Capitulo 20

4.9K 161 3

Iba silbando la 5ª sinfonía de mi amigo Beethoven por el pasillo, mientras me acercaba a mi casillero para dejar los libros allí antes de ir a la siguiente clase. Hoy debo decir que estoy muy responsable, no he llegado tarde a ninguna clase y he ido a todas.
Debo tener algún tipo de problema, o algo en mi cerebro no esta haciendo conexión. Vi como mi prima caminaba hacia mí, pero no me había visto.
—Jose —la llamé. Ella levantó la vista y me miró.
—¿Qué haces tontin? —me preguntó.
—Busco unas cosas —le dije y miré a su alrededor para ver si estaba ______. Desde que se encontraron habían estado hablando y yo no tuve tiempo de agarrar a mi prima y preguntarle de donde demonios se conocían —¿Vas a contarme de donde conoces a ______?
—Aaaaw, juro que aun no puedo creer que ella este aquí. Y yo que pensé que llegaría aquí para amargarme como la mejor…
—Aja, si que bueno —dije sin mucho interés —¿Me cuentas?
—Vaya, tu no cambias.
—Vamos Jose, no tengo toda la vida.
—Te cuento luego, ahora tengo que ir a clases. Te quiero —besó mi mejilla y se fue dejándome con aquella maldita intriga.
Volví mi vista al frente y la que venía ahora hacia mi era _______. No podía dejar pasar esta oportunidad, tenía que saber. Me puse justo en su camino, ella miraba para atrás sin dejar de caminar, ya que estaba hablando con alguien del cual se estaba alejando.
Volvió su vista al frente y chocó levemente contra mí.
—Auch, me asustaste —me dijo.
—Hola cariño —la saludé.
—¿Qué quieres? —me preguntó cortante. Aun estaba sentida por lo del beso. Sonreí por lo bajo y la miré a los ojos.
—¿De donde conoces a Jose? —le pregunté.
Su mirada acusadora cambió por una mirada asombrada y algo avergonzada. Apretó sus labios y luego sonrió.
—Pasado tormentoso, Horan. No quieres saberlo —dijo y me guiñó un ojo para comenzar a caminar y alejarse de mí.
—Si quiero saber —le dije, mientras ella caminaba. Se giró a verme y sonrió.
—No, no quieres saberlo...
Siguió caminando y me dejó con más intriga de la que ya tenía.
¡Mierda, tengo que saber de donde se conocen! ¿Y que es eso de pasado tormentoso?
Como dijo Louis, ¿Qué es lo que esconden ese par de ojos titilantes?
El resto del día se me pasó bastante lento, siempre me pasa eso cuando estoy con algo que me intriga en la cabeza. Louis, Harry y yo salimos de nuestra última clase y caminamos hasta el estacionamiento para irnos a nuestras respectivas casas. Me prendí un cigarrillo, y comencé a compartirlo con Louis.
—Que día —suspiró el mientras soltaba el humo por la boca.
—Ni lo digas —dijo Harry mientras aspiraba el suyo.
Entonces los tres detuvimos nuestros pasos al verlas caminar sin dejar de hablar y reír. Juro que en un momento la imagen se volvió en cámara lenta y cada movimiento que ellas hacían se veía con más claridad. Fijé mi mirada en ______, miré el movimiento de sus labios al hablar, la forma en la que se curva su boca al sonreír. Sus largas pestañas, el color de su piel, la suavidad que muestran sus piernas…
¡Diablos! ¡No puede ser que aun no me haya acostado con ella!
—Creo que estamos viendo como empieza la destrucción del mundo —les dije a mis amigos.
—Yo creo que las tres hacen un lindo trío de ángeles —dijo Harry con tono bobo.
—Yo creo que mejor nos cuidamos las espaldas —aseguró Louis.
Las tres se subieron al auto de ______ y prendieron marcha.
Nosotros terminamos nuestros cigarrillos y también prendimos marcha a nuestras casas. Cuando llegué me tiré de cabeza al sillón. Realmente estaba agotado.
Tomé el control remoto y prendí la tele. El timbre mi departamento sonó. Fruncí el ceño, ¿Quién podrá ser? Yo no espero a nadie hoy. Caminé y abrí la puerta.
—Hola primito, gracias por darme asilo en tu hogar —dijo ella con una sonrisa de oreja a oreja.
Entró con unas tres valijas y las soltó en medio del living. La miré sin poder creerlo.
—Pero Jose…
El timbre volvió a sonar, me acerqué a la puerta y la abrí.
—Hola Horan, no sabía que estarías aquí —me dijo ella.
—Te recuerdo que esta es mi casa, cariño —le contesté.
—Anne, pasa —le dijo Jose. _______ sonrió y pasó. Se abrazaron amistosamente y se sentaron en el sillón.
¿Acaso yo estaba teniendo una pesadilla y en cualquier momento iba a despertar?
Ambas me miraron y juro que sentí miedo.
—¿Qué te pasa? —me preguntó mi prima.
—No, nada —le dije y me acerqué a la mesa de mármol que estaba allí para sentarme y comer un poco de galletas.
Ellas hablaban en vos baja y de vez en cuando Jose me miraba de reojo. ¡Dios mío, esto no podía ser peor! El timbre volvió a sonar. Suspiré frustrado.
—Niall,¿puedes abrir? Esa debe ser Rafaa —me dijo mi prima.
—¿Me ves cara de mayordomo? —le pregunté.
—Anda Horan, no seas malito —dijo ________ poniendo su mejor cara de niña buena.
La miré fijo y asentí. Caminé hasta la puerta y la abrí. La pequeña figura de Rafa me miró
fijo y acomodó sus anteojos.
—Lo siento, creo que me equivoqué —dijo tímida.
—No, no te equivocaste, pasa están adentro —le dije. Ella asintió y entró.
La pequeña Rafa se acercó a las otras dos y se abrazaron dulcemente. Se sentaron y comenzaron a
hablar en voz baja. Las tres giraron su vista hacia mí.
—Ya puedes irte —dijo Jose.
—¿Qué? —le pregunté —No saldré para que ustedes trío de ninfas conspiradoras estén solas
en MI casa.
_______ rió por lo bajo.
—¿Te sientes intimidado? —le preguntó ella.
—Solo me temo que incendien mi casa. Además que no tengo a donde ir —dijo y puse mi mejor cara
de perrito mojado. _______ miró a Jose y a Rafa.
—No podemos dejarlo en la calle, miren su cara de perrito —les dijo.
—No me ayudes ______ —le pedí.
—Okey, parece que estás sensible hoy —me dijo y volvió su vista a las chicas.
Sonreí por lo bajo y caminé hasta el pasillo.
Tenía que escuchar que hablaban, así que me quedé allí con la oreja bien puesta.
—¿Y, van a contarme de donde se conocen? —preguntó Rafa.
—Creo que fueron las mejores vacaciones de toda mi vida —dijo ______.
—Si, nunca las voy a olvidar. Yo estaba en Hawai con mis padres de vacaciones —habló Jose.
—Yo había viajado con mi padre.
—Recuerdo que ese día me había enojado con mi madre porque quería coquetear con un bailarín de
salsa que había en el hotel —dijoJose.
—La tía Moira siempre es así —susurré.
—Baje al bar y me encontré con ______…
—Que también yo estaba enojada con mi padre, por sus estúpidas amenazas —dijo ella.
—Comenzamos a hablar, y nos hicimos amigas. Esa noche arreglamos en salir a bailar
—Y fuimos. Pero esa noche fue un descontrol...
—¿Descontrol? —preguntó la chica de anteojos.
—Nos pusimos a tomar un poco, y luego se nos ocurrió hacer una apuesta —contó mi prima.
—Jugamos a quien seducía a más chicos en la noche —dijo Anne.
—Había que incluir el beso, ¿verdad? —dijo Jose. _____ rió divertida.
—Si, es verdad.
—¿Quién ganó? —dijo Rafa.
—Pues claro, ¿quien va a ser? Josefa —musité.
—_______, me ganó por tres chicos de diferencia —dijo mi morena prima —Lo que pasa es que yo,
me encariñé con uno y me quedé más tiempo del que debía. Sino era obvio que yo ganaba.
—No es cierto, igual iba a ganarte —aseguró Anne.
No puedo creer lo que estoy escuchando. Eso no puede ser cierto. No, no creo que sea cierto.
Estoy completamente seguro de que ambas están bromeando.
—Después robamos una tienda —prosiguió Jose.
—Querrás decir, ROBASTE una tienda —aclaró ______.
—Tú me ayudaste a hacerlo, ya que no querías dejarme comprar ese bikini.
—¡Tenías una igual Josefa!
—No es verdad, esa tenía una piedrita de color que la otra no —se quejó ella.
—Luego casi quemamos el hotel —dijo ______.
—Casi QUEMASTE el hotel —aclaró la morena.
—¡No! ¡Eso no es cierto! Tú también lo hiciste.
—Tú sedujiste a ese chico, el pobre de tan bobo que quedó dejó apoyado el cigarrillo cerca de
una tela y casi destroza el lugar.
—¿Hace falta que seas tan detallista?
—Si, lo hace. Luego nos anotamos en un concurso de playeras mojadas —dijo Josefa.
—Pero antes de empezar Jose quiso matar a las demás participantes, porque todas tenían los pechos
hechos y el trasero también. Nos echaron.
—Si, malditas rameras de plástico —dijo mi prima con odio.
—Luego una noche nos hicimos pasar por una pareja de lesbianas para poder entrar a un boliche gay,
sino no podíamos pasar.
—Tuvimos que besarnos delante del guardia para que nos dejara pasar —acotó la morena.
—Si, creo que nunca sentí tanta vergüenza en mi vida —dijo divertida ______.
—¡Mentira! Si te encantó, hasta casi te haces lesbiana por eso.
—Sabes que a mi me gustan los hombres —aclaró ella.
—Si lo se, te encantan.
—Y bueno, luego hicimos varias cosas —dijo ______.
—Atropellar a un cartero.
—Le quitamos unos caramelos a un par de niñas.
—Hasta que Anne conoció a Payne —habló con odio Jose —Y desde ahí, ya no volvió a
ser la misma ______ busca problemas de antes.
—No, eso no es así...
—Si, si lo es... me cambiaste por un idiota y aun estoy sentida por eso.
—Suena a que deberían tener órdenes de restricción para estar cerca una de la otra —habló
Rafa. Asentí con la cabeza, sin dejar de escuchar —No deberían estar a menos de 50 metros de
cerca.
¡Dios santo, por lo menos Rafa es algo sensata!
—¿Qué Rafa? ¿Acaso nunca te has portado mal? —le preguntó _______.
—Verdaderamente… no —dijo ella.
—¡Aaaay no, eso no puede ser así! Vamos a salir las tres juntas y volveremos a Rafa, una chica
rebelde.
—Nooo —grité sin darme cuenta.
—Oye, ¿Qué haces ahí? —me preguntó la chica de anteojitos. Salí de mi escondite. Las
miradas venenosas de Josefa y de ______ se posaron en mí.
—¿Estabas escuchando? —preguntó mi prima.
—No, yo no estaba escuchando. ¿Acaso creen que soy una chismosita? —les dije.
Las tres entrecerraron los ojos.
—Obviamente si —dijo ______.
—No hagas preguntas, de las cuales no quieres saber la respuesta —me dijo Rafa.
La miré bien.
—Con razón pones nervioso a Louis, tienes cara de buena, pero de seguro eres peor que estas dos
—le dije. Miré a mi prima —¡Y tú Jose! Los tíos debieron dejarte más tiempo en el internado
de monjas —miré a ______ y negué con la cabeza —Y tu, de ti no me lo esperaba.
—¿Qué? ¿Qué cosa? —preguntó ella.
—Y yo que te veía como la madre de mis hijos —le dije y apoyé mi mano sobre mi pecho.
—¡Oh dios! —dijo ella divertida —Tú solo quieres una noche conmigo, y no la obtendrás.
—Los labios que besarían las frentes de mis hijos… tocaron los de Jose… no se si podré
superarlo —dije con mi mejor cara de decepción.
—Óyeme —se quejó mi prima —Cosas peores han tocado tus labios…
—Tu prima es más cosa que tocar a esa… teñida y hueca de Camille Bynes. Y quien sabe cuantas
huecas más —me acusó ______.
—No soy una cosa —dijo Jose entrecerrando los ojos.

Mi pequeña Obsesión (Niall Horan y _____)¡Lee esta historia GRATIS!