Capitulo 30

11.5K 786 11

~POV OLIVIA~

Después de que Dylan saliera, decidí que lo mejor seria dormir un rato para no pensar tanto en lo que había intentado hacer.

Sino fuera por Johan, ahora mismo no hubiera estado aquí.

Me levanté de la cama para salir de la habitación e ir al baño. Ni siquiera me molesté en mirar si estaba sola o si Dylan y Johan seguían en la casa.

Después de darme una buena ducha, salí del baño ya vestida y peinada para dirigirme al salón.

-¿Johan? –Me dí cuenta de que el chico dormía en el sillón con la tele encendida. La apagué, y lo tapé con una manta.

No había rastro de Dylan por ningún lado, por lo que supuse que se había ido...

El timbre sonó sacandome de mis pensamientos. Abrí la puerta encontrándome con un muchacho.

-Mmm... ¿Está Dylan?

-No... –Murmuré extrañada. –¿Quién...

-¿Eres Olivia?

-Si...

-¡Oh! ¡Que gusto conocerte! –Me abrazó con total libertad. –Soy Marc, amigo de Dylan.

-Lo siento, pero no lo sabia...

-Con que ese capullo no te habló de mi, ¿eh? Deja que lo coja... –Murmuró para si mismo y luego me sonrió. –Bueno, él me pidió que fuera a por tu coche al acantilado. Así que ten.

Me dió las llaves que ni siquiera sabia que se habían quedado en el coche.

-Suerte que entre semana no suele pasar nadie por allí, sino te hubieras quedado sin coche.

-Supongo que gracias. –Asintió para mirarme de arriba abajo.

-Ese capullo tuvo suerte. –Me sonrojé al instante.

-¿Quieres pasar a esperarlo?

-¿Puedo?

-Si. Me hice a un lado para que pasara. –No te invito al salón porque un amigo duerme allí, pero vamos a la cocina.

-Está bien. –Oí su risa cuando pasamos junto a Johan.

-¿Quieres algo para tomar?

-Agua estaría bien. –Asentí para coger la jarra que había sobre la encimera y llenar un vaso. –Gracias.

-Gracias a ti por ir a buscar mi coche.

-Ya no te preocupes por eso. Además, así Dylan me debe un favor. –Reí por lo bajo.

-¿Cómo fuiste al acantilado? Me refiero, a que si dejaste tu coche allá.
-No, no. Fui en taxi y luego me vine en tu coche.Asentí para sentarme en frente ya que seguía de pie.

-Y... ¿Conoces a Dylan desde hace mucho?

-Si, es amigo de mi hermano mayor.

-¿Si? Nunca me habló de ti... –Murmuré por lo bajo para que no me oyera.

-En cambio él de ti si. Lo miré sorprendida. ¿Me había escuchado?

-Yo...

-También sé de Elyssa. No la he conocido en persona, pero Dylan me ha enseñado algunas fotos de ella.

-Podrias pasar este fin de semana por casa de Dyl para que puedas verla...

¿Me adoptas?¡Lee esta historia GRATIS!