Cuarto Capítulo

16.3K 844 42

UN RESCATE NO TAN PERFECTO


Kass los miró estupefacta. No sabía si deprimirse o echarse a reír. Y es que sinceramente, después de su espectacular entrada, no estaba segura de que llegaran muy lejos y menos con un escuadrón de merodeadores asechando. Eso le perecía algo completamente imposible de lograr. Pero la tres personas frente a ella tenían la determinación tatuada en al rostro.

—No... no quiero ser grosera pero ¿Cómo planean salir de aquí?

—De la misma manera en que llegamos. —dijo Andrew.

—¿Y cómo entraron? —pregunto Kass, esto iba a ser bueno.

—¡Yo los traje! —gritó Avril refulgiendo de orgullo.

—¿Tú? —Kass miró a los otros dos casi deseando que se rieran, que le dijeran que le estaban tomando el pelo, pero eso no ocurrió —Pero tú... tú eres... eres una niñita.

—¿Vas a empezar como Joon? —dijo frunciendo el ceño —Yo puedo ser una niñita, pero eso no quiere decir que no pueda ayudar. Quiero ver como salen de aquí sin mí.

Avril se dio la vuelta sobre sus talones y echó a andar hacia el otro lado de la habitación. Se paró dándoles la espalda y con los brazos firmemente sobre el pecho. Y con un fuerte chasquido desapareció, ni siquiera la nube de polvo que dejó logró esconder el hecho de que ya no estaba.

—¡Oh genial! La ofendiste. —dijo Joon en tono cansino.

—Pero... pero... ¿Dónde ESTÁ?

—Avril es lo que el CBI llama mentalis, tiene la capacidad de tele-transportarse a placer, pero está en entrenamiento y no controla su fuerza. —dijo Andrew.

—Sí y es temperamental. ¡Ahora estamos atrapados aquí hasta que quiera volver! —dijo Joon sentándose en el escritorio.

—Y dinos ¿Que puedes hacer tú? —dijo Andrew.

Kass se ruborizó. No tenía ni idea de cómo contestar a eso, teniendo en cuenta que estaba con dos Demons no quería ofenderles. Pero al ver que no hablaba Andrew sólo sonrío, lo que provocó que Kass se ruborizara aún más. Él era bastante guapo si lo mirabas bien, aún con las "patas de araña"

—Yo, —dijo él con educación —soy lo que llaman un clon. —dijo el levantando las manos que llevaban guantes de cuero —Por el momento es involuntario, bueno soy de nivel dos así que es más difícil de controlar.

—Yo soy una mimetizadora. —dijo Joon —Es útil, aunque hay personas que pueden hacer cosas más impresionante, aunque no me quejo.

Ambos la miraron con expectativa.

—Bueno... primero que nada soy Kassandra.

—Bonito. —dijo Andrew

—Y según lo que escuché soy una elemental tierra de nivel Uno.

La boca de Joon se abrió y Andrew se le quedó mirando por un minuto. Kass se estremeció un poco, presa de un terror inusitado, no tenía ni idea si aquello era bueno o malo.

—¡Wow! —dijo Joon.

—Grandioso. —dijo Andrew

—¿Disculpa?, ¡Casi derribo la escuela!

—¿Tú hiciste esto? —dijo Joon mirando alrededor.

—¡Vaya! ¡Eres buena!, pero no te preocupes. —dijo él rápidamente al ver la cara que ponía Kass —Todos pasamos por eso.

—¿Ustedes provocaron un terremoto?

—Ja, ja... ¡no!, pero todos sufrimos una primera implosión.

DemonsDonde viven las historias. Descúbrelo ahora