Cap 2.5

558 20 8

SANDRA

Aquella tarde antes de ir con Álvaro, María y Dani decidí ir a un mercadillo que había cerca de casa de Blas. Hablando de Blas, después de romper, no iba a quedarme en su casa, eso estaba claro. Me buscaría un piso que se alquilara y que estuviera lo más cerca posible de la zona de las carreras. 

En el mercadillo, me compré un pañuelo blanco que se ajustaba perfectamente a cualquier cuello sin quedar demasiado ajustado y una pulsera de madera. Saliendo de uno de los puestos, miré a mi alrededor para ver algo que me llamara la atención. Y lo encontré, pero no era exactamente lo que yo buscaba.Ahora mi cabeza veía fantasmas.

En uno de los puestos, detrás de unas cortinas movidas por el viento, estaba viendo el rostro de Raquel. No solo su rostro, si no que su cuerpo entero. No podía dejar de mirarla, era ella mirando las cortinas que había allí. En un momento dado, miró a su derecha y le saludó con un beso. No me lo podía creer.

Había sustituido a Álvaro por Andrew, lo único que tenían en común era que ambos nombres empezaban por A.

Se fueron de allí muy cariñosos caminando por las calles. Caminé hasta llegar a la misma calle y observé aún alucinada y en shock como se alejaban y desaparecían entre la gente. Cuando salí del estado de shock cogí mi móvil del bolsillo y llamé a todos para quedar en casa de Blas. 

***

-¡Esta viva!-dije mientras entraba en casa de Blas cerrando de un portazo y corriendo al salón haciendo que todos se callaran.

-¿Qué?

-Esta viva.

-¿Quién? ¿De qué estás hablando, Sandra?

-La he visto en el mercadillo cerca de aquí. Raquel está viva.-Todos aquellos pares de ojos se abrieron como platos con tan solo escuchar su nombre, al igual que sus nombres.

-Ven, será mejor que te tumbes un rato. Te ha debido dar algo.-dijo Blas mientras se acercaba a mí y tiraba de mí para que me sentara en el sofá y me relajara.

-¿No me créeis? ¡Es verdad!-miraba a todos buscando alguien que me apoyara.

-Habrás visto a alguien parecido. 

-No. Dice la verdad-No me habría esperado que Carlos afirmara lo que había dicho-. Yo también la ví el otro día en las carreras. 

Todos se miraron entre sí mientras él y yo manteníamos una mirada de alegría puesto que éramos los únicos que la habíamos visto y sabíamos a ciencia cierta que estaba viva.

-¿Por qué no me dijiste nada, Carlos?-en su voz se notaba frustación y algo de ira.

-Porque pensaba que no era ella, si no alguien que se parecía a ella. No era algo que se pudiera decir a la ligera. Hace tan solo unos segundos la creíais muerta. 

-¿Dónde la visteis?

-Yo la he visto hace unos minutos irse del mercadillo cerca de aquí.

-Yo la ví hace un par de noches en las carreras. Con... Andrew.-Todos le miramos sorprendidos.

-Por eso te lanzaste a por él...-dijo Yoli. Carlos asintió.

-¿Cómo tenía el pelo? ¿Lo tenía igual?-nos preguntó Dani.

-Yo se lo vi exactamente igual.

-Y yo.-corroboré.-¿Por qué?

-Era ella-se dirigió a María-. La chica de la comisaría, era ella, María.

-¿La habéis visto?¿Dónde?

-Hace un rato, en la comisaría en frente de nuestra casa. Iba con Andrew, pero salió solo. Supuse que ella estaría dentro todavía.

-Vamos.-todos asentimos y fuimos cada uno a su coche.

El primero en arrancar el motor fue Álvaro que se fue directamente a la comisaría a toda velocidad sin esperar. Supongo que todos tendríamos la misma reacción al saber que el amor de nuestra vida supuestamente muerto, estaba viva.

Ahora que Raquel estaba viva y se había confirmado, Blanca alomejor se iba por la puerta y desaparecía de nuestras vidas dejándonos ser felices y volver a ser la pandilla de antes. 

Llegamos a la comisaría y Álvaro se bajó corriendo del coche mientras subía las escaleras de dos en dos para entrar antes. Buscamos por toda la comisaría, incluso irrumpiendo en algunos despachos en los que había reuniones, pero ninguno la encontramos. Salimos Álvaro, Carlos y yo fuera para ver si la veíamos fuera. 

Así fue, pero ya estaba dentro del coche de Andrew y se habían ido para cuando llegamos a bajar las escaleras. El resto salió y nos vieron gritando su nombre en medio de la calle sobre las líneas blancas para que no nos atropellaran o no se acercaran mucho. Varios coches nos pitaban para que nos alejáramos, pero hacíamos caso omiso.

Volvimos a la acera con los demás y les confirmamos que estaba viva. No llegamos a verla, pero reconocimos de sobra el coche de Andrew y sabíamos que dentro estaban ambos. Nos fuimos a casa y nos preparamos para ir a las carreras. Teníamos plena esperanza en encontrarnos con ellos en las carreras, bueno... con ella.

--------------------------------------------------------------------------------------------

Ya sé que es corto, pero donde de verdad quiero escribir es el siguiente cap. Espero vuestros comentarios y vuestros votos. 

JUNTOS SEGUIREMOS EL COMPÁS(Auryn, no son famosos)¡Lee esta historia GRATIS!