-7-

230 21 0


Una cena con la gente más adinerada de la paradisíaca isla. Esa era la siguiente cosa por hacer en mi lista; una lista que había sido escrita por Karen, con un contenido que yo no conocía y que solamente llegaba a saber cinco minutos antes de que aconteciera. Me alisté solamente porque ya había fastidiado a mi compañera lo suficiente los días anteriores al no asistir a ninguna de las reuniones que había planeado, además, se suponía que aquellas no eran vacaciones sino trabajo.

El restaurante de aquel hotel era encantador, lujoso, pero con ese toque fresco de la isla. No lo había visitado antes porque después de cada atardecer me dirigía directo a mi habitación y cenaba allí para evitar a la gente...y también a Karen. Los millonarios nos esperaban con las mesas llenas de comida marina.

La cena transcurrió como otro de los eventos sociales a los que había asistido. Ni siquiera podía mantener mis pensamientos en alguno de los tantos temas de conversación que se trataban. Quizá era el cansancio de aquel día o simplemente no estaba hecha para conversar. Solamente venía a mi cabeza la sonrisa de aquel chico y a veces, con menos frecuencia, el recuerdo de Yongguk.

-Alena, ¿puedes venir conmigo? - Karen estiraba de mi brazo para llevarme al baño.

- ¿Estás loca? La gente allí afuera es la más adinerada de este lugar.

Agaché la cabeza y asentí. No entendía por qué debía fingir estar pasando un tiempo agradable con ese tipo de gente, pero si ella lo decía, debía estar bien.

-Lo siento, sé que no estoy haciendo lo correcto. Te prometo que voy a poner una sonrisa en mi rostro y pretender que todo es hermoso y que soy la mujer más feliz de la mesa.

-No necesito tu sarcasmo. Lo que realmente quiero es tu trasero en esa silla. Quizá lo de la sonrisa sería de ayuda también.

Volviendo, presenciamos una escena que resultó desagradable para todos y que me costó luego prenderme de aquel jovencito por un largo tiempo.

I'm gonna make you love me  [BangYongguk]¡Lee esta historia GRATIS!