Nada más llegar a la guarida Madara se llevó a Sasuke a una habitación dejando a Akari sola con Zetsu el cual se quedó fuera. Al rato llegó Madara y fue rápidamente hasta Akari agarrando a esta del cuello

-No sé que pretendes niña, pero da gracias a que me sirves porque si no ya estarias muerta- apretó un poco más- Ahora vas a ponerle a Sasuke los ojos de Itachi, y que sea la ultima vez que actuas por tu cuenta, si quieres seguir viva y con Sasuke obedece.

La soltó y se fue sin esperar respuesta de la pelinegra la cual se quedó en el suelo tosiendo por la falta de aire

Akari fue hasta donde estaba Sasuke tumbado sobre una superficie de piedra completamente lisa.

-Akari- le llamó Sasuke sorprendiendola

-Sasuke- susurro- Cómo...

-He sentido tu olor- susurro. -Akari respecto lo que he dicho de que estas conmigo o contra mi...

-Dejalo Sasuke, siempre he sabido que tu venganza iba antes que yo- dijo con algo de pena en su voz

- No, nada va por encima de ti

-Cómo?

-Eso, mi venganza es importante pero mi deber es protegerte y cuidarte

-Me hace daño que quieras destruir nuestra aldea

-Una aldea que te echó y no volvió a acordarse de ti ni de tu clan- repuso

-Fue por culpa de Danzo y lo sabes Sasuke, además Kakashi quería que volviera y sabia cual era mi clan

-Ellos solo queran ponerte contra mi

-Porqué tiene que ser así? Porqué tienes que desconfiar de ellos? Y si en realidad quieren que vuelva?

Akari comenzó a llorar silenciosamente con cuidado de que Sasuke no se enterara, pero nada escapa a un Uchiha

-Akari no llores por favor- extendió su mano hasta donde sabía que estaba la mejilla de la pelinegra- Yo solo quiero que no te hagan daño, se cuanto quieres volver y no quiero que usen eso para engañarte y hacerte daño.

-Quiero confiar en la gente, estoy cansada de vivir teniendo que mirar a mis espaldas esperando a que alguien me apuñale, quiero que esto acabe

-Acabará cuando cambie todo lo juro

-Vale-dijo no muy convencida- empecemos

Le durmió y procedió a la operación que le uniria a su hermano: sus ojos

 Akari procedió con cuidado y sin pensar de quién eran los globos oculares que le estaba implantando al pelinegro, pero le resultó dificil ya que fue como despedir a Itachi y tener que aceptar su muerte, algo de lo que estaba huyendo desde ese tragico acontecimiento que el destino habia querido que se produjera.

Al acabar salió de la sala y ahi estaba Madara

-Está hecho- aclaró la pelinegra

-Bien, quédate cuidando de él hasta que despierte

-Vale-respondió en tono sumiso

-Veo que ya entiendes tu situación niña, no quiero que vuelvas a ir por tu cuenta

Akari

No soportaba esto, queria ser libre, hacer lo que quisiera y buscar mi felicidad, estar con Sasuke, llevaba toda mi vida siendo esclava de gente que solo me utilizaba por mi poder, incluso Sasuke también quiere que esté a su lado por ese motivo, cuando me ofrecieron volver a Konoha pude ver un pequeño rayo de luz, de vida en mi futuro y llevaría a Sasuke a ese rayo costara lo que costara.

Esos malditos ojos¡Lee esta historia GRATIS!