El comienzo de una tormenta

67.8K 5.3K 1.4K




~Capítulo 1~

{Isabella}

Había pasado ya un año y seis meses desde la muerte de mi madre, una muerte horrible, algo que no olvidaría en mi maldita vida. Leah White, era una hermosa mujer de pies a cabeza, modelo de vocación y madre por decisión con un gran corazón. Mi padre John White, se desvivía por ella, se amaban de una manera incondicional y única. Él juró protegernos de todo, pero no pudo cumplir su objetivo. No lo culpaba, aunque sí lo lamentaba y lo haría siempre.

Mi madre fue violada, profanaron su cuerpo de la peor manera y luego la asesinaron, todo por querer lastimar a mi padre por su trabajo y el poder que poseía, mas ese poder de nada le sirvió cuando sus enemigos lograron llegar a mi madre. Todo por el dinero, todo por obtener el poder que él tenía como accionista mayoritario de una empresa constructora, todo por un maldito contrato millonario que él le había ganado a la competencia, todo por la maldita avaricia.

Eso era lo que nos habían dicho.

Eso fue lo que sucedió.

Desde que había ocurrido lo de mi madre, John — mi padre — se empeñó en protegerme enviándome al extranjero; dejé mi tranquila vida en California, mis amigas, mis estudios y a mi novio de toda la vida — Elliot Hamilton —. Me dolió mucho, pero también comprendía el miedo de mi padre; nos arrebataron a mi madre y no quería perderme también a mí.

En todo ese tiempo que estuve fuera me dediqué a aprender diferentes tipos de artes marciales y defensa personal, para mí era algo necesario pues en algún momento los enemigos de papá llegarían a mí y aunque pudiesen matarme no se las pondría tan fácil.

Lucharíamos hasta la muerte.

Y estaba de acuerdo con mi conciencia. No estaba loca, solo era una chica acostumbrada a hablar con su yo interior.

A discutir sería.

A eso también.

Volviendo al punto, el tiempo de regresar a mi país había llegado, deseaba retomar mis estudios y enfrentarme a la realidad, pero para mi mala suerte, mi padre me permitió regresar al país mas no a California. Mi nuevo hogar se encontraría en el estado de Virginia, todo estaba preparado para mi regreso; viajaría desde Tokio donde me encontraba en la actualidad — y haría escala en diferentes países hasta llegar a Richmond, Virginia. El viaje sería largo, pero estaba emocionada por volver, por retomar mi vida y tratar de iniciar de nuevo, intentando olvidar un poco el dolor o por lo menos saberlo llevar y aprender de él.

Las chicas con las que estuve todo el tiempo en Tokio se encargaron de hacerme una bonita despedida, mis compañeras de la academia de artes marciales en la que estuve se convirtieron en parte de mi familia y el maestro Baek Cho, fue como mi segundo padre.

— Te extrañaré mucho, Chica Americana — dijo Lee-Ang con su acento asiático bien marcado, ella era la hija del maestro Baek y durante mi estancia en su país fue la más cercana a mí. «Chica Americana» era el apodo con el que fui bautizada.

— Y yo a ti, gracias por todo — dije sincera y luego nos dimos un abrazo de despedida.

Mi maestro me esperaba en su auto, durante todo el viaje hasta el aeropuerto se dedicó a aconsejarme y agradecía de corazón todo lo que había hecho por mí.

Agradecías todas las veces que hizo que te patearan el trasero.

Pues sí, de ello aprendí mucho.

Corazón de Hielo ® (18+)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora