Crucé los brazos sobre el pecho, recibiendo un codazo de Eric mientras una risita se le escapaba de los labios disimuladamente. Blake había actuado con anterioridad teniendo pequeños papeles en series y otras películas que por supuesto vimos, pero verlo actuando en vivo era otra cosa.

Estaban filmando contra una pantalla verde, Blake y Lexi Bride luciendo como si acabaran de escapar de algo terriblemente peligroso. Cosas del cine, supuse. Por sus movimientos daba la impresión de que era una escena que en la pantalla grande seguro luciría como algo asombroso como saltar desde el tejado de un edificio a otro, lo que finalmente acabó con ella, que usaba ese traje de cuero negro adherido a las curvas de su cuerpo, sobre nuestro amigo. Permanecieron en esa posición, murmuraban palabras, él le acarició la piel bronceada del rostro que la gente solía calificar como perfecto, le apartó el cabello hacia atrás y entonces nosotros presenciamos la jodida escena del beso de los protagonistas. Un beso intenso, había que admitir.

—Pero si él no es nada tonto —murmuró Eric en voz baja—. Besándose con Lexi Bride. La gente la llama la nueva Angelina Jolie, ¿sabías eso? Espero ella no crea que ha encontrado a su Brad Pitt en nuestro Blake. Él es nuestro, no lo puede robar para hacer películas juntos y esas mierdas.

—Eric, hermano, déjame decirte que suenas como una maldita novia celosa.

—Bleric es real, perra —formó un corazón con las manos al tiempo que hacía una boca de pato y elevaba las cejas, ridiculizando sus palabras; ambos reímos—. Ya en serio, ¿a qué hora terminan? ¿Y por qué están repitiendo la escena del beso?

—Los celos te matan.

—Sí, es que me siento tan traicionado, cambiado por unas tetas grandes y piernas largas —me siguió el juego, llevándose una mano al pecho con gesto apenado.

—Vas a hacerme creer que ese fanfic demente que Logan estaba leyendo sobre ustedes es real...

—Cállate, me da escalofríos recordar eso. —Se sacudió, como deshaciéndose de los malos sentimientos—. Quiero decir, está bien si era sobre una relación gay entre nosotros pero... ¿tenían que poner tantas cosas inverosímiles como lo de que el muy heterosexual Blake vivía con una erección constante y yo no podía dejar de mirarle la polla porque me ponía cachondo? No jodas. Es como que no había historia, la autora solo usó nuestros nombres para narrar porno gay. Hay mentes muy retorcidas en este mundo.

—Y tú que eres tan inocente...

—Lo sé, ¿verdad? —rió, haciéndome poner los ojos en blanco.

Volvimos a guardar silencio y observamos a la gente trabajando hasta que el director anunció el corte.

—¡Mierda, al fin! —resopló Eric.

Unas mujeres se acercaron a Blake y a Lexi, quienes ya se habían incorporado. Les tendieron unas toallas para el sudor, un café para él y una botella de agua Fiji para ella.

Definitivamente no el chico bueno [DBB #1]¡Lee esta historia GRATIS!