Prólogo.

12.2K 1.1K 144

Seúl, Corea del Sur.

22 de septiembre, Teatro MyeongDong Nanta.

Concierto de música clásica e instrumentalista.

Jung Ho Seok era un loco apasionado por el baile, sin embargo, se encontraba ahí, en ese teatro en ese concierto, que para él era aburrido.

¿Qué hacía ese chico apasionado por el baile y el hip hop en un concierto de música clásica e instrumentalista? Ni el mismo lo sabía, estaba en un intento desesperado por obtener un nuevo ritmo, pronto sería el concurso de baile nacional en el cuál el cada año participaba con algo nuevo, tenía cuatro años bailando ahí, cada año, un estilo diferente, el primer año bailo un estilo de Break dance, el segundo con Tectonic, el tercero con un baile de Locking, el cuarto con un poco de Krump, ganándose la victoria año con año, pero este año, siendo el quinto año que participara, quería mostrar algo diferente, quería mostrar un diferente J Hope, pues, en las calles era conocido como tal, la J representaba su apellido, Hope era la esperanza de continuar que entregaba su baile.

Estaba realmente frustrado, había intentado de todo, Ballet, Folklore, danza tradicional ¡simplemente nada le daba! Nada le convencía, y sentía que se veía ridículo, sin embargo, se reusaba a usar esas típicas canciones que todos usaban en esos concursos, ya que el año anterior estuvo a punto de perder, ya que cuatro personas diferentes habían utilizado la misma pista de baile que él, y este año, no le permitiría a nadie el lujo de siquiera tener la oportunidad de empatarle, mucho menos de ganarle.

Estaba a punto de irse, o más bien, ya se estaba yendo, la música clásica e instrumental no eran lo suyo, estaba a punto de caer dormido.

Se levantó de su lugar dispuesto a irse, escuchó como pasaban de instrumento a otro, escuchó como presentaban a alguien más, logró llegar al pasillo, pero la música que sonó le hizo detenerse de golpe.

Conocía esa canción, claro que la conocía, la había bailado antes, Wake me up de Avicii comenzó a sonar, se dio media vuelta, por un momento pensó que el chico que se encontraba parado en medio cantaría ¿qué clase de canción era esa en un concierto como tal? La música le llamaba, inconscientemente comenzó a bailar en ese pasillo, quedó estático al escuchar el sonido del saxofón en lugar de la voz de alguien cantando.

El saxofón conectó con él, de tal manera que hizo que su cuerpo se paralizara y al instante un choque eléctrico recorrió su cuerpo, el sonido que creaba ese saxofón se unió completamente a él, haciéndole dar ligeros movimientos poco a poco, hasta que logró acoplar sus movimientos a la perfección al sonido de ese saxofón.

Por un momento el saxofón dejó de sonar y la música de nuevo se adueñó del lugar, Ho Seok hizo sus movimientos más marcados, hasta que nuevo el sonido de ese saxofón retumbo en el lugar, cuando la presentación terminó, todos aplaudieron, todos excepto Ho Seok, que aún se mantenía absorto en lo que acababa de ocurrir.

En ese momento se había conectado a las notas de ese saxofón, al sonido de esa música, y en ese momento, Ho Seok lo descubrió.

Ese era el ritmo, esa era la música, necesitaba a ese saxofonista; volvió a su lugar, aun observando al chico que tocaba en ese escenario, quedó sorprendido al ver cómo el chico dejó de tocar esa canción tan moderna y comenzó a tocar sin compañía de un sonido más, sólo eran él y su saxofón.

Ho Seok se tomó la libertad de observar detalladamente a ese chico, arriba de ese escenario el destacaba, era uno solo con su saxofón, y parecía que no había nadie observándolo, como si no notara que estaba en un escenario, era... La imagen perfecta.

El chico tocó tres melodías y HoSeok seguía sintiendo ese choque de energía, se obligaba a sí mismo guardar todas esas ganas de bailar al compás de su música, era un sentimiento que jamás había experimentado, le hacía sentir extraño.

Cuando el chico dejó de tocar, simplemente miró a su alrededor, no hizo nada más que eso, se dio media vuelta y volvió tras bambalinas, todos comenzaron a aplaudir, incluso algunos hasta lloraban. Ho Seok no comprendía, aplaudían a un escenario vacío ¿era ese chico un arrogante conocido acaso? A lo único que Ho Seok dio lugar fue que; sería difícil de convencer.

Un presentador salió al escenario, dijo cosas a las cuales Ho Seok no prestó atención, de pronto todos se levantaban de su lugar diciendo cosas como de "Ese ultimo chico, los mitos no eran solo mitos" o "el realmente tiene talento" y uno que otro que prometían volver si él se presentaba; ninguno dijo el nombre de ese chico.

Ho Seok se frustró, decidió que esperaría a que ese chico saliera, cuando el recinto se encontraba vacío, se frustró más, el chico no saldría por ahí eso era ya más que obvio, decidió ir a buscarle.

--Disculpa... --Se dirigió a uno de los chicos que trabajaban como staff del evento -Estoy buscando a un chico... Toca el saxofón... Se presentó solo...

--Oh, él, salió por la parte trasera.

Ho Seok suspiró -Gracias -susurró y fue directo a buscarle.

Cuando lo miró sentado en una banca iba directo a él para presentarse, pero cuando miró que sacó de su estuche el saxofón se quedó estático, y en un extraño impulso, se escondió tal cual acosador detrás de un árbol.

El chico comenzó a tocar, y al escuchar esa melodía Ho Seok sintió un vacío en si mismo, la manera de tocar de ese chico realmente le afectaba.

La melodía era tranquila, pero tenía aires de tristeza, melancolía y eso hacía sentir triste a Ho Seok; una chica cabello castaño en un lindo vestido blanco apareció en la visión de Ho Seok, sacándolo del transe que había creado el chico con el saxofón.

--Tae Hyung ah, es hora de irnos -La chica le había hablado, pero el saxofonista no la escuchó, o bien, a los ojos de Ho Seok, la ignoró, en toda la extensión de la palabra, la chica suspiró y cambió su semblante dulce y tranquilo a uno más demandante -Kim Tae Hyung, deja de tocar en este instante, tenemos que irnos ¿recuerdas el horario? -El chico dejó de tocar a golpe, dejando una nota volando, cortando toda la atmosfera que él había creado, guardó rápidamente su saxofón y siguió a la chica, alejándose del lugar.

--Kim, Tae, Hyung... Bueno, al menos ya sé su nombre -dijo en un suspiro al aire, emprendiendo su camino de regreso a casa.


Sintonia | VHope |¡Lee esta historia GRATIS!