Capitulo 15

4.8K 199 1

Comencé a caminar para salir de aquella habitación y los pasos de ______ fueron torpes detrás de mí, ya que yo tiraba de su mano para que lo hiciera. Giré mi cabeza para mirarla.
—Pero, ¿Qué demonios haces? —me preguntó.
—Tú solo camina —le dije y tiré más de su mano, para acercarla a mí.
Payne salió de la habitación.
—_____, ¿A dónde vas? —le preguntó.
—Tenemos cosas que hacer Payne —contesté por ella.
—______, te estoy hablando —dijo él. Detuve nuestros pasos y me giré a verlo.
—¿Acaso no te has dado cuenta de que estas enfermo? Así de pie y encima descalzo no vas a curarte más Payne, será mejor que vuelvas a la cama.
Vi como su cara se tornaba rojo de la rabia.
—______, vuelve aquí —le exigió de manera autoritaria, como si ella fuera un perro o algo así.
Ella lo miró fijo por unos cuantos segundos, y luego me miró a mí.
—No soy una de tus criadas, para hacer lo que quieras —le dijo ella. Sonreí levemente y ella me volvió a mirar —Vamos.
—Vamos, cariño —dije y volvimos a caminar.
Tuve unas ganas tremendas de girar a ver como había quedado Payne, pero no lo hice, para poder llegar más rápido a la salida. Además de que había dejado sin protección a mi Betty. Salimos y con cuidado ella soltó mi mano.
—Ya no es necesario que me agarres de la mano —me dijo.
—Está bien, está bien —le dije y me subí a la moto —Sube, vamos.
—¿A dónde? —me preguntó frunciendo el entrecejo.
—Tú solo sube, yo luego te digo.
Se subió y prendí marcha hacia lo de Camille. Sabía perfectamente que si le decía que la llevaría a lo de Camille se iba a negar rotundamente. Llegamos a una pequeña casa, que se encontraba cerca de la Universidad. Allí vivía la rubia insoportable de Camille Bynes.
______ se bajó y luego me bajé yo.
—¿Podrías decirme en donde estamos? —volvió a preguntar.
—Ya lo veras —dije y tomé de su mano, para caminar hasta la puerta de la casa.
Toqué el timbré y más rápido de lo que esperaba la puerta se abrió. Una sonrisa de oreja a oreja se dibujaba en el rostro de la rubia.
—Viniste —dijo con voz chillona.
Sentí como la mano de _______ apretaba con fuerza la mía. Entonces, con un solo tirón la presenté adelante, para que la viera. La sonrisa de Camille se esfumó más rápido que un ‘hola que tal’ Sus ojos verdes miel se clavaron con asombro y enojo sobre la pequeña figura de ______. Arrastrando la vista me miró a mí. Yo solo sonreía como si nada pasara.
—¿No sabía que venías acompañado? —me dijo apretando los dientes.
—Y desde ahora en más, va a ser así casi siempre —le dije.
Volvió su vista a ______ y vi como su rostro cambiada radicalmente.
—Entren —sentenció y entró a su casa.
—¿Qué es esto? ¿Por qué me trajiste aquí? ¿Acaso quieres vengarte de mí por haber ido a lo de Liam? —me preguntó por lo bajo.
—No, no es eso. Te traje como escudo anti-Camille—dije por lo bajo para que la rubia que estaba delante nuestro no escuchara —Además de que no iba a dejarte con el neandertal de Payne.
—Me debes una grande, Horan —musitó. La miré de costado y le sonreí.
—Demás está decirlo, cuando quieras te pago cariño —dije.
Camille detuvo su paso y se giró a vernos. Quizás nos escuchó.
—Pueden sentarse ahí, ya traigo las cosas para el trabajo —dijo de mala gana y se metió en una puerta.
—Creo que no puede odiarme más porque no tiene capacidad mental para hacerlo —dijo _______ mientras se sentaba.
—No le hagas caso, está loca —le dije mientras me sentaba a su lado.
—Si, y es por tu culpa —me dijo.
—Ya, ya cariño, no me sigas regañando —le pedí. Camille entró y apoyó, con algo de fuerza, los libros sobre la mesa. Despreocupada ______, sacó su celular y comenzó a escribir en el. Miré a Camille, y esta se sentó frente a mí.
—Bueno, ¿Qué hay que hacer? —le pregunté.
—Es un trabajo que mandó la profesora de contaduría. Quiere que realicemos un análisis general de no se que cosa.
—Análisis general del consumidor final —habló Anne [_____] sin dejar de escribir en su celular.
Camille le lanzó una venenosa mirada y volvió la vista a mí. Traté de no reír, pero me fue imposible. Así que la rubia me miró con enojo.
—Si, ¿y que más? —le dije para que volviera a concentrarse en el tema.
—Eso, y hacer un grafico con las estadísticas del mes —me dijo.
—Empecemos —dije y tomé el papel. Pero mis ganas de ir al baño impidieron que empezáramos. —Camille, ¿Dónde está el baño?
—Esa puerta de allí —me dijo y me la señaló con el dedo.
—Ya vuelvo señoritas —me disculpé y salí de allí.
Entré al baño, hice lo necesario y volví a salir. Detuve mis pasos al escuchar la voz de Camille.
—Te lo advierto querida, va a ser mejor que te alejes de Niall —le dijo.
—Escúchame bien peliteñida —le habló _____ —Me parece que al fin la pintura barata que
utilizas quemó las pocas neuronas que tenías. Ya no me van tus estúpidas amenazas. Y si no
quieres terminar peor que la primera vez, mejor cierra la boca…
—Eres una… —entré a la sala antes de que la cosa pasara a mayores. Refrené una sonrisa, Anne
[____ ] había dejado bien en claro quien de las dos era más peligrosa.
—Bueno, ahora si podemos comenzar —dije mientras me sentaba de nuevo.
Los minutos pasaban y yo ya me estaba volviendo loco con todo esto.
Es que es increíble que haya gente como Camille en el mundo. De verdad es algo que no logro
entender.
—Camille, linda, pon atención. Las cosas no son así —le dije por décima quinta vez.
Era la décima quinta vez que le explicaba lo mismo. Ella soltó una tonta risita.
¡Agh, como exaspera! Y aun no puedo creer como tuve el valor de acostarme con ella, pero nunca más
lo hago. Lo juro por mi hombría, que jamás me vuelvo a acostar con chicas así.
Aunque como ya dije una vez nunca hago caso de mis propias palabras.
—Es que no lo entiendo —dijo ella.
Miré de reojo a ______, y seguía concentrada con su celular. Solté un suspiro.
—No importa Camille, ¿Por qué no vas a traer algo de comer? —le pregunté.
Ella asintió y se puso de pie para ir a buscar lo que le encargué. Giré mi cabeza para mirar a
______. Ella levantó su vista del celular para mirarme también.
—¿Qué sucede? —me preguntó.
—No soy un genio, no pongo atención en clases, pero dime por favor que no fue mi imaginación la
completa falta de, ya no inteligencia, sino SENTIDO COMUN en Camille—le dije. Ella sonrió
levemente.
—Vamos Horan , ¿Acaso no conoces la clase de chica que está frente a ti? No tiene ni dos dedos
de frente, y se cree dueña del mundo —dijo y volvió su vista a su celular.
—¿Qué estás haciendo con el celular? —le pregunté.
—Estoy jugando —contestó sin dejar de mirar la pantalla.
—Ayúdame —le imploré.
Volvió a clavar su vista en mí, y sentí muchos deseos de besarla. Pero no a la fuerza, de besarla
y que ella estuviera completamente de acuerdo con ello.
Soltó un suspiro y guardó el celular para acercarse a la hoja que yo tenía en mi mano.
Más rápido de lo que hubiese esperado, ella y yo terminamos el bendito trabajo. Con personas así
si da gusto trabajar y hacer las cosas.
—Gracias —le susurré cuando vimos que Camille entraba a la sala con una bandeja en la mano. Me
puse de pie y tomé la mano de _____ para que también lo hiciera. Camille nos miró bien, y apoyó
la bandeja sobre la mesa —Camille, ya terminé el trabajo. Y perdón por no esperarte para hacerlo
juntos, pero tengo que irme a hacer unos tramites muy importantes.
—Pero… —habló ella.
—Nos vemos el lunes en la Universidad —dije mientras empujaba levemente a ______ para que
caminara hacia la puerta —No te olvides de llevar el trabajo por favor. Adiós y gracias por tu
hospitalidad.
—Adiós —escuché como decía con la voz apagada. Salimos de su casa y seguí empujando
levemente a ______ hasta la moto. Ella se giró a verme cuando llegamos.
—¿Qué? —le dije.
—¿Sabes? Me dio pena —dijo. Sonreí.
—¿Quién?
—La rubia teñida.
—Cariño, no le tengas pena. Ya te dije que esta loca. Ahora sube a la moto, vamos a un lugar que
conozco.
—No, no quiero ir a ningún lugar contigo.
—¿Por qué no?
—Porque eres un hombre horrible, un insensible, nada te importa… ni siquiera lo que esa loca
sienta —me dijo.
Sonreí y negué con la cabeza soltando un suspiro.
—Bueno, si soy todo eso. Pero vamos, me hiciste un favor ¿o no? —dije. Ella asintió —Bueno,
vamos a tomar algo. Louis y Harry no esperan allí.
—¿Y como se que no me estas mintiendo?
—¿Acaso crees que yo sería capaz de hacerte algo? —le pregunté. Me miró fijo a los ojos por
unos cuantos segundos. Sonrió levemente.
—No —dijo negando con la cabeza.
—Ah bien, entonces hazme el favor de subir ¿si?
Ella asintió como una niña pequeña y subió a la moto, para luego yo subirme detrás de ella.
Arranqué y manejé a través de las ruidosas calles, hasta llegar al bar.
—Oye, ¿se puede saber que fue eso de MI Anne? —me preguntó de la nada.
Sonreí divertido, mientras continuaba manejando.
—Es una forma de expresión territorial, cariño —le contesté. Ella se giró a verme.
—¿Y acaso yo soy un territorio?
—Si, mi territorio.
—En tus sueños Horan .
—Y en los tuyos también, cariño —dije y besé su mejilla. Ella me miró con recelo.
Era de noche, casi las 9. La tarde se nos había pasado en casa de Payne y Camille. Se bajó y
miró a su alrededor. A lo lejos vi como dos personas se acercaban a nosotros. Tomé la mano de
_____ y la acerqué a mí, para mantenerla segura. Hasta que reconocí quienes eran.
—Hey, ¿Qué hacen aquí? —preguntó Louis mientras se acercaba más y saluda con un abrazo a
_____. Ella le devolvió el gesto. Harry también la saludó afectuosamente. Luego ambos me
miraron venenosamente.
—¿No se te ocurrio llevar a ______ a un mejor lugar? —me preguntó Harry. Me encogí de hombros y
negué con la cabeza.
—______ disculpa la falta de sensibilidad de Niall, no se que estaba pensando al traerte a
nuestro cuchitril —le dijo Louis.
—¿Acaso es tan malo? —preguntó ella.
Los dos lame botas confianzudos asintieron con la cabeza.
—No es lugar para una señorita como tú —dijo Harry.
—Aunque creo amigo —le dijo Louis a Styles apoyando una de sus manos sobre su hombro y mirando
a ______ —Que no hay lugar perfecto para ella.
—Aw, son tan tiernos —dijo ella sonriendo levemente.
—¿Ya se cansaron de ridiculizarme frente a mi Anne? —les dije y ambos me miraron. Harry negó
con la cabeza. Le gruñí por lo bajo —Vamos, entremos. Entramos y lo primero que nos invadió fue
el olor a cigarrillo. Para la hora que era el lugar ya estaba lleno de aquellos hombres que se la
podían pasar horas allí dentro. Vi como _______ miraba con atención a su alrededor. Su mirada se
fijó en las muchachas que estaban sentadas sobre los regazos de los que estaban jugando al truco.
Se giró a verme.
—Ellas son las damas de compañía —le dije. Ella volvió a mirarlas —Pero solo se meten con
los hombres mayores de 21 años. Nosotros no estamos a su altura.
—Y dime ______, ahora que Niall es tu garrapata incomoda, ¿te agrada un poco más? —le
preguntó Harry. Ella sonrió.
—Y pues… hay veces en las que es insoportable… pero te acostumbras —dijo divertida.
—Me ama, pero esta terca en negarlo —dije yo. Louis se giró a verme.
—A mi me parece que el que lo niega más es otro —murmuró él.
Lo miré mal y nos sentamos en una de las mesas. ______ miraba curiosa a su alrededor, como
inspeccionando el lugar.
—¿Te gusta? —le pregunté. Volvió su vista a mí.
—El lugar es así como de época, pero moderno. Es lindo.
—Espera a ver cuando se ponga linda la cosa —musitó Harry. 
Lo pateé por debajo de la mesa.
Siseó e intentó devolverme el golpe, pero se lo dio a Louis. ______ bajó la cabeza y rió
divertida.
—Ya basta, dejen de comportarse con niños. Vamos a pasarla lindo —dijo ella.
—Así se habla cariño, así se habla —le dije.

Mi pequeña Obsesión (Niall Horan y _____)¡Lee esta historia GRATIS!