Narra Eleanor:

Hoy tendré una "cita" (si se puede llamar así) con Thomas, iremos caminando desde el internado hasta una heladeria que queda a pocas cuadras.

Estaba tan nerviosa que no podía prestar atención a la clase, lo único que hacía era mirar a la nada y mover mi pie.

El profesor me miraba todo el tiempo, hasta que se hartó:

-Señorita Monroe, ¿puede responder la pregunta que acabo de hacer?

-Eeeh.... ¿La puede repetir?-pregunto

-No -hace una pausa- Si no estaba prestando atención tendré que hablar con...

-No no no no no -lo interumpo- Es que necesitaba tiempo para pensar en la respuesta. Y la respuesta es: ¡China creó el arroz!

-¿Disculpe?- Pregunta el profesor. Parece ofendido.

-Lo que la señorita Monroe quería decir-me cubre Lucca- es que China es el país de origen del arroz, y usted hace poco lo mencionó, a si que demuestra que si prestaba atención.

-Se salvó esta vez, pero a la próxima- lo interrumpe el timbre y todos se levantan de sus asientos.

-Mil gracias Lucca-digo mientras lo abrazo.

-Me debes una- responde con una sonrisa en el rostro.

Recojo mis cosas, las guardo rápido en mi mochila y salgo corriendo a mi habitación, ya que solo tengo 30 minutos para arreglarme. Me ducho en 5 minutos y salgo cubierta con una toalla a mi cuarto.

Cierro la puerta y busco que ponerme. Decidí ponerme un vestido blanco que me llega por arriba de las rodillas, unas botas marrones y llevo mi campera verde por si acaso. Me cepillo el pelo y lo dejo suelto. Miro el reloj, mierda, ya debería estar reunida con Thomas...

Salgo corriendo hasta el patio, allí me estaba esperando.

-Estás muy bella- dice mientras me acerco. Yo no puedo evitar sonrojarme.

-Gracias, ¿vamos?-respondo mientras comenzamos a caminar.

-Claro.

(...)

Llegamos a la heladeria, yo pedí un cono con Chocolate y Mango y el otro cono de Frutilla y Menta. Nos sentamos afuera y comenzamos a hablar.

Me doy cuenta que unas mesas adelante nuestro hay un chico, de remera negra, pantalones negros, zapatos negros, chaqueta negra y lentes de sol negros, lo unico que tenía de otro color, era su cabello, lo tenia castaño oscuro.

Si que es guapo... Parecia un Men In Black, estaba sentado solo. Pude notar por la posición de su cabeza que nos estaba mirando.

Bueno, Thomas estaba de espaldas a él, significa que me estaba mirando. A mí. Al darse cuenta de que yo también lo miraba se quitó los lentes.

Wow, ¡tiene unos hermosos ojos azules! ¡Basta Eleanor! Intento no mirarlo, estoy en una cita con Thomas, intento mirarlo a él, pero mi vista se desvía a el chico de negro.

Me guiñó un ojo, y yo no pude evitar sonrojarme. Se ríe. ¿Se estará riendo de mí?

Me doy cuenta que Thomas deja de hablar, y luego me sorprende con esa oración:

-Él no es mejor que yo.

-¡Por supuesto que no! Solo es que...-dejo la frase en el aire y miro otra vez al chico de negro, ya no estaba en su asiento, se había ido.

Vuelvo a mirar a Thomas, pero él también se había ido, miro a mi alrededor pero no lo encuentro.
¿Dónde se metió? ¿Estará ofendido?

Me levanto y comienzo a caminar hacia el internado. Miro hacia atras, donde estábamos sentados. En el lugar de Thomas, estaba sentado aquel chico de negro.

●●●●●●●

Lucca en multimediaa

Internado Afta¡Lee esta historia GRATIS!