Capitulo 66.

5.5K 262 12

—Te ves muy guapo —Me dice mi mama mientras me ayuda a arreglar mi moño —. Hubiera querido tomarte una foto con tu pareja... Pero por lo visto no se pudo.

—Lo lamento mamá, no era mi intension arruinar todo —Me encojo de hombros con algo de indiferencia.

Estaba nervioso, todo estaba listo bueno o eso yo creía y esperaba que funcionara este plan y mi único plan o simplemente que saliera bien.

—Arréglalo —Su voz firme me sorprende —, debes de hacerlo. Todo saldrá bien.

—Eso espero... —Me vuelvo a encoger de hombros.

—¿Llevas lo que tienes planeado hacer? —Al parecer la que está más ansiosa es ella y no yo.

—Si, lo traigo aquí —Le digo mientras señaló al bolsillo de mi pantalón.

Y sin más salgo de mi casa.

Cuatro días sin saber algo de ella, cuatro días sintiéndome cada vez peor, cuatro días de mi error.

Me subo a mi auto y empiezo a manejar...

¿Y si no va a baile?
Tal vez ella se sienta tan mal que ni si quiera tendría ánimos para ir al baile de graduación, solo espero que si vaya, porque si no va, todo mi plan estaría arruinado.

Mientras conduzco prendo el estéreo y la primera canción es una de MKTO "God only knows" y aunque me gusta MKTO hoy por primera vez entiendo la letra, es como una canción perfecta para mí.

Suspiro... Me dedico a escuchar la canción en lo que conduzco hasta el instituto, el baile se hará en las canchas de basquetbol que estas techadas y encerradas.

Estaciono el auto, pero no me bajo.

Suspiro una vez más y me recuesto en el volante.

¿Y si no viene?
Me lo pregunto de nuevo.
¿Y si me sale mal?
Me preocupaba por esto.
¿Y si viene pero no cambia nada?
Era mi mayor miedo.

Esto es un desastre, todo esto está mal, todo está muy mal, no puedo quitarme de la mente la cara triste y las lágrimas de Leire, ella no lo merecía, no debería volver a estar en esta situación por mi culpa, le prometí a Alison que no la dañaría, y ahora todo lo que no quería para Leire... se ha cumplido.

Levanto mi cabeza del volante.

Saco lo que tengo en pantalón, y esto es a lo a lo que llamó "Mi plan perfecto" sigo dudando sobre que esto de algún resultado positivo, pero si soy sincero es lo mejor que tengo.

Reviso el papel mientras repaso una y otra vez lo que dice... Para que no se me olvide...
Solo espero que ella venga.

Salgo de mi auto y pongo la alarma.

Empiezo a caminar por el estacionamiento, varios vinieron en limusina, observó a las parejas muy felices, felices porque ya todo por fin acabo... Para ellos...
Todos están felices porque ya por fin van a la universidad.

Todo mundo está tomándose fotos con su pareja antes de entrar, y yo... Yo vengo solo...

Hace varios meses atrás me imaginaba viniendo de la mano con una chica muy guapa... Y si no es que con Dafne para el baile, me imaginaba siendo el Rey del baile, quería salir siendo alguien importante de la preparatoria, quería que toda mi generación me recordará por haber jugado en el equipo de futbol americano y quería que me recordaran como el Rey del baile, y ahora ni si quiera eso me importa, cambiaría todo lo que he tratado de lograr por qué Leire me perdonará y por fin tuviera mi oportunidad con ella. Que ironía la vida.

Llego a las canchas de basquetbol donde tienen todo muy bien organizado, arreglado y donde hay una banda tocando mientras muchos chicos y chicas bailan.

Suspiro, busco una mesa y espero... Me pongo a la espera de que ella aparezca y poder realizar mi plan.
¿Pero que probabilidades hay que ella venga al baile de graduación probablemente sola?

Espero sentado por un largo rato.
Cruzo mis brazos sobre la mesa y recuesto mi cabeza, solo quiero que llegue, quiero verla, solo deseo que ella se anime a llegar.

Sigo esperando y cuando me resigno a la espera... La veo con un hermoso vestido color verde largo, eso provoca que sienta un cosquilleo, ya que recuerdo la primera vez que la vi hermosa, en aquella fiesta... Recuerdo su frialdad... Y empiezo a recordar cómo poco a poco se fue abriendo conmigo...

Pero no es solo eso... No solo la veo entrar, puedo observar que tiene su brazo enganchado junto con alguien más, viene agarrada del brazo de él.

Viene junto con Antonio, y siento cómo mi cara me arde hasta más no poder y siento un enojo muy profundo que no entiendo el motivo, es algo nuevo para mí.

Esa palabra ya la había escuchado con anterioridad.

Pero no estaba muy seguro de que la llegara a utilizar.

¿Que demonios me pasaba?
¿Acaso esto era lo que se conocía como "Celos"?

¿Tenía celos?
¿Yo?

Y la peor respuesta apareció en mi mente.

Si, tenía celos de Antonio y eso me enojaba mucho.
Me enojaba verlo, tomando el brazo de Leire, ¿Por qué el está aquí? Ella lo odia, nada de esto tenía sentido.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!