Capítulo 45- Lily y Robín.

2.2K 162 0

La chica a mi lado empieza a moverse y veo su rostro. Su cabello parece un nido, se le ve el maquillaje corrido. La castaña era nada mas y nada menos que Cara Gordon, una actriz de Brodway.

La culpabilidad llegó a mi. No paraba de mirar a la castaña, las imágenes llegaron solas.
No pude hacer eso, no pude —me repetía mentalmente.
Lo he arruinado,de nuevo. Todo estaba saliendo de maravilla, ahora, no se que hacer.
Me encuentro culpable, con sentimientos encontrados; el dolor,la furia, la culpabilidad de haber hecho lo que hice, de ser tan idiota por haber bebido tanto ayer, no puedo hecharle la culpa al licor, cuando fui yo quien accedí a beber hasta perder el conocimiento.

—Levantante —digo molesto sacudiendo a la mujer. Ella abre sus ojos irritada.

—¿Qué hora es? —pregunta levantándose. Se rasca su cabello y bosteza —Vaya noche la de ayer, Jay —guiña un ojo pícara.

«Lo hiciste Jay, lo hiciste».

—Vete ahora mismo,Cara —pronuncie molesto.
Me levanto de la cama, busco mi pantalón consiguiéndolo en el suelo, solo estaba en calzoncillos.

La chica se levanta y la veo puesta con mi camisa de ayer, pone sus manos sobre sus caderas.

—Quiero que lo repitamos —dice en murmuros acercándose.

—Entre tú y yo no ha pasado nada. ¿Entiendes? —la miro con el ceño fruncido, su rostro trasmite tranquilidad  y felicidad lo que hace sentirme aun mas idiota.

—Oh…si tienes miedo de que tu noviecita se entere dejame decirte, que por mi no sabrá nada —se acerca peligrosamente hacia mi,se me sigue insinuando.

«Maldita perra».

Cara pone sus brazos sobre mis hombros. La puerta se abre y me muevo bruscamente quitandome de su agarre,aunque ya es tarde.

—Jay… —pronuncia con sus ojos vidriosos.

Mi Isa, la he engañado y nada puede borrar lo que he hecho.
Mi novia esta parada frente a mi, con una bandeja en sus manos.

—Mi amor,no es lo que crees —estoy acercandome a Clarisa, ella se aleja.

—Prometiste no hacerlo de nuevo, lo prometiste Jay. Nada ha cambiado en ti ni en mi, sigues siendo el mismo idiota mujeriego y yo la misma estúpida que cree todas las mentiras que le dicen. Basta ya, sabes, se feliz con ella, puedo ser feliz sola con mi hijo —me mira inmóvil. Sus lágrimas salen solas. Aunque intente abrazarla o tocarla ella me esquiva.

—Fue un error. Perdoname mi Isa, yo te amo mi amor —me arrodille mirando sus ojos.

Ella deja de mirarme y sale corriendo, voy detrás de ella.
Corre hasta su habitación, la puerta esta cerrada con llave y por lo tanto, no puedo entrar.
Golpeo la puerta con todas mis fuerzas, nada funciona,

nada va a funcionar.
Logre que Clarisa me perdonara una vez,no creo que lo vuelva a hacer una segunda vez.

«Dime Clarisa, ¿ahora como vivo sin ti?».

NATHAN.

Practicamos durante unas cuatro horas, la canción que inventó Jay esta lista, Little Things tiene a todos esperando.
Falta poco para nuestro tour, pienso en llevarme a Elizabeth para que así visite a todos los países, aunque no tenemos el tiempo suficiente de visitar los lugares turísticos de cada país.

—Es todo por hoy. Solo nos faltan tres canciones para completar el cuarto álbum —nos dice Nick.

—Nick —llamo su atención y él se acerca —¿Sabes algo de Anthony? Desde hace mucho que no hablo con él y la verdad me tiene preocupado.

—No te preocupes, hoy he hablado con él y esta en Nueva York cerrando un contrato.

—A mi no me contesta los mensajes y las llamadas, cuando hables con él dile que necesitamos hablar y que me marque.

—Le diré —se aleja.

Miro a los chicos quienes están despidiéndose de todos. Luca esta mejor que nunca, asiste a una psiquiatra que lo esta ayudando un montón.
Jay esta acostado en uno de los muebles boca a bajo.

—Oye ¿qué tienes? —pregunte sentándome en un pequeño espacio del sofá.

—La he cagado bien profunda —levanta su cabeza para mirarme y luego se recuesta.

Jay se mira terrible, su cabello desarreglado mas que nunca, tiene un aspecto de que le ha pasado un camión por encima.

—¿Ahora que has hecho? —suspiro.

—Me he acostado con una chica —golpea su cabeza con el sofá —que no es mi Isa.

Oh vaya, es lo único que puedo pensar. Jay se mira tan enamorado de Clarisa que aun no me lo creo que haya hecho algo así. Cuando Ashley me engañó fue el peor sentimiento, quería morir. Ahora tengo que mirarle la cara a cada rato.

—Hermano, oh. ¿Cuando sucedió?

—El día de la fiesta. Ahora esa mujer no para de escribirme.

—Diablos, no me digas que...¡lo hiciste con Cara Gordon! —exclamo. Los había visto muy pegados después de tocar pero nunca creí que se acostara con ella.

—¿Como sabes que fue ella? —me mira molesto. Se levanta poco a poco y yo me levanto de golpe —¡Nos viste juntos y no pudiste hacer nada! ¡sera mejor que corras si aprecias tu vida! —me apunta.

Su rostro estaba encolerizado.

Corro por todo el lugar pero Jay es mas rápido y esta por alcanzarme. Avan se para frente a Jay.

—¡Detenganse, parecen unos niños! —comenta —antes de que se maten tenemos que grabar un vídeo con el adelanto de Little things —miro a Jay quien esta cruzado de brazos.

—Vale —responde de mala gana Jay. Maikol, un amigo, nos grabó mientras cantábamos un coro de la canción.
Después de grabar, Jay me miró amenazante, en vez de recibir un golpe, se lanza sobre mi y empieza a sollozar como una niña.

«Pobre enamorado».

***

Estoy en el restaurante, las personas nos miran. Creí que venir a unos de los mejores restaurantes con Ashley no llamaría tanto la atención, ahora veo que me equivocado, las personas millonarias son mas chismosas que los que no lo son.
Ashley me aprieta el brazo y sonríe.
La he citado para hablar de nuestra relación, o mas bien, pensar que es lo que vamos a hacer ahora.
Mi vista se fija en un par de personas,
Lily y Robín,juntos, sonriendo.
Miro a Ashley a mi lado, ahora no se que hacer.


N/A: Si HAY UN CAPÍTULO QUE NO ME HAYA GUSTADO ES ÉSTE, EN SERIO:(( Nunca he tenido, saben,un boyfriend y por lo tanto no se como son las infidelidades, por ello ME HA COSTADO TRES DÍAS HACER ÉSTE CAPÍTULO CORTO uh.
El de mañana sera mejor,lo juro.

¡EXIJO +QUINCE VOTOS!

Las amalatra,
un triste cielo.

My little sunshine.¡Lee esta historia GRATIS!