Capítulo 16 - El Reencuentro

3.4K 346 46

El día que sus padres por fin aceptaron la mudanza de su hermana, Fok durmió profundamente y el sueño de esa noche fue más vívido que nunca, como si volviese a estar aquella noche. Cada detalle...

Cayeron a la cama, los besos comenzaron a subir la temperatura, Fok podía sentir como su vientre se incendiaba de deseo y sus manos se enredaron en el cuello ajeno demandando su boca, perfecto, ardiente, apasionado, sólo quería más y más. Se levantó para sacarse la ropa y Drink le acompañó rodeándole por la cintura, dando besos algo más suaves y tiernos por sus hombros desnudos.

-Me encantas...- le susurró y Fok tomó su rostro en sus manos apartándolo para buscar su boca, su corazón estaba completamente desbocado en su pecho.

-Tú también...- y al decirlo sintió que el pecho se le oprimía. Diablos... qué mierda estaba haciendo-tú también...y por eso...- parpadeó varias veces, apartándolo y negando- Deberíamos parar...- se restregó los ojos y negó, se sentía tan malditamente culpable, quería ir a la cama con ese hombre pero la culpa le estaba carcomiendo el pecho, tan dolorosamente que temía ponerse a llorar en cualquier momento- Lo... lo siento...- Drink se negó a poner espacio y se acercó de nuevo rodeándolo con un brazo y acariciándole el rostro con la mano libre.

-¿Qué ocurre?

-Mereces más que esto, Drink... podemos tener sexo si sólo va a ser eso, pero... pero si quieres algo más de mí no puedo seguir, no soy un hombre de relaciones- confesó y las palabras sonaron desoladoras a sus propios oídos.

-¿Quieres decir que si sólo quisiera un acostón me dejarías tenerte?- Fok negó.

-No puedes tenerme...Drink, yo no me comprometo- Drink le observó, las caricias en la mejilla de Fok no titubearon en ningún momento y eso solamente lo hizo sentir peor- Por favor, dime que no es demasiado tarde para decirlo – y Drink suspiró y le regaló una pequeña sonrisa.

-Lo es... Lo es y también estoy sorprendido, no esperaba que calaras tan profundo tan rápido... pero si te sirve de consuelo ya lo sabía. Drug me habló de ti y por la forma en que me veías... sabía que querías un acostón desde que te conocí- Fok se sonrojó.

-¿Fue tan obvio?- Drink se encogió de hombros.

-No lo sé... sólo lo noté, aunque ahora no sé si lo noté o lo imaginé, quizá quería pensar que estabas interesado en mi... digo... más allá de solo terminar en la cama.

-¿Por qué querrías algo así?- le preguntó con una sonrisa triste.

-Porque me acerque a ese chico en la estación y le hablé esperando que me llevara con mi amigo... y cuando levantó la mirada y me vio con estos hermosos ojos azules- le aclaró acariciándole la mejilla por debajo de los ojos- Mi mundo se detuvo un segundo... - Fok negó y bajó la mirada.

-No quería lastimarte... de ninguna forma...- Drink le levantó el rostro por la barbilla y le sonrió con cierta picardía.

-Es la primera vez que me rompen el corazón- y la voz le salió ahogada- así que...- parpadeó varias veces para alejar las lágrimas- así que si ya lo has roto... ¿por qué despedirnos así? ¿No podemos tener un último recuerdo?- Fok negó.

-No Drink, eso solo empeoraría las cosas- negó sin parecer convencido y Drink volvió a levantarle el rostro buscando sus labios.

-Déjame hacerte el amor... me deseas... y yo lo añoro tanto...- a Fok el nudo en la garganta no le dejó hablar y cuando Drink volvió a besarlo simplemente se dejó llevar, entre besos cayeron a la cama de nuevo.

-Yo... yo no hago eso- le recordó Fok en sus últimos destellos de lucidez.

-¿El amor? ¿Es tan difícil decirlo?- susurró mientras sus besos bajaban por el cuello ajeno- No te preocupes... no tienes que hacer nada, solo déjame hacértelo a mi...- y Fok cerró los ojos dejándose llevar, perdiendo sus últimas fuerzas para resistirse.

Una Adicción Peligrosa¡Lee esta historia GRATIS!