Thirty Two

1.8K 76 2

Mi madre me mira y se empieza a reír.

-¿De verdad que quieres ir? -Me pregunta. -Porque tu cara no es que sea muy buena...

-No lo sé. -Admito apoyándome en le ventana. -Pero tarde o temprano tendré que hablar con el.

-Hay mi niña que ya tiene dieciocho años. -Dice mirándome feliz.

-Lo sé. -La miro sonriendo.

-Ya hemos llegado. -Para el coche en una de las entradas. -Si necesitas algo me llamas y vengo a por ti.

-Si mamá. -Sonrío bajándome del coche marcando el número de Angela.

-¿Dónde estás? -Pregunta nada más descolgar.

-Tía, acabo de llegar. Estoy justo al final de la cola.

-Dame cinco minutos. -Dice y cuelga.

No tarda ni cinco minutos cuando ya la veo de lejos.

-¡Felicidades! -Grita corriendo hacia mí.

-Gracias mi amor. -Respondo abrazándola fuerte. -Echaba de menos verte.

-Ya bueno, supongo que esa noche no acabo bien que digamos.

-¿Y has hablado con el? -Le pregunto mientras nos ponemos en nuestro sitio de la fila.

-Le dije que no podía aguantar con todo.

-Vamos que...

-Se acabó. -Finaliza al borde de las lagrimas y la vuelvo a abrazar. -Gracias.

-No las tienes que dar, para eso estoy aquí.

~~~

-¿Crees que habrá venido? -Le pregunto a mi hermano observando a todas las fans desde una gran cristalera mientras todas gritan y me saludan.

-Es su cumpleaños, feria, ha tenido instituto, seguro que tendrá mejores cosas que hacer que venir a aguantar a fans que chillan y la critican durante seis horas par después cuando le toque no pueda hablar contigo.

-Joder. -Bufo llevándome las manos a la cara. -Le prometí que hoy iba a estar con ella.

-Deberías asumir que esto ya ha pasado, es lo mejor.

-¿Y si todavía está ahi? ¿Y si de verdad le importo como para aguantar lo que es una firma para poder hablar conmigo? ¿Y si no se ha olvidado de mí Dani?

-Si todavía le importas, te lo demostrará.

~~~

Miro bastante atenta a los gemelos que están detrás de una gran cristalera.

-¿Estás bien? -Me pregunta una chica sentándose a mi lado. -Llevas un rato sin moverte.

-Eh... Si, estoy bien gracias. -Le contesto con cariño.

-Ostras, ¡tú eres la novia de Jesus! -Grita y varias miradas se posan en mí y en Angela.

-Yo no soy novia de Jesus. -Le contestó con calma.

-Pero...

-A ver. -La interrumpo. -Fuimos algo, pero se terminó.

-Porque estos dos son gilipollas. -Dice Angela metiendose en la conversación. -Si hubieran hablado estarían juntos otra vez.

-¿Y por qué no hablas con el? -Me pregunta la chica.

-Porque no.

-Pues tú eres tonta. -Dice y Angela le da la razón. -Seguro que él te entendería y podríais a arreglar las cosas. Si sois adorables los dos juntos.

-Gracias. -Respondo algo colorada. -Supongo que tendré que hablar con el, ¿no?

Ni un minuto más {Gemeliers}¡Lee esta historia GRATIS!