Sentimientos.

3.3K 226 7

Estaba harto de sentirse así por su estudiante era algo absurdo. Esos sentimientos estaban apunto de matarlo, bueno en realidad no, el era y es el mejor Hitman del mundo nada ni nadie puede matarlo ni si quiera esos absurdos sentimientos por el pequeño y frágil castaño que le encantaba ver caminar por las mañanas con su cabello mas desordenado de lo normal, con esas orbes color caramelo que lo veían todas las mañanas con dulzura. El chico lo estaba provocando el Hitman lo aseguraba ya que no podía haber alguien tan lindo e inocente o por lo menos alguien con tanta dulzura que causaba ganas de monopolizar lo, tenerlo solamente para el, él querer evitar que sus guardianes le hablaran era algo que su consciencia pedía a gritos ya que cada vez que los veía juntos se moría de celos.
No podía negar que estaba enamorado de su estudiante, futuro jefe y sucesor de la mafia mas importante del mundo, el Reborn el mejor Katekyo Hitman del mundo estaba enamorado de nada mas y nada menos que Sawada Tsunayoshi el décimo Vongola.
Algunos dirían que sería de lo mas absurdo que el mejor asesino a sueldo y ha sangre fría podría estar enamorado de un tonto niño de secundaría que era mas torpe y malo en deportes. Muchos dirían que eso era patético y no solo lo decían por el débil muchacho de cabellos castaños y ojos caramelos que era la presa del azabache de ojos negros afilados y unas singulares patillas. Reborn estaba consiente que el chico a primera vista no era él más fuerte, el mejor de su clase, el mas hábil o con todos esos dones que debería tener un futuro jefe mafioso, pero si de algo estaba seguro era de ese gran corazón lleno de amor y comprensión que el pequeño tenía. Tal vez no se haya enamorado por que el chico sea la gran cosa si no por su sencillez y esa bella sonrisa.
Si duda alguna si alguna vez al azabache le preguntaran:

¿Qué provoca en ti Tsunayoshi Sawada?

Sin dudarlo su respuesta sería algo como: ¿Sawada? Pues el chico provoca de todo en mi, desde una admiración incomparable, hasta un amor que va mas haya de la relación tutor-alumno, me provoca unas ganas indescriptibles de protegerlo, mimarlo, sin duda alguna el provoca amor en mi.

Pero como todos conocemos al Hitman el tenia orgullo y no admitiría eso enfrente de nadie, bueno tal vez algún día frente del castaño pero de nadie más. Pero bueno algún día admitiría los sentimientos que su alumno causaba en él.

Mi Dame-Alumno.¡Lee esta historia GRATIS!