—Chicos necesitaré tener completa atención en Evanorah.— Madame Pomfrey volteó a ver a mis amigos inmediatamente después de que mis padres se fueran.— Tendrán que irse para que la revise. La daré de alta mañana por la tarde.

Sin previo aviso me acerque hacia ellos y alcance a abrazar solo a tres chicos. Ron, Hermione y Fred me abrazaron de vuelta.
Las lagrimas ya salían de mis ojos igual que los de Hermione.

—Estoy tan feliz de verlos de nuevo.—dije sorbiendo mis mocos. Literalmente, claro.

—Nosotros igual, estábamos tan preocupados.—respondió Fred y Ron asintió. Me separé y velozmente abrace a Harry. Apesar de que me es difícil eso del contacto físico, esto es muy cálido y amistoso.

—Es muy bueno que estés bien, bienvenida de vuelta.—

—Gracias Harry.

Me separe de el y seguí con Cedric, con el dude un poco gracias al nerviosismo.

—Estoy feliz de que estés bien.

—Muchas gracias por preocuparte por mi Ced.

—Para eso están los amigos ¿no?.—¡Auch! Golpe bajo. Mi sonrisa no se borró, lo mire agradecida, sin el menor rastro de decepción. Lo conozco hace poco, que esperaba ¿que estuviese enamorado de mi? ¡Puff!

—Veo que siempre te olvidas de mi violetita...—una voz nos saco del trance de nuestras miradas.

—¿Como podría?.—obvie ante sus palabras para después lanzarme a sus brazos. Esto de abrazar es tan intenso.

—De verdad te extrañe...—dijo y me separe y lo mire directamente a los ojos.—digo...te extrañamos.

— Tomare la primer opción. — dije precipitadamente ante su comentario y lo mire levantando mis cejas (porque no puedo levantar solo una)— Yo también te extrañé.— susurré nerviosa en su oído y se estremeció. A pesar de no ver su cara sé que George sonreía.

—Ahora sí deberán irse para qué revisen a su amiga.— Dumbledore cortó la sesión de abrazos y volteo de nuevo con Madame Pomfrey a decirle unas serie de cosas que me tienen sin cuidado.

Me separé mirando al suelo y camine descalza por las baldosas de piedra hasta que tope con la camilla que sostuvo mi cuerpo durante días.

—Bueno creo que los veré mañana.

—Si, hay cientos de cosas para ponerte al día.—menciono Ron con sarcasmo a lo que Harry le dio un golpe en las costillas y Hermione abrió los ojos de manera acusadora.

—Okey.—dije sin estar muy convencida.— Quería decirles...—suspiré— Gracias. De verdad, gracias por preocuparse por mi.

—Eres nuestra amiga Eve.— habló Hermione mirándome contenta.

—Y los amigos se protegen como una familia, nosotros somos una familia.—dijo Fred.

—... Y tu eres parte de esa familia.—continuó Harry.

Eso es lo mas hermoso que jamás escuché, formar parte de la familia que me salvo en los peores momentos de mi vida.

Es por eso que estos son mis libros favoritos.

—Muchas gracias Harry, muchas gracias a todos. Son increíbles.— Dije con los ojos aguados. Una lagrima traicionera resbalo por mi mejilla pero la limpie rápido.—Es mejor continuar antes de que lloré de nuevo.—reí con alegría y todos lo hicieron.

—Debes saber que siempre estaremos para ti, Eve.— mencionó Ron acercándose.

—Es bueno saberlo Ron. Cuentan conmigo también.—lo abracé y todos comenzaron a salir.

Una Simple Muggle {EN EDICION} #NGW¡Lee esta historia GRATIS!