Prólogo

5.2K 203 103

Adrien actualmente tiene 25 años de edad, después de haber derrotado a Hawk Moth se vinieron los días de paz. Pero jamás contó que comenzaría tener mala suerte. Hace dos años su padre producto de algún azar del destino comenzó a perderlo todo hasta encontrarse como está ahora. Viviendo en una modesta casa como cualquier persona que tiene que trabajar por su subsistencia. Los días de modelo en la marca de Gabriel Agreste habían terminado, no más reflectores y mucho menos presiones más que la de conseguir un trabajo que le permitiera tener vivir con ciertas comodidades que necesitaba. Pero ¿Qué pasó para que llegara a este punto su vida?

Remontemos la historia a hace unos años, cuando Marinette y él eran compañeros en una de las mejores escuela de diseño de París y por supuesto en la graduación de final de carrera, algo que quizás marco el inicio de su mala suerte.

Marinette estaba parada frente a él con un vestido hermosamente diseñado por ella, la mayoría de las personas presentes tenían diseños hechos por la marca Gabriel Agreste excepto ella quien tímidamente se enfrentaba a su mayor miedo desde ya hace varios años. Respiró hondo disipando el rubor y los nervios de su voz para mirar con decisión al Rubio que la miraba de alguna manera expectante a lo que ella le diría.

-Me gustas... Me gustas Adrien, siempre me has gustado... - Adrien abrió los ojos en grande. Como podía Marinette haberse fijado en él sin siquiera conocerle bien.

-Oh... Ya veo... -el rubio rasco su cabeza. Esta era la parte donde debería aceptar pero muy ajeno a eso simplemente siguió órdenes de unas de las organizadoras del evento memorable. Le ofreció una de sus manos y le sonrió amablemente- Hablemos eso después de la fiesta...

Cuando ella tomó la mano de Adrien los reflectores apuntaron a ella, Adrien aún permanecía con una agradable sonrisa.

-Y vamos a presentar a las estrellas de la noche... El Sr Adrien Agreste y la Srita. Marinette Dupain-Cheng ambos primer puesto de nuestra prestigiosa carrera. Nos honrarán con la primera pieza de baile de la noche... -la voz parecía animada, la chica quien la presentaba era algo melosa, la presidenta del consejo de estudiantes de la escuela Diseño se caracterizaba por ser dura pero también por hacerle la vida imposible a Marinette. Hoy, último día que la verían no podía faltar la cerecita del pastel.

La música comenzó a sonar, la supuesta coreografía impuesta por la presidenta decía que Adrien debía dar dos pasos atrás antes de acercarla a él y bailar pegados como si ella fuera una princesa. El rubio ojiesmeralda dio dos pasos hacia atrás y sin previo aviso y la vista de todos los presentes en esa fiesta, un baldazo de pintura roja cayó sobre Marinette empapándola completamente, Adrien no pudo evitar reírse.

Marinette se sacó un poco de pintura de la cara mientras veía a todos a su alrededor riéndose, menos sus queridos padres, amigos y otros adultos que les pareció un exceso aquella broma. La azabache quien había confesado sus sentimientos esa noche terminó con el corazón destrozado, Adrien estaba riendo de lo que le había sucedido, sus ojos no tardaron en llenarse de lágrimas. Salió huyendo despavorida mientras que fue seguida por Alya y sus padres fuera de las instalaciones.

Nino quien se encontraba detrás de Alya volvió a la fiesta para ver a su amigo con chicas alrededor de él, se le veía la cara de incomodidad por lo sucedido quizás solo fue preso de las artimañas de esas mujeres ineptas. Y Esa fue la última Noche que Marinette y Adrien cruzaron palabras.

A partir de ese día Chat Noir no vio más que algunas veces por semana a Ladybug, se le veía algo triste por algo que él desconocía así que sus coqueterías no funcionaban con ella. Lo evadía y alejaba tratándolo mal, él lo soportaba porque estaba enamorado de ella hasta que las dulces palabras de ira salieron de sus labios para marcarlo desde ahora y para siempre.

SWEET LADYBUG E.[MIRACULOUS LADYBUG]¡Lee esta historia GRATIS!