EN EL CAPITULO ANTERIOR...

Tu: ósea que el te ha ayudado en esto, hermanos tenían que ser... dijo con una tierna risa... -Te amo Kendall-

Kendall: y yo a ti cheri, te extrañe tanto... dije apretándola aun mas con mis brazos y ella dio un gemido de dolor... -Lo siento, lo siento-... Repetí avergonzado

Tu: tranquilo, estoy bien solo ten un poquito de cuidado mi amor... menciono tocando la punta de mi nariz con su dedo... -tengo miedo-...

CAPITULO 82

Kendall: a que le temes mi niña... acaricie su cabello tratando de tranquilizarla

Tu: temo que suceda lo de la última vez, no quiero morir y dejar a mis hijas solas

Kendall: eso no pasara, todo estará bien, además te vez hermosa con tu pancita de embarazada, aunque no pude disfrutar de tu embarazo como hubiera deseado... recordé con nostalgia

Tu: no hay que recordar malos momentos, que te parece si festejamos

Kendall: lo que tu decidas me parece perfecto

Tu: bueno no deseo una gran fiesta solo quiero una cena con la familia para anunciarles lo de mi embarazo

Kendall: encárgate de los preparativos pequeña

Tu: Kendall porque no me habías dicho que el esposo de Lorena era tu socio

Kendall: porque eso habría sido admitir mi error

Tu: que error?

Kendall: pues aceptar que tu prima en realidad esta arrepentida

Tu: eso quiere decir que la aceptaras... dijo con gran emoción

Kendall: todos merecemos una segunda oportunidad... dije en un suspiro, tome su mentón con mi mano y levante su rostro lo puse a mi altura y me apodere de sus deliciosos labios, con solo besarla era como si prendieran fuego dentro de mí la deseo y amo tanto que me cuesta mucho trabajo controlarme cuando la tengo a mi lado... -Estuvimos demasiado tiempo separados-... musite entre besos

Tu: lo sé... dijo con poca voz... -quiero sentirme tuya Kendall-

Kendall: eres mía cheri... aferre mis labios a los suyos como si nuestra vida dependiera de ello y a la luz de las velas hicimos el amor hasta quedar embriagados de nuestros sentimientos y carisias

Narras tú

Sin darnos cuenta la mañana llego y nosotros yacíamos abrazados en la enorme cama, no quería que pasara este momento adoraba cada vez que Kendall y yo estábamos de este modo, lo había extrañado tanto y la noche que pasamos fue absolutamente perfecta, decidí levantarme sin despertar a mi esposo retire con sumo cuidado sus brazos de mi cuerpo y me levante rogando que en la cocina hubiera algo que comer y por suerte si lo había, claro pues lo tenía todo preparado, tome algunas cosas del refrigerador y me dispuse a preparar el desayuno un delicioso omelet de queso con un jugo de naranja recién exprimido coloque todo en un plato y lo lleve en una pequeña charola que me encontré hasta la habitación en la que dormía Kendall cuando llegue el estaba ya sentado en la cama buscándome

Kendall: me asuste al no verte mi cielo... dijo rascando su cabeza

Tu: lo siento amor es que quería sorprenderte con el desayuno en la cama... mencione mientras me acercaba a la cama

Kendall: se supone que yo debería consentirte pequeña

Tu: no te emociones que solo es por hoy Kendall... dije bromeando

Kendall: perfecto, pues te tengo preparada una sorpresa

Tu: enserio, aww Kendall dime que es

Kendall: te lo diré hasta que desayunemos... el desayuno transcurrió de lo mas meloso pues yo le daba de comer a Kendall en la boca y el hacía lo mismo parecíamos dos adolecentes enamorados.

CASADA CON UN EXTRAÑO-Kendall y tu¡Lee esta historia GRATIS!