Capitulo 4

6.5K 219 2

—¿Que sucede? —preguntó Louis mientras íbamos al estacionamiento.
Habíamos tenido un día largo, por lo menos yo.
Después del taller de música no había vuelto a tener oportunidad de hablar con la nueva, así que lo dejé pasar y me reuní con los chicos.
En el camino quedé con la chica de esta semana. Al parecer la nueva será la de la siguiente semana, para mi suerte todavía hay chicas que no le temen a Camille y sus amenazas.
—Nada —afirmé desconcertado por su pregunta —¿Por qué lo dices?
—Tienes cara de estar concentrado y molesto por algo —aseguró Harry mientras dejaba salir el humo del cigarro.
Solté una sonora carcajada.
—Es solo que Camille me revienta —mentí. El recuerdo de mi madre me había estado persiguiendo desde la clase de baile con _______ —No se como pude ser capaz de relacionarme con ella —dije.
En ese momento Camille pasó por el estacionamiento, se volteó y a pesar de todo me saludó agitando su mano derecha. Y en ese preciso instante una brisa sopló levantándole la falda.
—Esta bien, tengo una breve noción del porque —terminé aceptando al ver sus piernas.
—Me das asco, amigo —dijo Louis —Tú no discriminas a ninguna —me acusó y yo absorbí un poco de mi cigarro.
—Es la envidia la que te hace hablar —le afirmé.
—No —intervino Harry —Esta vez tengo que estar de acuerdo con Louis, no conoces de límites Niall.Uno de estos días alguien te dará una lección —dijo como abuelito.
Yo solo revoleé los ojos y lo dejé pasar.
—Pero mientras tanto, soy feliz con mis conquistas —repuse con una sonrisa de autosuficiencia.
—¿En verdad lo eres? —preguntó Louis con cara de preocupación y alzando una ceja.
—Por supuesto —afirmé —¿Acaso tú no lo eres? —le devolví la pregunta.
Él solo se encogió de hombros.
—Ciertamente, me gustaría estabilizarme un poco —confesó y yo no pude más que quedarme callado.
—Es cierto —le siguió Harry—Esto ya empieza a aburrirme —confesó encogiéndose de hombros. Trague saliva
—¿Bromean cierto? —dije con temor a perder a mis amigos, y ellos solamente soltaron una sonrisita maquiavélica —¡Son unos idiotas! —les dije.
—¡Debiste haber visto tu cara! —exclamó louis en medio de una sonora carcajada.
Pero mi mirada se distrajo al ver a mi nueva compañera cruzando el estacionamiento.
La miré bien, ella se subió a un auto plateado del cual no pude ver el conductor. Pero no tardé en reconocer el vehiculo.
Tan seguro como que el cielo es azul estoy seguro que ese auto es de Liam Payne. El tipo que cursa la carrera de arquitectura.
—Mejor aun deberías ver tu cara de ahora —demandó Harry —Te has puesto morado deberías, respirar con más naturalidad. Te recomiendo el yoga —solo gruñí.
—¿No te gusta que se te adelanten, no? —dijo Louis mirando el auto que yo miraba.
—No —gruñí una vez mas sintiéndome descubierto por mis amigos. Luego absorbí un poco más del cigarrillo y lo arrojé. Me monté en la moto —Pero igual tengo a muchas otras esperando.
—¡Así se habla! —exclamó Harry contento.
—Me agradas cuando eres así de optimista —declaró louis.
Ellos también subieron a sus vehículos y salimos del estacionamiento.
Esta noche decidimos salir al bar de siempre. Aunque Harry se puso renuente al principio por el hecho de que mañana teníamos clases.
Eran cerca de las 11:36 p.m. yo aun quería tomarme unos tragos más y seguir jugando al pool con Louis, pero la sensatez de Harry estaba por mandarnos a casa en cualquier momento.
El ambiente cargado del lugar, el metal fuerte sonando por alguna de las bocinas que servían de aspecto decadente, y los hombres rudos, que se habían hecho así a base de golpes y desilusiones de la vida. El lugar lleno de humo de cigarrillo y la mesera suficientemente guapa pero demasiado inteligente como para tomar en serio a alguno de los patanes que frecuentamos este bar…
¡Aaagh este definitivamente era mi hogar!
Estábamos en medio de un partido de pool los chicos y yo cuando de la nada aparece Payne seguido por el chico… Mmm Martin creo que se apellida.
Universidad pequeña infierno grande.
Parecía como si hubiesen sido sacados de una lavadora, demasiado acicalados como para encajar en un lugar como este y sin embargo trataban de actuar con naturalidad en un ambiente completamente ajeno a ellos… eran más falsos que una obra escolar de niños de preescolar.
—¿Una competencia? —preguntó Payne.
¿Cómo lo conozco? Ya lo dije, Universidad pequeña… infierno grande. Le sonreí.
—Por supuesto, solo di cuanto deseas perder —dije.
—Mil dólares —soltó rápidamente.
—¿Seguro que sabes jugar al pool? —le pregunté con sarcasmo.
—Deja de jugar y elige un compañero —pidió.
—Jugaré con Louis —dije y mi amigo dio un paso al frente.
—Spencer —dijo él y su amigo salió de entre la gente con un trago entre las manos.
Al parecer estaba sorprendido de verse envuelto en esta pequeña partida pero al mismo tiempo
satisfecho… emocionado por la competencia.
—Al parecer hace mucho que no jugabas —se burló payne.
Ellos estaban jugando mejor de lo que pensé. Al final solo me quedó llegar a dos conclusiones:
¿O ellos son demasiado buenos o nosotros estamos distraídos esta noche?
Me quedó con lo segundo.
—¿Quieres hacer algo de vandalismo con sus autos, esta noche? —me preguntó Harry en un
susurro sin que nadie excepto Louis se percatara. Sonreí por lo bajo.
—Ganaré esta partida —dije autosuficiente a Harry.
Me tocaba a mí, era el último tiro, el decisivo para ganar. Un ángulo difícil, necesito darle 4
veces a la mesa para que la bola blanca vaya en la dirección correcta para meter la última en el
hoyo. Difícil… pero no imposible.
Golpeé la bola y por ese mínimo de tiempo en el que la bola recorría la mesa, resé por que la
hubiese golpeado con el taco, con la suficiente fuerza como para que hiciera todo el recorrido.
Golpe uno… [conté mentalmente mientras que todos observaban absortos la bola y su recorrido casi
maratónico]
Golpe dos… [por favor no te detengas]
Golpe tres….
Golpe cuatro, golpeó la bola y esta entró. [ganamos]
Si bien no me puse a brincar, si los irrité con mi actitud autosuficiente
—¿Decían? —pregunté con sorna y Louis estiró la mano para recibir el dinero.
Spencer los coloco con ira en su mano. louis se iba a dejar ir contra él, pero lo tranquílese poniendo
mi mano en su hombro mientras Liam y yo nos mirábamos casi retándonos con la mirada.
—¿Qué haces en este bar Payne? —lo cuestioné.
Tenía toda la noche reteniendo esa pregunta en mi mente.
—¿Acaso no puedo salir a divertirme? —dijo.
Sonreí levemente, en verdad era extraño.
—¿A un bar? —dije mientras levantaba una ceja.
Un tipo, unos metros atrás, buscaba problemas con algún incauto que había hecho algo que lo
molestase.
De seguro era Hook, un chico un poco más mayor que nosotros.
Tan grande como un muro y tan duro como el asfalto, 23 años de vandalismo, más bien de
destrucción masiva. Luego se escuchó como se quebró una botella…
Hook se la había quebrado en la cabeza al otro muchacho. Mejor demostración de que este no era
lugar para ellos no podría haber conseguido.
—Tú estas aquí ¿no? —dijo un poco intimidado.
—¡Hey, Hook! —le hablé y este me escuchó al otro lado del lugar.
Soltó al chico, el cual sangraba a chorros y alguien más lo auxilió, mientras Hook caminaba
intimidante hacia nosotros.
Se paró a un lado de mí y volteó a ver despectivamente a Liam. Saludó a Harry y a Louis
amigablemente como siempre era con nosotros.
—¿En que te puedo ayudar,Niall? —dijo con servicial vehemencia y mirando con toda su ira
hacia Payne y su amigo… Martin, creo.
—En realidad, quería pedirte que llevaras a tu… ‘amigo’ fuera para arreglar sus asuntos. Ya
sabes, estas poniendo a ‘los nuevos’ un poco nerviosos —miró con los ojos entrecerrados y
casi arrojando llamas por ellos a esos dos.
Ellos solamente se quedaron quietos, inmóviles como estatuas.
Como si tuvieran enfrente a un toro salvaje y ellos solo tuvieran la manta roja y no la espada en la
mano.
—Nosotros ya nos vamos —dijo Liam mirándome a mí —Solo quería verte en tu… ambiente
—dijo y se volteó. Caminó hacia la puerta.
—Hook —solamente dije y este se paró frente a ellos impidiéndole el paso.
Payne se giro a verme —¿A que has venido exactamente? —le pregunté.
—Te lo dije, a verte.
—¿Acaso te gusto? —dije lascivo y con sorna.
Todos a nuestro alrededor rieron haciendo que ]Liam se pusiera un poco rojo.
—Te vi caminando con ______… solo quería conocerte un poco más.
—¿Y tú que eres de ella? —pregunté más interesado de lo que en verdad debería estar.
—Un… muy cercano amigo —dijo y me sonrió. Lo mire fijo, desafiante.
—Bueno, un muy cercano amigo, mejor te vas antes que decida que necesitas dormir en un hospital
para que aprendas a no meterte en mis asuntos —lo amenacé.
—No me malinterpretes —respondió —Tú no me interesas en lo mas mínimo, es ______ por quien
estoy aquí.
—¿Acaso ella te mandó? —le dije. Soltó una leve risa.
—No, ella esta muy ocupada como pensar en ti…
—¿Eso crees? —le pregunté burlón.
Su mirada cambio notablemente.
—¿A que te refieres? —me dijo.
—Nada, nada —dije haciéndome el interesante —¿Y que es lo que piensas después de esta
noche? —pregunté burlón.
—No eres su tipo —respondió secamente y se fue.
—¿Lo seguimos? —preguntó Hook.
—A sus motos —respondí.
—Un delito más y el juez revoca la sentencia Niall —dijo Harry como la voz de mi conciencia.
—Lo se… pero no haremos nada. Un susto nunca le ha hecho mal a nadie —dije inocente.
—Mejor te quedas, vamos te invito yo —insistió y Louis pidió las cervezas
—Harry tiene razón Niall, si deseas pelear sabes que tendrás que hacer que él de el primer
golpe.
Niall lo miró con los ojos envenenados.
—Me uno a la masacre solo si prometes que te cuidaras la espalda y no harás estupideces surgidas
solo por el impulso —acotó Harry.
Rechine los dientes.
—¿Qué pasa Niall? —preguntó Hook —¿Ahora le temes a la policía?
—No bromees Hook —le dije fastidiado y él se volvió a sus asuntos —¿Y ahora? ¿Qué
demonios haremos? —dije enfadado y aun enojado por la inoportuna visita de aquel tipo después de
algunas cervezas.
—Relájate hermano… solo es un imbécil.
Louis palmeó mi hombro mientras tomaba un poco más de cerveza. Tomé mi vaso y también tomé.
—¿De donde conocerá a ______? —la pregunta salió sola de mi garganta.
—Quizás sean amigos de la infancia —habló Harry.
—Lo que sea, ese tipo es un idiota —dije.
—Si, y su amiguito Martin también —agregó Tomlinson.
—Aun estamos a tiempo de ir tras ellos —me dijo Hook, tentándome más de lo que realmente
debía.
Tenía demasiadas ganas de ir tras ellos y enseñarles lo que es bueno.
—Ya Hook, deja de tentarlo —le pidió Louis.
—Eres un aburrido —le dijo a Louis.
—Es temprano aun… solo será un poco de diversión —insistí.
Mi amigo Styles negó con la cabeza.
—Es lunes, hay que volver.

Mi pequeña Obsesión (Niall Horan y _____)¡Lee esta historia GRATIS!