Capitulo 23 | Te amo

10K 918 64

Es una de esas noches largas e intensas, de esas noches en las cuales la soledad me estorba pero hay demasiado trabajo como para irse a dormir y poder extraviarse en los sueños

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Es una de esas noches largas e intensas, de esas noches en las cuales la soledad me estorba pero hay demasiado trabajo como para irse a dormir y poder extraviarse en los sueños. Si, esos sueños que ya no me atormentan y solo parecen mostrar el futuro de una posible vida feliz.

¿Felicidad eterna?

Niego con la cabeza.

No por ahora, no en esta vida. La felicidad es esporádica si vivimos aguardando que sea la vida misma quien nos haga felices. Ese estado emocional no depende más que de nosotros mismos y el verdadero deseo de no rendirse cuando vamos siendo golpeados para aprender a valorar lo que el dolor nos arrebata, lo que el orgullo nos evita decir, lo que la soberbia nos prohíbe reconocer y el rencor nos impide perdonar.

Si me hubiera enojado con la vida por haberme arrancado a mi esposa, fuese un hombre lleno de tristeza y muy amargado. Probablemente estuviera lejos de las personas que sienten cariño por mí y si por casualidad de la vida, también me hubiera encontrado con Madel, en estos momentos ya estuviera muy lastimada por una estúpida manera de actuar o por hablar sin considerar sus sentimiento o los míos.

Hasta el momento, a pesar de que la conocí por una propuesta de trabajo medio descabellada, creo que la he cuidado y respetado como tanto se lo merece. Aunque no toleraría ningún desplante de mi parte y dudo mucho que permanezca a mi lado si no la trato como lo que es; una mujer luchadora, con ganas de sonreír cada segundo de su vida, con los anhelos más grandes por buscar cumplir sus sueños y una inocencia, que, si tuviera el corazón de hielo, ya me lo hubiese derretido con tanta luz que derrama a través de esos faroles verdes llenos de un mundo de lagrimas e ilusiones.

¿Qué tiene Madel que la hace totalmente diferente a las demás?

Antes y después de Monica siempre estuve rodeado por esas mujeres con cuerpos estilizados, de hermosas piernas y piel bronceada. Madel es alta, su cabello negro y ojos verdes, su piel es demasiado blanca tiene unas curvas perfectas que se acentúan con su delgadez y es extraño porque realmente come por toda una población en proceso de nutrición, ella simplemente es así, grácil y con un busto que resalta por sobre todos sus dotes de mujer. Madel tiene vitalidad y bondad en su corazón, pertenece a ese reducido grupo de personas que se vuelven como ángeles en tu camino, aunque nunca sabes cuánto tiempo se quedarán. Sin embargo, no estoy dispuesto a dejarla ir, al menos que en su corazón no exista ni una migaja de amor para mi.

No obstante, lo que sucedió hoy en la mañana me dejo claro que bajo de aquel acto de travesura natural, existe la timidez de una criatura inocente que busca atestar la curiosidad sobre esa lujuria mutua que nace en nuestros cuerpos.

Esta misma noche, antes de que pueda dedicarle más tiempo a mis pensamiento que a mi trabajo, escucho que alguien toca la puerta despacio. A estas horas, solo puede tratarse de mi hermana, quien antes de irse fuera de esta casa compartía la mitad de la noche conmigo hasta que el cansancio podía con ella y me veía obligado a mandarla a dormir.

Una Boda Falsa¡Lee esta historia GRATIS!