no es nada tu culpa. ¿Hubieras llevado a Sarah allí de haber sabido esto? -¿Qué clase de retorcida mente haría eso?-.

-No, señora.

-Lo hecho, hecho está. ¿Sra. Black, tiene algo que decir? –La jueza miró a Gina, yo también la miré de nuevo-.

-No, la culpa lo hará solo. –Sacó un pañuelo de no sé dónde y limpió lágrimas que desde aquí no podía ver ni comprobar si estaba o no llorando-.

Solté un jadeó y sentí una palmada en mi hombro desde atrás. Era Megan.

-Tranquilo. –Susurró y asentí levemente, tanto que dudé si lo había notado-.

Levanté la mano a la altura de mi cabeza para que la jueza me diera la palabra. Hizo un asentimiento de cabeza que tomé como permiso para hablar.

-Si yo no sabía de nada de esto, contando que la clínica fue forzada a cerrarse un año después del nacimiento de Nicholas, esto no afecta mi caso y mis puntos a favor.

-Ethan, esto lo decido yo investigándolo más a fondo. Pero está claro que no sabías. En un apuro era lo más cercano a la universidad. –Sentí que me entendía, y me entró algo de tranquilidad-. Y tan solo tenías... diez y nueve años. –Me dio una mirada profunda, tan profunda que enterró mi tranquilidad de hace segundos allí-.

°

Mi inquietud inquietaba a Mia también, se me notaba nervioso desde que salí de aquella sala y lo estaba, lo estaba más de lo que debería. Talvez aquello no significase nada, pero para mí sí. Y eso pudo ser tanto una advertencia como algo para aliviarme del caso. Pero cómo quieren que esté tranquilo con esa mirada profunda y seria que tenía.

Me movía mucho esa noche, no podía dormir. Primero porque Mia no estaba conmigo, y segundo porque esa conversación no salía de mi cabeza. Me levanté de la cama y fui al baño de la habitación. Me lavé la cara y cerré los ojos para respirar profundo.

-Nick se queda conmigo. –Dije mirando mi reflejo en el espejo-.

Luego de un rato ahí dentro, salí de la habitación por completo y fui a la cocina. Abrí uno de los cajones que estaban por encima del microondas y tomé una botella que hace mucho no tomaba su contenido, un Jack Daniel's. Agarré un vaso para shots y vertí un poco. Me lo tomé de golpe y arrugué la cara por el sabor. Bebí otro más, y otro...

Papá de Repuesto.¡Lee esta historia GRATIS!