Riinnggg... Apago mi despertador miro la hora y son las 6 am bien.. Me levanto me doy un baño rápido me pongo mi camisilla de deporte adidas color blanco, una calza debajo de mis rodillas color negro, también de la misma marca y unas zapatillas Nike deportivas de todo terreno color fucsia, me hago una coleta en el pelo y lista.

Bajo las escaleras rápidamente sin hacer tanto ruido, tomo un vaso de jugo de banana de la heladera y salgo con mi teléfono junto con mis auriculares puestos, tengo que estar en forma por eso estoy al día con mis ejercicios, este año voy a mi nuevo Colegio llamado El Pacífico, no porque quiera sino porque me expulsaron del anterior, ni siquiera quiero recordar el motivo, también es mi último año y luego iré a la universidad, necesito destacarme en el fútbol para obtener la beca, mis padres están divorciados pero mi mamá no deja que él nos ayude (es orgullosa), por eso necesito la beca.

Miro mi teléfono y ya son 20 minutos de trote entonces sigo aún me falta, a estas horas de la mañana es agradable, alrededor hay gente que van a sus trabajos o gente que también hacen ejercicios, voy hacia el parque, mientas me dirijo hacia ahí, obtengo la atención de las personas es que no puedo evitarlo soy muy hermosa y por supuesto sexy, si creen que soy engreída pues si lo soy, no me hace mala pero tampoco soy muy abierta con todos, no soy hipócrita demuestro quien me agrada y quien no, eso me hace recordar a la capitana del colegio del Pacífico, ella me odia y claro que tiene motivos suficientes, una de esas es que en las tres finales nos tocó jugar con ellas, en las cuales las ganamos todas y yo como capitana, claro eso no es todo hay otro motivo más, con 40 minutos de trote cumplidos, decido caminar en el parque que es realmente grande, a unos metros de mi, veo a alguien practicando con el balón y los conos (ejercicio de dominio) me acerco más, me doy cuenta que es mi mejor amigo Max, sonrío y voy junto a él.

-Oye tú... que bueno que estés entrenando porque en realidad eres un asco jugando, claro eso se arregla si me dejas enseñarte.-suelto una risita el odia que presuma y más si me dirijo a él.

-Ja... Ja... Ja que graciosa, yo no soy quien me debería preocupar eres tú la que tiene que ganar su puesto este año, ya que hay jugadoras antiguas y mejores que tú en el colegio en donde mudaremos, como te quedó eso ah?.

-Idiota soy la mejor.- él también sabe defenderse porque lo que no me gusta es que digan que soy menos que los demás, siendo que no es así y menos que me comparen.- yo mi querido amigo seré indispensable para ese equipo, estás hablando con la goleadora de años anteriores jah?, como te quedó eso.

-Pues este año patearan tu trasero y no será precisamente el equipo contrario jah!, toma esto Milena Hernández Santos.

-Ja, eso quisieras tú pero esas chicas están locas por mi, ah por cierto mándale saludos a kiara dile que extraño verla.- kiara es su novia llevan dos años juntos.

-Vete al infierno déjala en paz.

-Jaja oye... Por qué no jugamos un rato haremos pases largos con el balón.

-Ok, ah por cierto hablando en serio Mili.- le pongo una cara de desagrado odio que me llamen así.- tienes suerte que iré contigo en ese nuevo colegio créeme que te será difícil tu estadía ahí.

-Respecto a eso no debiste meterte en la pelea te expulsaron por mi culpa, pero en fin te agradezco por estar conmigo.- lo digo mientras pateamos el balón.

-Sabes que siempre estaré ahí cuando me necesites, yo se que tú harás lo mismo por mi.

-Oye ya me está dando diabetes, cambiemos de tema, Lisbet también vendrá con nosotros eso también me alegra, ella jugará en el equipo conmigo eso me alivia un poco.

-Si de verdad somos los únicos que aguantamos tu carácter sólo porque conocimos a la Milena anterior antes de esta.

Eso que dijo me hizo recordar un flash todo mi pasado, lo que he sufrido y ahora soy otra, mas dura, más segura y siempre pasando encima de todos sin mirar quien y eso me hace una chica popular, todos los colegios de estos alrededores me conocen, también por las redes sociales soy una diva no me quejo.

-Si lo sé.- le digo cortante porque sé que tiene la razón.

-Tu hermano seguro que está muy feliz que te hayan expulsado, ya que su hermana se cogía a todas sus novias.- rió.

-Eso no es cierto sólo le hice saber a él, que unas de sus novias gustaba de mi y eso lo enfureció, pienso que desde aquel día estamos distanciados mas de lo normal eso me duele.- sabes que no es así pero bueno, esa chica no se lo merecía era una zorra y no sabía lo que le gustaba.

-Todos sabemos que por ti la mayoría cambiarían de hetero a lesbiana, menos Kiara claro soy suficientemente sexy para que me cambie por una mujer.- me dice guiñándome el ojo.

Reí ante su comentario.

-Estámos hablando en serio.- la verdad Max si era lindo y era el hombre que cualquier mujer heterosexual desearía.- dicen que el dedo gordo del pie de un hombre define el tamaño de su miembro y créeme amigo el tuyo deja mucho que desear, tu belleza no sería nada de ayuda en ese caso.- reí un poco.

-Púdrete Mili.- me muestra el dedo del medio.

Entonces cuando detengo el balón en mi pie, me dispongo a patearlo muy fuerte para que dé con él, mientras ese idiota se agachó, le dió a una chica que iba con bolsos de compras, a causa del golpe se cayeron sus y oí como algo se rompió.

Mierda.

Mi Jugadora Favorita (parte I) Editando¡Lee esta historia GRATIS!