Capítulo 46- Pequeña rosadita.

2.7K 165 1

Siento como las uñas de Ashley son enterradas en mi brazo. Le echo un vistazo y su mirada trasmite furia, trago en seco.

—Pareciera que se te fueran a salir los ojos. Respeta a la madre de tu hijo… —no permití que terminara de hablar.

—Deberíamos buscar otro lugar para comer. Está algo lleno —digo mirando a Ashley.

—No te preocupes amorcito —suena hipócrita —¡Robín, Robín! —llama, el hombre encorbatado se levanta de su puesto y hace una seña con su mano para acercarnos.
No puedo quitar mi vista de Lily, es como un imán que no me permite ver a otra persona que no sea ella. Nos acercamos a paso lento, sigo viéndola.
Tiene un hermoso vestido rojo, su cabello castaño esta ondulado en las puntas, pero, lo que mas me llama la atención, son sus ojos marrones, que están bajo una mascara de pestañas.

—Hola Ash, ¿como te encuentras? El embarazo te esta cayendo bien. Estás hermosa —dice para besar la mejilla de la rubia.

—Ow Robín, eres un caballero —alaga. El castaño sonríe como un estúpido.

—Nathan —saluda, estrechamos nuestras manos en un fuerte apretón rápido.

—Harvood —gruño y lo cambio por una sonrisa hipócrita.
Lily se levanta, besa la mejilla de Ashley y me mira.

—¿Como estás? —pregunta fría.

—Bien. Gracias —sonrío de medio lado.
Su indiferencia me duele, ojalá pudiera hacer algo al respecto.
Robín pone su mano en la espalda de Lily, aprieto mis manos dentro mis bolsillos, odio que haga eso, cuando yo no puedo ni saludarla.

—Vamos, sientense —ofrece Robín.

—No, esta bien así. Le diré al camarero que nos consiga otra mesa.

—Insisto,sientense.

—No…

—Esperamos no estorbar —se sienta Ashley.

—Oh no,claro que no linda.

Pedimos nuestros platos. Lily me volteaba a ver, aunque eran escasos los segundos que me miraba.

—Ustedes hacen una linda pareja —comenta Ashley.

«No pudo haber dicho eso, ¡demonios! ».

—No, no. No somos nada —dice Lily nerviosa y le da un trago a su vino blanco.

Veo la sonrisa egocéntrica que tiene Robín en sus labios y me da ganas de golpearle su cara.

—Todavía no somos nada. Pero, pronto volveré a ser su único amor y quien quita que en unos meses hagamos una doble boda en un gran salón con las personas mas importantes del mundo artístico —menciona Robín sin dejar de mirarme, al terminar le hecha un vistazo a Lily.

Ella no dice nada, parece como si no tuviera voz.

—Dudo mucho que Lily desee una boda extravagante, desde joven siempre deseó una boda bajo las estrellas, solo necesitaba a sus amigos de siempre, a sus hermanos y al verdadero hombre de su vida —la miro, ella sonríe poco a poco —Esa sería la boda de sus sueños, simple pero especial. Deberías saberlo Robín, has dicho que eres el amor de su vida —digo dulcemente mirando como los ojos de ella brillan como unos luceros en la oscuridad. Ella es tan especial, no me merece pero tampoco merece a alguien como Robín.
La mesa queda en silencio, a excepción de la voz del mesero que nos trae los platillos.
Robín esta encolerizado, mirándome con furia mientras que Ashley me observa molesta sin embargo lo único que me importaba era la mirada de Lily: sus ojos brillantes y su sonrisa sincera era lo único que me importaba en estos instantes.

My little sunshine.¡Lee esta historia GRATIS!