Capitulo 20

16.1K 950 18

Nota: Bien. Solo quería avisarles que les recomiendo escuchar la canción El arte de vivir de Antonio José. Realmente, esa canción hizo que me inspirara en cierta parte del capitulo.
Espero que les guste 😊

¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤

~23 DE MARZO~

Desperté abrazada a Dylan como siempre. Supuse que seguiría dormido por lo que me dediqué a contemplarlo.

Me encantaban los tatuajes que tenia en los bíceps y que sólo los veía cuando iba con camisetas cortas o sin ellas, como ahora.

Por suerte en la empresa siempre vestía de traje y no se le veía nada

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Por suerte en la empresa siempre vestía de traje y no se le veía nada.

-¿Qué... –Carraspeó al notarse la voz ronca. –...Haces?

-Solo te miraba.

-¿Por?

-Te levantaste de mal humor ¿o qué? –Dije separandome de él enfadada.

-Ya, no te enfades. –Sin esperarlo, acabé sobre él y con sus labios en los míos. –No me gusta que estemos peleados.

-A mi tampoco. ¡Ni siquiera sé porqué empezamos a discutir!

-Ni yo. –Soltó una risilla y volvió a besarme. –¿Vamos a desayunar?

-¡Si! –Dije antes de que Dylan se sentara sentándome a mi también. –¡Dylan!

-Yo te llevaré. Me pones nervioso cuando caminas con las muletas.

-Vale. –Bajó las escaleras conmigo en brazos y me dejó sobre una de las butaca que había junto a la barra.

-Voy por Elyssa. –Volvió a subir y al rato bajó con Elyssa y mis muletas. –Qué no me gusten no significa que no las necesites.

Asentí dándole la razón. Cogí a Elyssa para sentarla en mi regazo en lo que Dylan preparaba el desayuno para los tres.

•••

-¿Te echo protector?

-Estoy en la sombra.

-Eso no importa. –Rodé los ojos acostandome boca abajo sobre la toalla de playa.

Habíamos decidido salir un rato después de almorzar para que Ely jugará en la arena. Aunque la playa estaba lo suficientemente llena como para tener un hueco donde jugar...

-¿También quieres echarle protector a mami?

-¡¡Chi!! Noté el frío del protector sobre mi espalda y como las manos de Dylan lo extendían.

¿Me adoptas?¡Lee esta historia GRATIS!