*Psst* Notice anything different? 👀 Find out more about Wattpad's new look!

Learn More

Capitulo 5

5.9K 215 4

—Imagino que tienes una buena razón para
despertarme tan temprano —dije adormilado y rabioso por el sueño robado por mi amigo.
—¡Si que la tengo! ¡Es martes y tienes que llegar a todas las clases! —respondió Harry recordándome mis deberes.
—¡Ya estaba despierto! —mentí.
—Si, lo que tú digas Niall—dijo Harry. Lo escuché subirse a su auto —Recuerda que tenemos clase con la Sra. D, así que saca tu trasero de la cama y muévete. Tienes exactamente 20 min. Pasaré por tu casa, más vale que te vea sobre tu moto con unas enormes gafas negras para que tapes la resaca que debes tener y dirigiéndote hacia la institución a la que tú, con tanto cariño, llamas el purgatorio en la tierra.
—Prácticamente ya estoy en la moto —respondí huraño.
—Por lo menos péinate y arréglate un poco —me dijo como si fuera un niño. Sonreí por lo bajo.
—Me urge acostumbrarme a estas horas de entrada —respondí mientras sacaba ropa del armario y entraba al baño —Por cierto Harry..
—¿Si? —dijo él.
—Gracias —dije.
—No es nada hermano —respondió.
Corte el teléfono y terminé de vestirme. Salí del baño y entré en la cocina para tomarme rápidamente un café. Reí por lo bajo al pensar que Harry ahora debía estar intentando despertar a Louis.
Terminé el café y tomé mis cosas. Salí de la casa y me acerqué a mi linda moto. La única mujer que nunca me reprochaba nada.
A lo lejos vi el auto de Harry y sin seguir dando vueltas prendí mi moto y seguí su auto hacia la institución. Pronto llegamos.
—Harry ¿Acaso nunca te cansas de ser tan responsable? —preguntó Louis recargándose en el coche de Harry en el lugar habitual donde nos reuníamos antes de entrar a clases, con una nota de admiración hacia su amigo.
De alguna forma había logrado que se levantara de la cama para llegar temprano y además había llegado a una cafetería y había traído cafés para los tres.
El aludido solo se encogió de hombros.
—Solamente trato de asegurarme de que mis futuros socios no sean unos completos y verdaderos inútiles —dijo quitándole importancia y mirando distraídamente hacia otro lado para evitar las miradas de gratitud de nosotros.
—De todos modos un día de estos te lo retribuiremos —dije mientras sorbía un poco de café y miraba hacia otro lugar al igual que Harry en un intento por que la situación no se volviese más sentimental de lo que ya estaba.
—¡Eso es un hecho! —afirmó Louis mientras le daba un golpecito afectuoso a Harry. Ciertamente Louis era el más afectuoso de los tres, Harry el responsable… y eso me deja a mí el lugar de…. Soy el patán del grupo. Esa conclusión me hizo sonreír —¿Ves? ¡Hasta Niall esta sonriendo! Somos tan afortunados al tenerte Harry —dijo y le dio otro golpecito esta vez uno más fuerte provocando que Harry derramara un poco de su café.
—¡Genial! ¡Esta hirviendo Louis! —dijo cambiando la taza de mano y secándose la otra en la ropa deLouis.
—Lo siento —dijo resignado a que valía más dejar que se secara en él.
—Mira quien viene ahí —dijo Harry mientras prendía un cigarrillo y hacia que Louis sostuviera su café —¿No fumas hoy? —me preguntó sorprendido.
—Esta mañana me es más urgente tomarme este café para despabilarme un poco —dije.
En ese momento el auto al que había llamado mi atención Harry estacionó al lado de mi moto, justo enfrente de donde estábamos nosotros reunidos.
De ahí se bajo primero Payne, el cual fue al otro lado del auto y le abrió la puerta a… _______.
Esta bajó con cuidado y tomando su bolso, le entregó una amable sonrisa a su compañero y se dispuso a caminar dentro de la Universidad.
—¡Buenos días ______! —le habló louis.
Ella dirigió su mirada a nosotros. Sonrió levemente.
—Buenos días —saludó ella haciendo que Liam me dirigiera una mirada recelosa, para luego llamar la atención de ella con alguna conversación insulsa y vacía.
—Esta bien creo que ya me despabile, dame un cigarrillo —le pedí a Louis.
—Te lo terminas en el camino, ya es hora —me urgió Harry, mientras se adelantaba unos pasos de nosotros —Vamos, arrastren sus dormidos culos hasta el aula.
—¿Qué le pasa a este que siempre esta demasiado despierto para mi gusto por las mañanas? —me dijo en un susurro el Louis.
—¡Escuche eso Tomlinson! ¡Muévete!
—Amigo, lo que tú necesitas es relajarte —refutó Louis.
Harry solo lo ignoró, no se pondría a discutir con Louis cuando podía empujarlo hacia el salón.
—¡Otra vez tarde Styles, Horan y Tomlinson! —exclamó la maestra.
—Y si no fuera por Harry no habríamos llegado, y si no fuera por Louis no hubiésemos llegado tarde, si tan solo no se hubiera puesto a discutir con Harry justo antes de entrar —me quejé en un murmullo.
—¡Horan ! ¿Qué es lo que tanto dice? —preguntó la Sra. D.
—Esta mañana luce especialmente hermosa profe, ¿Acaso se cortó el pelo?
—Siéntese Horan —me ordenó con recelo.
Tomé asiento atrás de Brooks, al poco tiempo la clase me aburrió y tiré de su pelo levemente,
pero ella me ignoró, solo lo acomodó hacia un lado. Volví a tirar de un mechón y me ignoró otra
vez. Lo volví a hacer…
—Vuelve a jalar de mi pelo y te enterrare la nariz en el cerebro —me amenazó en un susurro.
—Me gustaría que lo intentaras —le contesté.
—¿Qué es lo que quieres de mi? —preguntó fastidiada.
—Si te digo tal vez no quieras volver a hablarme.
—Eres un sucio.
—Un día nos podríamos bañar juntos —le dije.
—Imbécil —respondió y volvió su atención a la profesora.
Agh ella no estaba para cooperar con la diversión. Decidí escuchar música distraídamente,
mientras la maestra hablaba.
Hoy no estaba de humor para oírla hablar. Mi padre ya me había enseñado lo que ella estaba
enseñando a la clase. En el verano me obligó a trabajar para él en su firma de abogados.
Aborrecí tanto el trabajar, así como ser el hijo del jefe.
Marilyn Manson siempre me ayudaba a pasar el día sin maltratar a nadie… o ¿era al revés?
—Horan… Horan… ¡Horan! —me llamó.
Ya la había oído pero decidí continuar con mi cabeza echada hacia atrás y los ojos cerrados.
—Creí que necesitabas espacio, cariño —le dije sin moverme.
—¡No me digas cariño! —exclamó más fuerte de lo que era necesario, incluso si yo estaba
usando los audífonos en ese momento.
Me sacó el de la oreja derecha y tuve que abrir los ojos, estaba parada aun lado de mí y ya todos
habían desalojado la sala supongo que me concentré demasiado en la música.
—Estas muy sensible este día, dime ¿necesitas que vaya a la farmacia por ti? —la vi ponerse
roja pero de coraje.
Me sorprendió que no le saliera humo de las orejas.
—Estaré bien en cuanto tenga tus ojos entre mis dedos —dijo amenazadoramente.
—Vaya si que eres dulce —dije fingiendo demencia —Halagas mis ojos.
—Hablo literalmente —dijo con una sonrisa maléfica.
—Oh, lo siento cariño pero este par me ha conseguido varias citas con una sola mirada. Me temo
que no los puedes tener —hice una pausa dramática mientras le mostraba una amplia sonrisa y la
escudriñaba de arriba a abajo —Pero se me ocurre otra cosa de mí que podrías tener entre tus dedos —me abofeteó con fuerza —¿Supongo que ahora es cuando digo ouch? —tomó sus cosas y se
dirigió a la puerta.
—_______ —la llamé antes de que saliera —No veo por que habría de molestarte tocarme mis Cabellos…. —hice una pausa y puse una expresión divertida —¿O no será que pensaste que
hablaba de…?
—¡Yo no pensé nada! —me interrumpió nerviosa.
—Si, eso creí —dije mientras la miraba acusadoramente.
Ella solo pudo encogerse de hombros y ponerse roja. Salió de allí dejándome solo. Me puse de pie
y decidí salir también. Quedaban unos 5 minutos antes de que empezara la siguiente clase, y
necesitaba fumar un cigarrillo.
Salí del salón y comencé a caminar por el pasillo. La chica que sería la conquista de esta
semana se acercó mirando para todos lados a mí. Tal vez se estaba percatando de que Camille no la
viera o algo por el estilo.
—Hola bonito —dijo con una pequeña sonrisa.
Sonreí fingidamente. Como me irritaban las chicas como ella. Siempre se la pasaban hablando de lo
mismo. Nunca podías tener una conversación normal y larga con ellas. Aunque en la mayoría de los
casos no me interesa conversar con ellas.
Volvió a mirar para sus costados y cuando se percató de que nadie nos veía se acercó a mi boca y
comenzó a besarme. Mis ojos estaban bien abiertos ante esto, no me esperaba que fuera tan…
demostrativa.
No cerré los ojos, no me gustaba cerrar los ojos cuando las besaba. Revoleé los ojos, esperando a
que de una buena vez terminara.
No era muy buena besadora, espero que eso no sea así en la cama. Al fin se alejó de mí. Sonreí
sin separar los labios.
—¿Y eso? —le pregunté.
—Un pequeño adelanto —dijo.
Escuché una risa muy chistosa desde lo lejos. Me incliné un poco hacia mi derecha y allí estaba
ella, riendo divertida con Louis y Harry.
Louis estaba haciendo unas caras divertidas mientras Harry envolvía a ______ por el costado de
su cintura y la sostenía cerca de él. Torcí la cabeza y miré sin entender. Volví mi vista a la
chica frente a mí… Agh, me molesta cuando no recuerdo sus nombres.
—Lo siento….
—Kate —dijo algo sorprendida.
—Si, lo se —le dije como para que no se sintiera muy usada —Nos vemos luego, Kate.
—Está bien lindo —dijo y se quiso acercar de nuevo a mi boca, pero fui más rápido que ella y
bese su frente.
Me alejé de ella y comencé a caminar hacia los dos payasos de circo y la dueña del mismo. Al
instante en que Harry me vio, soltó a _______ y ambos dejaron de hacer caras. _______ los miró
sin entender y se giró a verme.
—Dios… —susurró fastidiada —Bueno chicos, gracias por las risas. Pero ya me voy…
Quiso alejarse, pero rápidamente la tomé suavemente de la cintura y la jalé hacia mí.
—¿A dónde vas hermosa? —le dije mirándola fijamente a los ojos.
—¡Suéltame Hora ! —dijo y comenzó a forcejear para salirse de mi agarre.
—¿Cuál era el chiste? —pregunté a mis dos amigos.
—¡Suéltame! —volvió a intentar.
—¿No escuchaste lo que te dijo? —preguntó él detrás nuestro.
Sin soltarla me giré a verlo.
—Liam Payne —dije y sonreí.
—Suéltala Horan , te lo advierto.
—Liam, tranquilo —dijo ella y con un movimiento más se soltó de mi brazo —Es solo un niño.
—¿Vamos? —dijo él.
—Vamos —afirmó ella y sonriéndole a Louis y a Harry se alejó de nosotros.
—La hiciste buena,Niall . Ya casi la tenia —dijo Harry.
—¿Ya casi la tenías? —dije y me giré a verlo —Ya te lo dije, esa es mía.
—Hagamos una cosa —habló Louis —Harry y yo te damos 400 dólares si logras llevártela a
la cama.
—Oye —se quejó Harry.
—Tiene que ser la conquista de esta semana —dijo Louis.
—Pero ya tengo una —aseguré.
—Vamos Horan, ¿Acaso eres un gallina? —se burló Harry.
—Si llegamos al lunes que viene y aun no te has acostado con ella. Tú nos das 200 dólares a cada
uno de nosotros —dijo muy seguro de que eso iba a suceder.
—¿Aceptas? —preguntó Styles.
—Está bien sucias —les hablé y sonreí maliciosamente —Vayan preparando ese dinero, porque
esa preciosura de ______ estará mañana mismo entre mis sabanas.

Mi pequeña Obsesión (Niall Horan y _____)¡Lee esta historia GRATIS!