Capítulo 18

107 9 7

Todo había cambiado.

TaeMin se había divorciado de Soo el cual ahora se encontraba en la cárcel asumiendo sus delitos. Se habían dado cuenta los padres de TaeMin de todo lo malo que había pasado, había sucedido por que ellos dejaron que sucediera.

KiBum y TaeMin se encontraban en planes para unir las dos empresas. KiBum lo hacia para su amado pequeño y su hija estuvieran bien, después de todo el padre se Tae le había dejado la empresa a cargo y trabajaría como presidente de ambas.

TaeMin cargaba a su pequeña niña que se había quedado dormida después de tanto jugar en el parque con su otra abuela, la mamá de KiBum. Caminaba por los pasillos de la empresa cuidando que su hija no se despertará en el transcurso del camino, entró a la oficina de su ahora prometido y éste le dedicó una sonrisa antes de levantarse de donde estaba para ayudarlo con la pequeña. Dejo un casto beso en sus labios, para mirarle con una sonrisa en sus labios.

-Veo que fue un día cansado para los dos, ¿No? -Dijo KiBum, mientras mecía a su pequeña.- ¿Tuviste problemas con ella, amor?

-No, ninguno. Tú mamá es muy amigable como siempre. Siempre andaba detrás de GwiBoon y pude descansar un poco. -Habló, sentándose en el sofá que se encontraba a un lado de la oficina.- ¿Casi terminas? Estoy agotado, demasiado diría yo.

-Últimamente andas así, ¿Será por lo que hacemos en las noches, mi amor?

El rostro de TaeMin no podía estar más rojo. La vergüenza se había hecho notar en sus mejillas como normalmente lo hacía. El mayor rió sentándose a su lado. Como amaba ver a su pareja así, tanto había extrañado esto, esperado para estar junto a él otra vez y poder verle. Todo por culpa de la avaricia por parte de su suegro. Todo por culpa de aquellas personas que ahora están sufriendo sus errores y malas decisiones.

Sentó a su hija en su regazo, apoyando su cabeza en su pecho para así poder poner una de sus manos sobre la mejilla de su menor, con ayuda de sus dedos acarició está para besar sus labios otra vez.

-Eres un tonto, ¿Lo sabías? -TaeMin frunció sus labios mientras miraba a su prometido.

-Me acabo de dar cuenta ahora que lo dices, Taem. ¿Cuidas a GwiBoon? Ya casi terminó los papeles y después soy suyo, toda la tarde. -Le pasó a su hija para regresar a su escritorio y seguir.

Y era cierto, no habían perdido tiempo en nada. Desde que se habían reencontrado habían estado juntos.

Las semanas pasaban y TaeMin estaba inquieto. Había algo que no le gustaba de la nueva secretaria de KiBum. Siempre estaba detrás de él y le hablaba a todas horas diciendo que habían "Nuevos documentos" que debían ver juntos.

KiBum había prometido acompañarlo al doctor, ya que TaeMin le decía que se sentía mal. Mas nunca fue con él, ahí se encontraba TaeMin en el consultorio enojado, mirando su anillo de compromiso, él lo había prometido y se encontraba ahí sólo. Negó pasando al consultorio, otra vez se encontraba en uno. Al entrar encontró a su doctora sentada en su escritorio sosteniendo algunos papeles, de seguro de otros pacientes; se sentó en la silla frente a está y espero a que hablará.

-Hola, TaeMin. Veo que estás nuevamente aquí, ¿Cómo esta GwiBoon? -Preguntó, mirando a este sobre sus lentes, no había cambiado nada mas su cabello ahora era de un color rojizo. Está saco la carpeta con el nombre "Lee TaeMin" y comenzó a leer su contenido.

-A estado bien, su abuela la esta cuidando mientras su padre y yo trabajamos. Mi corazón ha estado bien también. Hasta ahora no ha dolido. -A cada palabra qué decía ponía su mano en su pecho, su vista se fijo en la de la doctora para dedicarle una leve sonrisa.- solo que me he estado sintiendo mal, presiento algo pero no se...

-¿Cuáles síntomas has tenido? -Comenzó a escribir en una hoja blanca los datos del paciente y siguiente sus síntomas, asintió a lo que decía el menor para quitarse sus lentes y verle.- necesito hacerte un examen de sangre, si es lo que estoy pensando tendremos que comenzar de nuevo, TaeMin.

Así, TaeMin se hizo la prueba de sangre junto con otras para saber si su corazón estaba sanando o tenía algún problema nuevo. Si está atinaba a sus sospechas tendría que pedirle reposo absoluto, no quería verle mal como en aquella ocasión, le había tomado demasiado cariño a TaeMin, si éste se fijará en las mujeres ella sería la primera en hacer fila para conquistarlo.

***

-KiBum, ¿Por qué rayos no fuiste a la cita conmigo? Dijiste que irías.

-Mi amor, Ari me llamo para ver lo de la siguiente cita con unos empresarios que vendrán de Japón. -Tomo las manos de su pareja dejando un pequeño beso en ellas.- era importante.

-¿Qué? -Frunció sus cejas, soltándose del agarre que el mayor había hecho sobre sus manos. Bufo negando.- claro~ ahora los negocios y la Ari esa son más importantes que TÚ prometido y TÚ hija. Vaya, en ese caso ni cuando éste en la empresa te habló, no sea y mi presencia interfiera en tus asuntos.

-TaeMin, no digas tonterías.

-¿Tonterías? Es la verdad y ella también lo sabe.

TaeMin lo sabia. TaeMin sabia que algo estaba mal y no descansaría, hasta que KiBum se diera cuenta que pasaba.


Hola, ternuras. Vengo a dar señales de vida, espero me comprendan ya que no tengo mucho tiempo o a veces la inspiración no llega a mi, pero venga, aquí me tienen con un nuevo capítulo. Así que ¡Disfruten! Que se viene el final:3

¡Los adoro!♡

La hija de Kim KiBum.¡Lee esta historia GRATIS!