FINAL ALTERNATIVO

47.8K 2.3K 1.7K

- Me vuelvo a Carolina del Norte con mi madre y Skylynn dentro de cuatro días -informó.

Sentí como el aire desaparecía de mis pulmones de un golpe.

Di un paso atrás, como si escapando pudiera evitar que esto se volviera real. Busqué con desesperación un atisbo de diversión en los ojos de Nash, esto tenía que ser una broma.

Tenía que serlo.

- No... No puedes. -balbuceé.

- Ana, tienes que entenderlo. Las cosas han sido complicadas para mí.

- ¿Sí? -reí con ironía mientras la vista se me comenzaba a nublar.- Claro, para mí las cosas han sido jodidamente simples. Sobre todo contigo. ¿Verdad?

- Sabes que es diferente. -suspiró.- Tú no te enamoraste locamente de mí como yo lo he hecho de ti, ¿verdad?

Hostia puta.

Algo extraño pasó, se sintió como si mi centro de gravedad hubiera sido empujado hasta el infinito y luego estrellado contra el suelo de golpe.

Nash me observaba como si fuera la primera vez, y yo lo único que podía hacer era pensar en que si no me largaba en ese instante iba a desmayarme. Por más que me esforcé en hablar, no lo logré.

- Yo... Joder. -farfulló Nash con una risa nerviosa.- La he liado, ¿verdad? No esperaba ser tan directo. Había planeado un discurso y todo, con retrospectiva y mucho más tacto y sutilidad.

- Sutilidad. -repetí, como si eso tuviera algún sentido.

Nash hizo un gesto típico en el cuando se hallaba nervioso, comenzó a acomodar su flequillo mientras golpeaba suavemente los pies contra la alfombra.

- Pero ya lo has notado, soy el doble de imbécil y el doble de desastroso cuando tú estás cerca. Tú me has hecho de este modo. Me pusiste la vida patas arriba, ni siquiera puedo pensar con claridad cuando te veo. Y es que jamás se hacer lo correcto cuando se trata de ti. Por eso me voy, Ana. Tú y yo merecemos un reinicio.

- ¿Cómo puedes estar tan seguro de que es lo correcto? -hablé a través del nudo en mi garganta.

Nash me observó a través de sus espesas pestañas con una sonrisa triste.

- No estoy seguro en absoluto. -declaró.

Y fue suficiente.

Di la media vuelta y caminé hasta mi casa, a pesar de que todo lo que podía pensar era "Quédate, quédate, quédate."

Cerré los ojos y me obligué a pensar que dejarlo ir era lo correcto.

****************************************************

- ¿Shawn? ¿Ha pasado algo? -pregunté al verlo en el umbral de mi habitación.

¿Es que mi madre deja subir a todo el mundo?

El moreno avanzó hasta sentarse en el borde de mi cama.

- Nash nos ha dicho que se vuelve a Carolina del Norte. -dijo con la vista fija en el suelo.

Habían pasado ya tres días desde ello. Mañana mismo Nash volvería con su familia. A kilómetros y kilómetros de mí... y de los chicos, claro.

- Lo sé, ¿cómo lo han tomado todos? -pregunté sin estar segura de querer oír la respuesta.

- A eso he venido. -murmuró con un breve suspiro.- En general estamos bien, los que no están tan bien son Hayes, ya sabes, es su hermano después de todo. Cameron, que se siente culpable. Y bueno, ahm...

El Clan Imbécil |Magcon Boys| EDITANDO¡Lee esta historia GRATIS!