DÍA 1 - Capítulo 5

3.1K 279 12

Irina no durmió aquella noche. Lloró con lágrimas secas hasta el amanecer, culpándose por lo ocurrido. La morocha había creído que nadie notaría el pequeño robo. Ni siquiera necesitaba el maldito chocolate, simplemente quería sorprender a Anahí con sus habilidades. Había actuado impulsivamente, condenando a su mejor amiga a una muerte casi segura.

No solo abandonó a Anahí a su suerte en una ciudad que desconocía, sino que acababa de arruinar la única posibilidad que tendría de escoger su propio destino. Irina le robó a su mejor amiga la capacidad de regresar con sus seres queridos, la opción de empezar de nuevo, la decisión que ella nunca tuvo y que Delfina resignó por su culpa.

Siempre lo arruinaba todo. Por sus descuidos, Delfina había decidido quedarse eternamente en el purgatorio y ahora Anahí se vería forzada a compartir el mismo destino.

Irina se preguntaba si la pelirroja regresaría a El Refugio o si estaría tan enfadada que preferiría arreglársela por su cuenta.

Si tuviese tanto coraje como siempre intentaba demostrar, Irina se haría asesinar incontables veces hasta que su alma fuese destinada al infierno. De esa forma no podría arruinarle la existencia a nadie más. Pero en el fondo, era cobarde.

Aún no le había contado a su hermana lo ocurrido. No tenía el valor, no encontraba las palabras, a pesar de saber que Delfina lo descubriría tarde o temprano.

Quizás podría mentir diciendo que Anahí se encontró con algún conocido y se quedó a pasar unos días en su hogar. Eso le daría un poco más de tiempo para pensar qué decir, cómo explicar lo que pasó.

Purgatorio¡Lee esta historia GRATIS!