Capitulo 28

11.4K 768 40

-¿Te diviertes? –Me encogí de hombros sin saber que decir. –Ten.

-¿Sabias que no hace falta beber para divertirse? –Cogí el vaso que Alain me daba para bebermelo de un trago.

-Lo sé, pero me gusta. –A diferencia de mi, él le dió un simple buche.

La cosa estaba asi: Realmente estaba muy, pero que muy aburrida en esta discoteca. Sofía se había ido como hace dos horas y yo ni siquiera podía ponerme con Dylan porque eso crearía sospechas. Lo que hizo que me quedara sola y aburrida sentada en uno de los puf.

-¿De verdad que no te estás divirtiendo? Mira que puedo hacer que te diviertas rápido.

-¿Si? ¿Cómo?

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

-¿Si? ¿Cómo?

-Así. –Terminó de beberse su copa para acercarse a mi y pegar sus labios a los míos.

¿Pero qué...? ¿Es que no le quedó claro cuando le dije que nunca más volviera a besarme? Porque sí, al día siguiente de que me besara, se lo dije en su oficina.

-¡Eh!No, no, no, no. Me separé rápidamente de Alain para frenar a Dylan. –¡¿Qué crees que estás haciendo?!

-¿Besandola? –Eso hizo que Dylan se enfureciera más y que hiciera fuerza para alcanzar a Alain. Cosa que no permití que sucediera.

-Relájate, Dyl...

-¡¿Qué me relaje?! ¡Te estaba besando!

-Si, pero no montes un espectáculo aquí, delante de todos. –Murmuré para que solo me escuchara él.

-¿Qué problema tienes con que la besé, Dylan? Que yo sepa, está soltera...

-Soltera dice. –Dijo irónico mientras reía. –¿Te parece esto estar soltera?

Y de repente, sentí una fuerte presión en mi nuca y como unos labios tan conocidos para mi se posaban sobre los míos con fuerza. Casi lo mismo que había hecho Alain. Sólo que en aquel beso nunca me había movido y en este, dejé que su lengua jugara con la mía.

Al separarnos, agaché la cabeza sonrojada.

-¿Eres su novio?

-¿Es que no te quedó claro o quieres que vuelva a repetirlo?

-Dylan... Agarré su mano ya que había dado un paso alante.

-¿Por qué no me dijiste nada? Creí que te gustaba que fuera contigo y con Elyssa al parque...

-No metas a mi hija en esto.Gruñó Dylan y a Alain se le desencajó la mandíbula.

-¿T-tú hija?

¿Me adoptas?¡Lee esta historia GRATIS!