Camino a Konoha

3.7K 181 39


ROJO Y PERLA

Capitulo 1: Camino a Konoha

Por Okashira Janet

Naruto y Naruto Shippuden son propiedad de Kishimoto, yo solo uso sus personajes con el fin de entretener. Esta es una reedición, será subida en Wattpad y posteriormente en Fanfiction.Net. Okashira Janet y Janet Gaspar son la misma persona, es decir, yo. Aclarado el punto vamos a la historia.

0o0o0o0o0o0o0o

Sacudió ligeramente la cabeza y se pasó una mano por la frente, hacía mucho calor, demasiado para estar a principios de verano, aunque también estaba el hecho de que acababa de salir de la caliente y poco acogedora aldea de Suna.

Bueno, decir que era poco acogedora por completo sería mentira, después de todo Temari-san y Gaara-sama eran muy amables, el problema estaba con Kankuro-san que podía ponerse pesado cuando tenía algunas botellas de sake encima.

—Que calor. —Echándose aire afectadamente con una mano Hinata estiró lo más que pudo su pesada chaqueta en un vano intento de que se colara un poco de viento hasta su acalorada piel, la Hokage le había encargado una misión en solitario, era bastante raro que algo así ocurriera pero la aldea estaba prácticamente en ruinas desde el tormentoso ataque de Pein. Apenas recodarlo Hinata sintió que su cara se volvía roja, se le había declarado a Naruto al intentar protegerlo (una protección bastante deficiente tomando en cuenta que no había hecho nada más que perder el conocimiento), en aquel preciso instante se sentía envalentonada por el momento y por su alocada cabecita nunca había pasado la idea de qué era lo que haría si sobrevivía a su desesperado ataque.

Porque había sobrevivido.

Según lo que le habían contado Naruto se había enfurecido, había desatado las ocho colas del Kyuuby y había provocado una explosión monumental, todo eso mientras ella se paseaba entre la verdad y la inconsciencia con sangre saliendo de su boca y tirada de cualquier manera al lado de una roca, una escena de seguro nada romántica de observar.

Después de eso el equipo de Neji la había rescatado, entre el caos su primo la había protegido y cuando las cosas volvieron a la normalidad tuvo que internarse en la clínica de Konoha (otra vez) por estar al borde de la muerte.

En resumidas cuentas cuando por fin había logrado recuperar la consciencia habían pasado cerca de dos meses, Naruto se había vuelto a ir, esta vez con la misión de destruir a Madara Uchiha (Tenten le había comentado que el rubio había sido el autor de una conmovedora escena en donde tomando de la mano a una Hinata bien sedada le decía con voz conmovedora que su sacrificio no sería en vano), la aldea apenas se estaba recuperando, los pocos Jounin que quedaban eran enviados a las más variadas misiones y la joven Hyuuga se había pasado más de dos semanas jugando barajas con el papá de Chouji que también había ido a parar al hospital (eso cuando el amable señor no estaba comiendo).

En fin, que volver a las misiones era un verdadero alivio, aunque esta fuera de rango C, en un principio se suponía que Kiba tendría que acompañarla pero a Shino le habían surgido problemas y el joven había tenido que marchar a apoyarlo, gajes del oficio, ya se sabe.

—Pero que calor... —Nuevamente la joven estiró su chaqueta y se echó el cabello hacía atrás, los últimos años se lo había dejado crecer porque esa era la costumbre en su clan pero últimamente se replanteaba seriamente el dejar de llevarlo suelto, la verdad era un estorbo y peor cuando se encontraba en combate. Soltando un ahogado suspiro la joven de ojos perla detuvo un momento su camino y buscó afanosamente en su mochila, la misión era muy sencilla, llevar un pergamino con indicaciones acerca de Akatsuki al Kazekage del desierto, describir las señas de Madara Uchiha y traer información de vuelta si es que la había.

Rojo y Perla¡Lee esta historia GRATIS!