Capítulo 44-Error.

2.2K 154 4

N/A(LEED POR FAVOR);

Hola,primero que nada quiero agradecerles a todas mis lectoras,no importan que sean pocas,porque son las mas IMPORTANTES siempre están ahí para mi, ellas son ELLAS, y eso no lo cambio por nada.
Quería informales que la historia era hasta los treinta y ocho capítulos y ya lo pasamos,uff y ahora quiero mostrar más pero no crean,solo faltarían quince para terminar,aún no lo se.Quiero que comenten que les parece la idea. Ahora ,
Las amolatro demasiado.

¡DISFRUTADLO!


NATHAN.

Supe cuan decepcionada estaba,sus ojos de delataban solos.

—Lily —pronuncie suavemente. Ella negó con su cabeza y salio corriendo como un rayo, en segundos se perdió de mi campo de vista.

—¿A donde piensas ir? —dijo entre dientes Ashley mientras me tomaba con fuerzas del brazo.
La mire molesto.

—No me toques. Teníamos un trato y lo has rato, pagas las consecuencias —me solté de su agarre —No la pierdas de vista —me acerque a Raymond(el guardaespaldas de Ashley) él movió su cabeza en forma de entender. Los periodistas se abalanzaron sobre mi.

—¿Por qué no habías dicho nada?

—¿Cuando sera la boda?

—¿Qué pasara con la carrera de Ashley?

Tom, mi guardaespaldas, se puso delante de mi.

—No es el momento indicado para responder todas sus preguntas —comente. Todos se fueron hasta Ashley y miré a Tom para que resguardara a la rubia de que nadie golpeara a mi supuesto hijo.

—¡VAS A SER PADRE! ¡FELICIDADES! ¡OH.. —Avan me dio golpes en mi espalda, estaba emocionado.

—Gracias Avan. ¿Has visto a Lily? —cambie el tema,por uno que si me interesaba.

—La he visto entrar al baño, me he topado con ella. Te aconsejo que la dejes tranquila, estaba triste —dijo mirando su copa —Debe estar mal después de escuchar a Ash decir que serán padres —me comenta cabizbajo.

—Todo es mi culpa.No me pidas que la deje sola porque no lo haré —fue lo último que dije para salir en busca de Lily.
Todo fue mi culpa, por no habernos protegido aquella noche y ahora esto quizá arruine mi vida. Lily no querrá verme jamas, lo presiento.
Me encontré con una cantidad de personas que me felicitaban. Luca y Jay estaban sorprendidos pero estaban contentos. Jay esta que cae de la borrachera.

—¡Lily! —grite con la ilusión de que saliera y poder hablar con ella —Se que estas ahí, abre por favor. Recién me entere, tú me gustas, no Ashley. Es mi hijo, quiero que mi hijo lleve mi apellido. Nunca te mentí, siempre te voy a amar porque eres la mujer que quiero como esposa —golpee la puerta donde quedaba el balcón. Sabia que esta ahí, su perfume es único. Unos hombres me habían dicho que estaba ahí y ahora ella hacia que no estaba. —Los idiotas como yo no se merecen a chicas dulces como tú, creeme que sera la última vez que te lastime, pero no me pidas que me olvide de ti pequeña Lily —mi corazón parecía estallar, amo con locura a Lily Clark aunque nuestros hilos no estén conectados. ¿Qué tan difícil es ser feliz con ella? Si tuviera un deseo seria regresar a la secundaria y arreglar todo, que triste que me haya dado cuenta la mujer tan esplendida que me miraba “estudiar” en las bibliotecas. Es hora de que Lily sea feliz, no conmigo, con alguien que de verdad la haga feliz no con un idiota como lo soy yo.
—Adiós princesa —murmure.

JAY.

Estoy algo cansada amor, iré a ver a los niños y luego a descansar —bostezó Isa.

—Esta bien Isa. La fiesta apenas comienza y en unos minutos tendremos que cantar unas canciones para la gente.

—Esta bien —besa mis labios.
La abrazo pegándola a mi.

—Duerme bien cariño —susurro en su oído, ella sonríe y se aleja.
Bebo un poco del Whisky que tiene Nick a mi lado. Recordé a Anthony, no lo he visto desde hace mucho tiempo. —Nick —llamo su atención —¿Por qué Anthony no esta en la fiesta?

—Anthony esta de viaje, nuestro hotel abre en unos días y esta terminando de cerrar negocios.

—Pregunto, como no lo he visto mas con Nathan.

—Él esta molesto con Nathan, ni idea el porque...

—Mmm

—¡Nick cariño, vamos! —grita Wendy y se va acercando. Tiene a Maximiliano dormido en sus brazos y  Trevor,él hijo de diez años que tuvo Nick en otra relación, estaba metido en su celular.
Wendy le pasa el niño a su esposo.

—Despideme de todos. Mañana a las dos tenemos practica le recuerdas a todos —aprieta mi mano.

—Ajá. Adiós linda —beso la mejilla de Wendy.

—Hasta luego Jay.

Se alejan tomados de la mano. Nick y Wendy son una excelente pareja, al igual que todas tienen problemas, pero siempre están juntos y Wendy adora a Trevor como si fuese de ella.
Me encamine hasta el balcón, saque un cigarro de mi caja,solo fumaba de vez en cuando,una vez por mes si acaso. Clarisa odia que haga eso y estoy por dejarlo por completo, tampoco es que sea un adicto.
Una chica estaba de espaldas.

—Disculpa ¿estás bien? —me acerco a paso lento.
Ella volteo a verme de inmediato, Lily,oh.

—¿Esta abajo él? —pronunció quebrada. Se a quien se refiere,habla de Nathan. Para nadie es un secreto que ambos están enamorados.

—Debe estar durmiendo a Liz.

—Oh.

—Lily, yo, no se que decir.

—Estoy bien, Jay —me sonríe, una lágrima resbala por su mejilla.

—Oh cariño, no lo estás —la abrazo. Ella me aprieta y solloza.
Siento cuanto le duele. Cada vez me aprieta.

—Me gusta. Estoy enamorada de Nathan —me mira.

—Nathan no la ama a ella,te ama a ti. Él esta pasando por una situación difícil, hay un hijo de por medio y...

—Lo entiendo Jay, odio entenderlo —me abraza.

Solo me queda escucharla. Ella habló de cuán grande es su amor por mi amigo, se todo lo que sufrió y me duele.
Nunca la vi tan triste,tan dolida,tan rota. Si algo pudiera hacer por ambos,lo haría.

—Es algo tarde cielo. Le diré a uno de los guardaespaldas que te deje en tu casa.

—No quiero encontrarme con él. Se me ha declarado diciéndome palabras bonitas. No quiero verlo más.

—No puedes escapar de Nathan, algún día tendrán que hablar. Por ahora ve a casa, date un baño y descansa. No te preocupes por Nathan, le pediré a Luca que lo distraiga. —sonreí y la abrace. —Todo va a estar bien peque,hablare seriamente con él.

Ella asiente. Bajamos las escaleras escondiendonos de los paparazzis que esperan otra noticia para su estúpida revista o periódicos. Le digo a Lerwin,un guardaespaldas, para que lleve a Lily hasta su hogar. Aunque ella viniera en su propio coche no estaba lista para irse en ese estado.

***

Despierto con un terrible dolor en mi cabeza. Ni siquiera recuerdo que hice después de cantar para los invitados, solo recuerdo haber bebido hasta tarde.
Intento girarme y con dolor lo logro hacer. Una mujer esta a mi lado dormida de espaldas.

—Buenos días princesa —beso su brazo.
Ella se queja y voltea.

No era mi Clarisa.
La chica que estaba a mi lado no era mi novia, en este instante

el mundo me cayó encima.

My little sunshine.¡Lee esta historia GRATIS!