Dafne's POV.

Sonó mi despertador.
Lunes, 6:20 de la mañana.
Carajos odio los lunes, de hecho odio todos los días, odio ir al instituto.

Pero aún así me levante algo animada porque sabía que hoy iba a ser un gran día, iba a ser excepcional sin mencionarlo.

Me di una ducha rápida.
Y me puse mi mejor falda, era de color roja con una blusa blanca.
Antes de salir a mi auto deportivo decido hacer una llamada.

—¿Lo tienes listo? —Le pregunto a Savannah —. ¿Si te llego mi correo?

—Claro, voy llegando y lo estoy preparando. Esto estará bueno. Ya lo estoy descargando, todo estará listo.

—Ni que lo digas Sav, esto estará fabuloso. Llego en quince. Chao nos vemos allá.

—Aquí te espero.

Perfecto, todo listo.
Hoy va a ser un gran día como ya dije antes.

Llego al instituto súper emocionada. Hoy había una entrega de reconocimientos y otras cosas aburridas en el auditorio.
Así que todo va a encajar a la perfección para hacer el gran golpe, todo estará bien, no bien, mejor dicho de maravilla.

Todos empezaban a ir al auditorio. Así que trate de buscar a Sav, pero no la encontré, me fui a sentar súper emocionada, por lo que sabía ella ya tenía todo preparado, todo estaba listo para el gran espectáculo de La patosa, para esa niña que se creía más inteligente que yo, esto iba a acabar hoy de una vez por todas, hoy iba a acabar con su reputación y con su maldito ego que se trae volando por los aires gracias a mi Eliot.

A mí Eliot.

Empezó el director a hablar sobre varias cosas, pero mis uñas estaban más interesantes que lo que decía él.

Blah blah blah mucho había sobre eso, cosa que no me interesaba.

Hasta que vi subir a la patosa junto con otros nerds, por lo visto están cargando una especie de cuadros.
El proyector dice algo como, reconocimiento a las mejores artes de pintura del instituto.

—¡Ja! Claro que ella tenía que estar ahí —Murmuro para mí misma.

Pero antes de que me de cuenta de que está pasando, Savannah está en el escenario, creo que llego la hora del espectáculo.

Es hora del discurso que prepare para que ella lo dijera en público, un discurso que me esmere dos días.

Me levanto y me encamino al escenario, me quedo parada viendo lo que está apunto de suceder.

—¡Felicidades a todos los compañeros que destacaron este año por sus obras maestras! —Empieza a decir Savannah, todo va a lo planeado—. Hablemos un poco de cada uno de ellos, empezando por la chica más destacada de la clase de artes, Leire Pond, un fuerte aplauso para ella.

Todo el mundo empieza a dar aplausos para la Patosa, ruedo los ojos por esto.

—Pero como dije hablemos un poco de ella —Continúa Savannah—. ¿Quién es ella? Bueno muchos la conocen como la chica "Patosa", otros piensan que es un ejemplo a seguir ya que fue la chica que se animó a darle la cara a Dafne Gomez, o otros la conocen como la chica de Eliot Valerio, claro... Muchos la conocen por diferentes maneras. Pero ¿Que sabemos de ella? —Se escucha una risa leve por parte de Sav—, bueno claramente que es una nerd que sabe pintar, pero.... Díganme... Sin Eliot ¿Qué sería Leire? Seguiría siendo la patosa de siempre, la chica que todo mundo se burla. Pero mi querida Leire todavía no te das cuenta de que se siguen burlando de ti, imaginas que todo está bien, pero es hora de que abras tus ojos y te des cuenta de que tu mundo se va a caer, porque como bien escucharas, para Eliot solo eres una broma más, eres una simple apuesta. Díganme chicos ¿Cuál es el afán de hacer apuestas sobre enamorar a las chicas más raras? ¿Qué clase de cliché es este? ¡Oh, y claro! Enamorarla antes del baile de graduacion, una gran idea tengo que aceptar, no muy original... Pero la mejor parte de toda esta apuesta es el cierre, uff... El cierre es mi parte favorita de esta ridícula apuesta (Pero tengo que aceptar que es graciosa) Eliot le tiene que romper el corazón a la "Patosita", ¡Ay! tranquila Patosa, no te sientas mal, Eliot juega con cada uno de nuestros sentimientos, porque él mejor que nadie conoce que los sentimientos son tan fáciles de manipular —Volteo a ver a la patosa, tiene una gran "O" en su cara—. Fuiste otra más, ¿Qué pensabas? ¿En serio pensaste por un momento que Eliot iba a caer de amor por ti? No Leire, fuiste otro peón de su tablero. ¡Vamos Eliot! Es algo muy exagerado, pero te doy créditos funcionó, la chica está babeando por los suelos por ti, hiciste un gran trabajo amigo, pero... Fue muy drástico, pobre chica. ¿A cuántas más tienes que humillar de una forma tan peculiar para sentirte mejor? Démosle un gran aplauso a Leire Pond la chica de la apuesta perfecta. Claro démosle créditos a Eduardo amigo de Eliot él fue el creador de esta magnífica apuesta.

Perfecto, más que perfecto, de la forma que lo dijo Sav, no lo hubiera podido haber dicho mejor.

Todo el auditorio se queda callado, hasta que tengo la idea de aplaudir, es ahí cuando le veo lágrimas a la Patosilla, se tambalea y toma su cuadro, cae a suelo, sin saber qué hacer.

Entonces veo a Eliot corriendo hacia allá.

—¡Déjala, ya no le hagas más daño! —Gritó tratando de que él se detenga y lo logró.

—¡Tú! —Me grita apuntándome.

Si yo.

En ese momento, Leire toma su cuadro y sale corriendo, como un animal indefenso, y es exactamente lo que es, un animal que nadie desea.

Y algo curioso pasa en el auditorio, todo mundo empieza a gritarle improperios a Eliot, él se queda sin movimiento, como si se hubiera congelado, es algo gracioso tengo que aceptar, después reacciona y sale corriendo a la dirección donde se fue Leire.

Ruedo los ojos. ¿Por qué sigue yendo tras ella si todo terminó por fin?

Suspiro y corro yo también, estoy muy segura que no me quiero perder lo que sigue entre ellos dos, será algo que tendré muy grabado.

El final perfecto.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!