-11-

162 19 0


Existe en mí esa necesidad de elegir cuidadosamente a la gente que va a formar parte de mi vida. Podría pasar años compartiendo oficina con una persona, pero si había algo que me causaba intranquilidad cada vez que estaba cerca de ella, jamás la consideraría una amiga. Así también, había personas que sin una razón aparente se aparecieron frente a mí y el corazón me revoloteaba de emoción. Las ganas de querer saber más de ellas, la desesperación cada vez que estaban ausentes, la añoranza de su compañía, eran las señales que me dejaban ver que las había elegido.

El muchacho que danzó en la playa intentando llamar mi atención, aquel de facciones masculinas pero comportamiento infantil, el que escondía su sufrimiento y el que luchaba por hacer sus sueños realidad, ese era el que mi corazón había escogido como amigo. No existía una explicación razonable, como así tampoco existía con las demás personas que seguían en mi vida, simplemente había sido elegido. El problema residía en que, aunque mi corazón se tomara el trabajo de seleccionar, mi mente era más fuerte la mayoría del tiempo. Podía aceptar que quería quedarme para disfrutar de su amistad, peor entendía perfectamente que estas no eran vacaciones (¿Cómo no hacerlo si Karen me lo repetía cada vez que le preguntaba si podíamos tomarnos la tarde libre?), y que no podía darme el lujo de quedarme en aquella isla.

Sentía que hacía lo correcto, desvalorizando las decisiones que tomaba mi ingenuo, y por eso maltratado, corazón.


I'm gonna make you love me  [BangYongguk]¡Lee esta historia GRATIS!