Capítulo 18 - La Corbata

3.7K 382 63


Fok revisó la dirección en su celular y vio las calles en las que se encontraba, el lugar debía estar cerca. Anduvo por la vía que le separaba de su destino y un establecimiento se cruzó en su camino, observó el interior de la tienda, secuencialmente su reloj y el camino frente a él, quería llegar cuanto antes, pero un regalo de bienvenida no estaría mal ¿verdad? Asintió y se dijo a sí mismo que era lo mejor y entró. Veinte minutos más tarde estaba frente al panel de intercomunicación del edificio de Drink y tocó el timbre correspondiente a su piso.

-¿Drink? Soy yo...- habló cuando escuchó la voz de Drink contestar.

-Pensé que no llegarías- Fok sonrió, sólo llevaba diez minutos retrasado.

-Sólo quise darte diez minutos extras para ponerte cómodo- le habló con tono insinuante y después soltó una risita divertida- ¿Quieres dejarme entrar antes de que llame demasiado la atencion aquí abajo?- preguntó y escuchó la voz risueña de Drink contestarle.

-Por supuesto, adelante- el sonido del seguro de la puerta principal correrse le dijo que podía entrar y así lo hizo, estaba nervioso... ansioso y nervioso. Se aferró a la pequeña maceta que llevaba en las manos y suspiró viendo los pisos subir en el indicador del elevador. Cuando se detuvo suspiró y salió buscando la puerta de Drink, tocó cuando la encontró.

El Drink que le abrió la puerta llevaba puestos sólo los jeans y sonreía como si fuese navidad, se veía emocionado y la sola visión le hizo sonreír y volcar el corazón apretando un nudo en su garganta.

-Traje un presente-Fok le mostró la pequeña maceta que había en sus manos y la dejó en una mesita a la que no le prestó demasiada atencion, su mirada estaba fija en Drink, solo en él- Eres un niño malo- le provocó- Te dije que te quería desnudo- y sus manos recorrieron la cintura ajena hasta rodearla por completo con sus brazos – Pero aquí están estos estorbosos pantalones- Drink sonreía y se le notaba ya acalorado.

-Tengo vecinos- Fok levantó una ceja con una sonrisa pícara y traviesa.

-Muéstrame la habitación- le ordenó al tiempo que le besaba, su boca estaba hambrienta de Drink, tan necesitada que no tenía idea de cómo había pasado aquellas semanas sin poder besarlo, sin que sus manos recorrieran su cuerpo. Su vientre estaba hecho un nudo y su erección punzaba contra su ropa. Con una mano buscó la entrepierna de Drink y su ansiedad creció al sentirlo duro en sus pantalones.

Drink llevó a Fok a tientas a la habitación entre besos y caricias, había pasado mucho tiempo soñando con eso, aguantando la necesidad de buscarlo, quería tiralo en la alfombra y joderlo hasta que no recordara su nombre, hasta que Fok estuviese tan lleno de él que no pudiese olvidarlo jamás.

Fok empujó a Drink en cuanto estuvieron en la habitación, haciéndolo rebotar en la cama, la respiración del moreno era ya irregular, jadeaba. Mareado quizá porque toda su sangre estaba acumulada en su entrepierna.

- Bien, ahora a deshacerse de ese maldito pantalón- Drink estaba en silencio, sonreía y respondia con acciones, no quería hablar, sabía que si lo hacia corría el riesgo de decirle lo mucho que lo necesitaba, de cuánto lo extrañaba, de lo enamorado que ya estaba. Cualquiera de las cosas que pudiese decir seguramente asustarían a Fok y lo alejarían de él y en el punto en el que estaba no se creía capaz de controlar los anhelos que peleaban por escapar de sus labios.

Fok trepó sobre Drink, la sonrisa traviesa no desaparecía, con lentitud, una que el mismo Fok luchaba por mantener, despuntó los pantalones y los jaló junto a la ropa interior dejando a Drink desnudo.

El joven estudiante se lamió los labios observando el festín frente a sus ojos, Drink era absolutamente asombroso, tentador y perfecto. Las manos le temblaban. No tenía idea de cómo mantenía el control cuando lo único que quería era joder y joder hasta que no pudiera más.

-La naturaleza fue muy injusta al crearte, Drink- le habló recorriendo las pequeñas curvas en el vientre de Drink que marcaban las crestas de sus músculos- y eres todo mío- Drink se quedó tendido, dejando que Fok lo explorara.

-Lo soy- le aseguró y Fok le sonrió, sintiendo el tirón en sus pantalones, suyo, de verdad era suyo. Tomando fuerza de la afirmación para no perder el control Fok levantó la mirada buscando algo en la habitación, sonrió cuando lo encontró y se levantó. Drink le vio caminar sin separar la mirada de él y arqueó ambas cejas al ver que volvia a la cama con su corbata en manos.

-¿Qué quieres hacer con eso?- preguntó ladeando el rostro pese a que ya se lo imaginaba, Fok ladeó el rostro y se lamió los labios.

-Voy a amarrarte, voy a castigarte por no esperarme desnudo como quería- aseguró juguetonamente, ambos sabían que necesitaría el permiso de Drink para hacer algo asi y la manera en que se mantuvo de pie a un par de pasos de la cama, esperando su reacción le dijo a Drink que en verdad estaba esperando su permiso.

-Oh... bien, supongo que lo merezco- accedió y se tendió en la cama colocando las manos sobre su cabeza- todo tuyo- y la ansiedad, felicidad, excitación y emoción que vio en el rostro de Fok era difícil de describir.

Fok le amarró a la cabecera de la cama, atando sus manos juntas y después ésta a la cabecera de la cama. Tenía toda la intención de juguetear con Drink, había mil cosas que quería hacer. Fok se desnudó frente a Drink, aguantando la mirada de deseo de su pareja, era increíble que solo la mirada de Drink pudiese encenderle y hacer gotear su miembro, en las últimas semanas otros con caricias y besos no habían podido siquiera subirle la temperatura.

-¿Te gusta lo que ves?- preguntó trepando sobre él, rozando su trasero con el miembro duro de su amante.

-Me estás volviendo loco- confesó humedeciéndose los labios y luchando inconscientemente contra la atadura, quería tomar a Fok y ponerlo contra el colchón.

-Eso quiero- Fok movió las caderas sobre él y se inclinó besando su cuello, hablando cerca de su oreja- Hay tantas cosas que quiero hacerte... ¿me dejarás, Drink?- tomó ambos miembros en una de sus manos acariciándolos a la par, mientras su boca subió con besos por el mentón ajeno haciendo a Drink suspirar.

-Sí...- gruñó- Lo haré- jadeó- Te dejaré-tomó una pausa para tomar aire –Todo lo que quieras- Fok sonrió.

-No dejaré que olvides eso después- Fok usó la mano que tenía libre para penetrarse, para abrirse a sí mismo mientras con la otra continuaba acariciando el miembro ajeno con el propio, lento, no quería que se viniera aún- Ahora te necesito pronto- Fok nunca era el que recibía pero con Drink parecía algo muy natural, no estaba ni cerca de estar dilatado cuando su propia necesidad le hizo tomar el miembro ajeno y enfilarlo en su entrada, no podía más, lo necesitaba dentro de él- ah...- suspiró- asi...- el miembro de Drink era grande, como todo en Drink y mientras bajaba podía sentir como lo estiraba con un ardor que le pareció delicioso. Pequeñas lágrimas se acumularon en sus ojos mientras bajaba y lo tomaba todo dentro de sí, su miembro escurría, aquello era tan exquisito.

Fok apoyó las manos en el pecho ajeno y tomó impulso para subir y volver a bajar el camino hacia su cielo personal, Drink no pudo hacer nada sino verlo e ir perdiendo la cordura poco a poco, Fok se sentía jodidamente bien, sus caderas se empujaron hacia Fok, buscando estar más y más dentro de él, aquello fue rápido, el placer fue elevándose y Fok comenzó a cabalgarlo como si no existiera un mañana, estaba desesperado, su cuerpo quería más y más de aquello, quería sentir a Drink más dentro, más fuerte, que el dolor y el placer le poseyeran por completo.

-¡Si!- Drink echó la cabeza atrás mientras movía las caderaa, empujándose dentro de Fok y apretando los dientes de lo bien que se sentía.

-¡Joder...! - gruñó- Tan...- el aire se le iba- ...delicioso , Fok...

No les tomó demasiado tiempo, un par de minutos y ambos alcanzaron el cielo, las piernas de Drink se tensaron mientras llenaba a Fok, ninguno de los dos reparó en que no habían usado protección, habían estado tan ansiosos de estar el uno con el otro que lo habían olvidado por completo.

Fok se desplomó sobre el cuerpo de Drink, flácido y sin fuerzas, tembloroso y aún sensible por el orgasmo, sentía a Drink aún dentro de él y quiso dejarlo asi, se sentía bien tenerlo dentro, no iba a moverse aún.

-¿Estás bien?- escuchó después de un rato la voz agitada de Drink y sonrió levantando el rostro para buscar un beso lento de aquellos deliciosos labios.

-Mejor que nunca...

ocum9{s]

Una Adicción Peligrosa¡Lee esta historia GRATIS!