1

2.6K 90 8

Estar sentada todo el día en una pequeña oficina distante de todo me hacía de vez en cuando poner un tanto triste y aburrida, pero, tenía que estar acostumbrada a aquel departamento de contabilidad donde los números y yo nos entendíamos.

Al teclear mi computadora, que a veces parecía que lo hacía de manera automatizada, en varias ocasiones cabeceaba, cerraba los ojos y el mínimo ruido me espantaba el sueño que tenía.

Dentro de ese vaivén se acercaba mi compañera Lucia, con un vaso de café en su mano.

- Toma, sé que lo necesitas

- Gracias, pero la verdad lo que necesito son unas buenas vacaciones.

- Vi al de publicidad haciendo unas cartas y cuando quise acercármele me ocultó lo que estaba diseñando, no sé de qué se tratará, pero nadie sabe...

- Vamos Lucia, puede ser quizás los nuevos carnets de la empresa, o la nueva imagen.

En aquella conversación se acerca el mensajero con dos sobres, las dejó sobre nuestros escritorios y luego se marchó.

- ¿Y ahora de que se trata?

- No lo sé Perla, pero a veces me espero una carta de despedida, pero no una cualquiera, la mía.

Aquel optimismo de mi compañera me hizo reír, sé que ella también se siente cansada y harta de lo mismo todos los días, luego de ver varias veces el trozo de papel blanco sellado, se sentó en su cabina ubicada al lado de la mía.

- Vamos a ver cuál es el famoso misterio...

Cuando destrozó la envoltura, salió de ella un volante donde la primera imagen que presentaba era de un hermoso paisaje verde donde se veía personas caminando y disfrutando del ambiente.

- Wao, tu hablando de vacaciones y mira lo que nos llegó.

Me quedé sin habla, todo se veía tan bello que apenas lo podía creer.

- Perla, mira esto, ¡todo pagado! ¡La empresa ha cubierto todos los gastos para nosotros!...

Era justo la verdad, teníamos ya mucho tiempo trabajando, eso es sin incluir las múltiples horas extras que le hemos tenido que dedicarles.

- Son 3 días en ese rancho, se puede montar a caballo, restaurantes con muy buena comida, entradas a la piscina y al bar, esto es lo mejor que nos han podido regalar...

Lucia le dio vuelta a la hoja, uno de los requisitos para ir es que por habitación habrá dos personas, ¿¡escogidas al azar!? Esperen, eso me causó un poco de impacto, ¿porque no poder elegir a la persona con quien pasarse esos 3 días? ¿y si no se está de acuerdo con eso?, cuando hice esas preguntas solo logré que ella se estallara en carcajadas.

- ¿Te imaginas tú durmiendo con Guillermo esos 3 días? Sería fantástico.

Al mencionarme aquel nombre, solo consiguió que me enfureciera de cierta forma; cierto, aun no les he contado, Guillermo era mi ex, el me presentó a la compañía supuestamente para ganar los fondos suficientes para hacer nuestro hogar, tiempo después, lo sorprendí coqueteando a una de las recepcionistas, lo eché de la casa claro está, pero aun ambos estamos aquí y no se imaginan la tensión que abunda cada vez que nos encontramos en los pasillos.

- Ni siquiera me lo menciones Lucia...

- El viaje es la próxima semana, espero que te prepares para disfrutar de tus merecidas vacaciones.

3 Días Contigo¡Lee esta historia GRATIS!