-9-

176 22 0


-Trabajo aquí desde que tengo 17. Tengo 25 ahora pero pronto me voy a ir. Mi tío me trajo cuando escapé de casa. No quería quedarme ahí, era un pequeño pueblo en donde mis sueños nunca se harían realidad. Es por eso que decidí escapar, encontrar un mejor lugar para quedarme y perseguir mis sueños. Pero era demasiado joven y muchas cosas parecían fáciles en aquel tiempo. Mi tío me encontró en algún parque cuando estaba medio muerto por los golpes que alguien me había dado. Se enojó mucho conmigo pero me dio un lugar para quedarme aquí, en esta isla, y también me dio este trabajo. Murió hace unos meses y es una lástima porque él siempre creyó en mí y me alentó a seguir mis sueños. Ahora que estoy a punto de alcanzarlos, él no estará allí para verme hacerlo...

Estábamos sentados a la orilla del camino que separaba el hotel de la playa. Su uniforme de mesero estaba manchado con sangre y sus ojos seguían humedecidos. Supuso que debía contarme su historia para que yo entendiera por qué seguía en un lugar así.

- ¿Esta es la primera vez que alguien te golpea así?

-No, pero ya me habían advertido que si sucedía de nuevo sería despedido. No soy bueno recibiendo órdenes - Sonrió.

- ¿Exactamente por qué te golpearon?

-No quise cambiar su agua. No soy bueno haciendo lo que la gente me dice que haga, pero tengo una muy buena memoria y estoy seguro que me pidió una marca específica de agua y de alguna manera cuando se la llevé a la mesa, quería otra marca. Le dije que debería tomarse la que le había llevado porque de todas formas era agua, pero se ofendió y me golpeó diciéndome que era un niño irrespetuoso.

-Maldito.

El aire salió de su nariz mientras sonreía a medias. Su expresión taciturna me llenaba de tranquilidad, lo sentía como a alguien cada vez más cercano y mientras ese tipo de sentimientos me rodeaban, el recuerdo de mi partida me golpeó. Yo no iba a estar en aquella adorable isla por mucho tiempo más, en realidad todo ese circo de la cena lujosa era porque tenía que irme al día siguiente.

Cerré mis ojos con resignación y dejé que la brisa de la playa recorriera mi cabellera.

- ¿Por qué?

- ¿Qué?

- ¿Por qué trataste de ayudarme?

- ¿A qué te refieres? Tú...

Me diste esas hermosas sonrisas y pusiste en mi mente pensamientos de felicidad.

-Tú me devolviste el pasaporte y estoy agradecida por eso, de otra manera estaría atrapada en esta isla.

- ¿No te gusta estar aquí?

-No es eso, yo...yo necesito volver al trabajo y por eso no puedo quedarme. Bueno, supongo que ahora yo debo decirte a qué me dedico, ¿verdad?

Asintió con la cabeza.

-Um, bueno...mi nombre es Alena tengo 24 años y estoy en este país hace dos semanas. Vine aquí principalmente por dos razones, pero tú sólo puedes saber una de ellas y esa es que soy una investigadora tratando de estudiar el comportamiento de las personas que viven aquí

- ¿Cuánto tiempo te vas a quedar?

-3 meses.

- ¿Y te estás quedando en algún hotel en la capital?

-Sí.

- ¿Puedo saber la dirección?

- ¿Estás coqueteando conmigo? ¿Así sin más? ¿Nada de decir cosas lindas como que mi cabello luce bonito o algo así? Eres muy malo en esto.

Sonrió nuevamente. Eso era lo que quería, si tenía que despedirme de aquel muchacho quería hacerlo mientras él sonreía la mayor cantidad de veces posible. Realmente sentía que iba a extrañarlo.

-Voy a ir a la capital muy pronto ¡Te dije que voy a hacerla en grande!

- ¿Qué significa eso exactamente?

-Canto. Canto desde que tenía 4 años y mi sueño siempre ha sido convertirme en un cantante famoso. Firmé un contrato con una compañía y estoy a punto de hacer mi debut. Todavía hay algunas cosas por hacer, pero en cuanto pueda, viajaré y comenzaré con los ensayos

- ¡Alena!

La voz que llegaba del interior del hotel hizo que los dos nos diéramos la vuelta para ver a quién pertenecía.

- ¿Qué demonios estás haciendo aquí? Te dije que te quedaras dentro de la habitación del hotel y estás todo el tiempo saliendo como lo hiciste ahora. Recuerda que este es un lugar desconocido para ti y perderte es algo que puede sucederte fácilmente

Miré a Daehyun un poco avergonzada y otro poco divertida por la situación.

-Lo siento, mi mamá está aquí. Supongo que debo irme ahora.

-Está bien, podremos continuar nuestra conversación mañana.

Lo siento, no iba a haber un mañana, pero no puedes saberlo. Yo me iré en silencio y mis palabras se quedarán flotando en este aire salado.


I'm gonna make you love me  [BangYongguk]¡Lee esta historia GRATIS!