Capítulo 51-Luchar hasta el final.

2.2K 169 12

Revise rápidamente mi espalda en busca de mi arma, pero la había dejado en casa porque estaría con Mattias, ahora se que era una equivocación haberla dejado. Saque mi celular de mi bolsillo e intente marcar el numero de alguno de los guardaespaldas pero la voz de mi chica me hizo sobresaltar.

—¡No lo lastimes Jared! ¡Es un niño por Dios!

Entre sin esperar mas nada.
Me quede atónito mientras fruncía el ceño. El ex de Clarisa tenía a mi hijo mientras le ponía un arma blanca en el cuello, mi corazón dio un vuelco.

—J-Jared —tartamudeo.

Clarisa está en el suelo llorando, estaba toda despeinada y aunque tenía su cabeza gacha sabia que la había golpeado. La mirada de mi hijo me dejó frío, estaba pidiéndome auxilios. Me acerca a Isa y él se movió.

—¿Estas bien amor? —pregunte en un hilo de voz sin dejar de ver a mi pequeño.

—S-sí —intentó sonar fuerte pero fue un fracaso —No dejes que lastime a nuestro hijo, por favor Jay —suplicó.

—¡Callate perra! ¿por una cosa como él me has dejado? ¡críe a tu maldito bastardo y con esto me pagas? —alzó su voz haciendo temblar al pequeño.

—¡Sueltalo ahora mismo o no respondo! —grite. Él rió escandalosamente haciendo poner mis pelos de gallina.

—¿Por qué voy a hacerlo? ¿ah? —vi como presionaba el cuchillo en el cuello de mi hijo.

—¡Lo va a matar Jay! —gritó Isa e intento levantarse.

—El problema es entre nosotros dos, no icluyas a Mattias.

—¡Ella no quiso escapar conmigo ahora que se atenga a las consecuencias!

—Papi para, por favor. Me estas lastimando —una lágrima cayó por su mejilla. Trague en seco, mis lágrimas estaban por escapar, mi hijo podía perder la vida en un dos por tres y no podía hacer nada mas que suplicar.

—¿Lo escuchaste,Jared? Te ha llamado papá...¿eres capaz de matar a tu hijo? —murmure acercandome.

—¡Calla Rodrigues! —exclamó. Su mano estaba temblando y por su frentre corría el sudor.

—Basta ya. Deja que se vayan... Se un hombre y peleemos.

Jared lanzó a Mattias al suelo y el pequeño cerró sus ojos. Mis ojos se abrieron, me tire al suelo y comencé a moverlo pero no hacia nada.

—Hijo, despierta... —Isa lo abrazaba.

—¡Matt, Mattias! —exclame con mis puños apretados —¡Abre tus ojos,joder! —una lágrima escapó por mi ojo izquierdo y la arrebate.

Siento un cuerpo detrás mio y volteo encontrándome con la mirada diabólica del castaño.
Él se tira sobre mi con su cuchillo, en el piso mi mirada se concentró en Isa y Mattias, ella lloraba desconsoladamente mientras abrazaba el pequeño cuerpo de nuestro hijo, era un completo cobarde no he protegido a mi hijo ni a la mujer de mi vida. Me sentía débil y sin fuerzas ¿qué podía hacer? Estefan ha muerto y siento como si estuviera muerto en vida.

“Nunca dejes de luchar por lo que amas, pelea Jay pelea hasta el final y no dejes que él gane la batalla” me había dicho Estefan en nuestra ultima conversación y eso haría, luchar.

Con incomodidad y usando toda mi fuerza lo golpee en la entre pierna haciendo que él gimiera de dolor y se moviera dejandome
en libertad.

—¡Sal Isa, busca ayuda! —alcé mi voz, ella me escuchó y vi como trataba de levantar a nuestro pequeño.

My little sunshine.¡Lee esta historia GRATIS!