15. "Algo incómodo". (2)

11.5K 693 23

15. "Algo incómodo". (2)

|Narra Ethan|

Abrí la puerta con una sonrisa. Luca me sonrió y me tendió la mano, la estreché con la mía.

-Luca, llegaste.

-Sí, había un tráfico terrible. Es viernes... la gente sale. –Asentí-.

-Claro, entiendo.

-¡Oh, casi lo olvido! -Me tendió unas flores a lo que yo fruncí el ceño-. Son para tu madre. -Reí aliviado-.

-Bien. Pasa... -Fui interrumpido por Meg, quien puso una mano en mi hombro. La volví a ver y le sonreí-. Los dejo solos.

Regresé con Mia y me senté nuevamente a su lado. Nick hablaba animadamente con ella sobre no-sé-qué cosas.

-¡Ethan! ¿Puedes ayudarme con los platos? –Suspiré y me levanté nuevamente. Mia me siguió-. Iré a saludar a Luca, ve a poner los platos en la mesa. Y tú no, Mia. Solo siéntate.

-No, quiero ayudar. –Mi madre rodó los ojos y sonrió-.

-Como gustes. –Salió de la cocina-.

-Amor, no tienes que ayudarme, puedo solo. –Me fulminó con la mirada y tomó dos platos y los llevó al comedor-.

°

-Ethan nos contó que trabajas en la guardería. –Comentó mi madre desde un extremo de la mesa-.

-Así es. Trabajo con muchos niños durante toda la semana, entre ellos, Nick. Estudié psicología. –Mi padre abrió los ojos, sorprendido-. Sí, ahora solo estoy especializándome con los niños. Mi jefa me dijo que me daría una sección solo para lo que estudié. Pero mis planes son, tener un local a mi preferencia con mi mejor amiga, quien estudió lo mismo que yo.

-Es un buen plan, ¿Te refieres a un lugar a tu estilo como un consultorio? –Preguntó mi padre

-Sí, eso exactamente.

-¿Cuántos niños te corresponden en toda la semana? –Añadió-.

-Sesenta y cuatro, exactamente. –Hasta yo me sorprendí-.

-¿Y cómo te organizas? Oí que en las guarderías era más difícil manejar a los niños porque hay que tener una nota de cada uno.

-Sí, yo no diría que es más difícil si no que hay que ser más ordenado. Yo manejo niños de 2 a 5 años. Lo que hago es ordenarlos por edad. Tengo un folder para cada edad. Dentro de cada uno están ordenados los nombres de los niños de esa edad por orden alfabético. En cada nombre está el inicio de lo que será su expediente el resto de su vida.

-Wow. –Dije claramente sorprendido-. Nunca me contaste todo eso. ¿Cómo siquiera administras tu tiempo? –Reí y ella sonrió orgullosa-.

-Secretos de la vida, Ethan. La verdad ni yo misma sé. –En la mesa reímos-.

-Sabes Mia. –Dijo Luca-. Si te interesa yo trabajo en una empresa de construcción de oficinas, como Ethan, pero en la que trabajo son oficinas individuales y no edificios. Se hacen a tu gusto, como si fuera una casa. Obviamente más económico. Si gustas podría ayudarte.

-¿En serio? Yo... no sabía. Qué bueno saberlo ahora. Intento que se haga lo más pronto posible. Gracias por la oferta.

Seguimos comiendo y charlando. Sobre todo riendo. Mi móvil sonó interrumpiendo nuestra conversación. Creí haberlo puesto en silencio. Saqué el móvil del bolsillo y vi el nombre en la pantalla. Esperen... ¿Gina Black? Fruncí el ceño. Todos me veían y yo no callaba el móvil, estaba algo en shock.

Papá de Repuesto.¡Lee esta historia GRATIS!